Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Cómo evitar el terrorismo financiero


Debería establecerse la figura del crimen económico contra la humanidad.
En 2011, Attac España publicó el libro Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España, escrito por el sociólogo y politólogo Vicenç Navarro, por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, Juan Torres López y por el político y economista Alberto Garzón Espinosa, con prólogo de Noam Chomsky.

En la obra se analizan desde las causas de la actual crisis económica española y global hasta las posibles soluciones a esta situación.
Juan Torres López habla en la siguiente entrevista de las medidas y fórmulas que, según estos expertos, podrían variar el estado actual de la economía española, entre ellas, poner freno a la especulación, garantizar los valores relativos a procesos básicos para la vida humana o modificar el tipo de actividades que se realizan.

¿Cómo puede un país librarse de un sistema financiero que genera problemas de inestabilidad y perturbaciones financieras constantes? ¿Qué acciones podrían emprenderse en esta dirección, y quién tendría potestad para llevarlas a cabo?

La historia nos ha demostrado cuál es esa fórmula: controlar los movimimientos de capital; frenar, desincentivando y encareciéndolas, las operaciones especulativas; evitar que la financiación de la economía dependa de bancos que tienen libertad para dedicar los fondos a la especulación improductiva, sometiendo el gobierno del dinero a autoridades píblicas que velen por el empleo y la actividad económica.

Cuando ha habido estas condiciones (por ejemplo, entre 1945 y 1970), apenas sí hubo perturbaciones financieras. Cuando desaparecieron, a partir de los setenta, se han multiplicado. Eso no quiere decir que no hubiera otro tipo de crisis pero no del tipo de las que estamos viviendo.

¿De qué manera podría evitarse, a nivel nacional, internacional e incluso global, el “terrorismo financiero”, que ustedes definen en su libro como “ataques de fondos financieros contra intereses nacionales, contra monedas o contra la deuda soberana de los países”? ¿Tienen los políticos o la sociedad capacidad de actuar contra este terrorismo?

Simplemente prohibiendo ese tipo de actividades. Por ejemplo, impidiendo que los valores relativos a procesos básicos para la vida humana (mercados alimentarios, clima, seguridad, soberanía de las naciones…) puedan ser objeto de especulación en los mercados financieros.

Claro que tenemos capacidad para eso. Lo que ocurre es que hay quien tiene el poder de evitar que se tomen esas decisiones: los banqueros, los grandes fondos de inversión; es a estos a quienes hay que someter.

En “Hay alternativas”, ustedes afirman que, en general, una distribución igualitaria de la riqueza es mejor, no sólo para la sociedad, sino también para la economía, porque proporciona ingresos más repartidos que se destinan en mayor medida a la adquisición de bienes y servicios, lo que a su vez aumenta la oportunidad de ventas y, por tanto, de beneficios para las empresas. A pesar de eso, en los últimos 40 años se ha ido produciendo un incremento de las desigualdades sociales. ¿A qué se debe esta falta de visión “sostenible” de la economía? ¿Cree que esta miopía tiene remedio?

Lógicamente se debe a que detrás del incremento de la desigualdad lo que hay son grupos minoritarios de personas que se lucran cada vez más, que tienen más riqueza y poder. Tiene remedio pero me temo que no por motu propio. Los “de arriba” no van a ceder libremente sus privilegios. Hay que quitárselos.

Ustedes señalan que la causa más inmediata de la crisis es la falta de financiación a empresas y consumidores pero que, en nuestro país, para salir de la crisis no bastaría con que esta financiación volviera a fluir. Además, tendría que haber cambios en los tipos de actividad productiva que practicamos, ¿qué alternativas proponen en este sentido?

Nuestra economía se viene caracterizando por dos fenómenos: uno, la pérdida progresiva de capacidad para generar ingresos por la pérdida de actividades, industrias, empresas…
El otro fenómeno es que la mayor parte de la actividad se centra en actividades bien especulativas y poco sostenibles bien de servicios a las personas que son importantes, pero que necesitan del apoyo de otras actividades que generen más valor añadido.
Eso es lo que hay que cambiar fomentando otro tipo de actividades. No es fácil porque se requiere capital, voluntad política, cultura creativa y emprendedora…

Dado que parece que las recetas liberales no sirven para generar empleo, ¿cuáles serían las mejores condiciones para que en nuestro país se creasen nuevos puestos de trabajo?

Que haya actividad suficiente. Las políticas neoliberales frenan la actividad, provocan artificialmente la escasez. Producen mucho -demasiado a veces- pero para pocos. Y hay que producir lo necesario para todos. Y para eso es preciso que se dé mayor igualdad, que se fomenten los mercados más próximos, la producción y el consumo de cercanías. Yo diría que se ponga la economía al servicio efectivo de las necesidades humanas.

Sobre la economía y su relación con la justicia, dos cuestiones emergen de la situación actual. La primera cuestión sería de ámbito internacional: ¿Debería ser punible el hecho de provocar la ruina de cualquier Estado? De ser así, ¿a quién podría culparse de los efectos nacionales de situaciones y acciones económicas internacionales?

Creo que, efectivamente, debería establecerse la figura del crimen económico contra la humanidad y perseguirse. Los responsables, en los casos que estamos viviendo, me parecen evidentes: las agencias de calificación, los bancos, muchos fondos de inversión… e incluso algunas autoridades que han sido sus cómplices.

La segunda pregunta se ciñe al plano nacional: ¿qué papel debería jugar la justicia fiscal en la gestión de la economía?

La misma que en cualquier otro ámbito de la vida humana. Sin respetar la justicia somos animales, viviendo sin ella no vivimos como seres humanos. Claro que habría que definir bien qué entendemos por justicia, qué reglas vamos a respetar y cuándo porque hoy día hablamos de justicia con absoluta vacuidad.

¿Cree usted que a España le convendría económicamente salir del euro, o sería mejor seguir como estamos, siempre que Europa realice ciertos cambios de los que se hablan en su libro, como el establecimiento de una regulación fuerte de los mercados financieros, un nuevo estatuto para estos mercados o el desarrollo de otro modelo productivo.

Me parece que lo ideal sería que el euro funcionase bien, que fuese un proyecto equilibrado, bien definido, con instrumentos políticos suficientes, sujeto a principios de solidaridad y cooperación. Pero si eso no es así, creo que los costes que sufre España por pertenecer al euro son bastante mayores.

El último capítulo de “Hay alternativas” se titula “La economía al servicio de las personas y en armonía con la naturaleza” ¿Ha de haber un cambio cultural subyacente al cambio estructural de la economía que ustedes proponen, que nos lleve a otra forma de producir y de consumir?

Por supuesto que sí. Ninguna actividad que involucre a los seres humanos puede llevarse a cabo sin valores, sin principios morales. Y otro modo de producir y consumir requiere otro tipo de personas, que cambiemos todos.

Yaiza Martínez
Fuente: Tendencias 21.net/Attac España

1 comentario

  1. Leonardo MIño Garcés Responder

    Me parece que falta una pregunta: Con los actuales mecanismos de elección de gobernantes, ¿cree usted que es posible lograr esos cambios trascendentes? O ¿hay que imaginar y crear una verdadera democracia como requisito previo y esencial sin el cual lo que plantean en su libro, es simplemente imposible de lograr?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>