Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Las personas que nos hacen reír nos hacen felices


¿Por qué es tan bueno reír?
Por muy diferentes motivos, sean familiares, económicos, sociales, o laborales, muchas veces nos olvidamos de sonreír. Y dejamos de lado el sentido del humor, la mejor cura para las depresiones, que se han convertido en un mal endémico del siglo XXI. Reírse no sólo beneficia nuestras emociones sino que modifica nuestro cerebro de forma positiva y fortalece el cuerpo. Así lo explica para Agencia EFE la Doctora Natalia López Moratalla.

La Doctora López ha comentado a Efe que el cerebro es como un “disco duro”. Todas las experiencias humanas crean un proceso de activación o inhibición de conexiones entre neuronas, generándose de esta forma unos circuitos que se fortalecen cuando las señales circulan a menudo por ellos.

Se trata de una “memoria bioquímica” entre neuronas que se desarrolla menos en “alguien que no ha pensado, que no ha amado, que no ha tenido emociones”, porque todo deja huella en el cerebro”.

Podría decirse entonces que si nos esforzamos por tener pensamientos positivos ante los contratiempos y dificultades, nuestro cerebro memorizará esas conexiones positivas, haciendo que con el tiempo, y sin esforzarnos tanto, tendamos un poco más al optimismo y no veamos las cosas tan mal.

De igual modo, merece la pena esforzarse por ser conscientes de todo lo bueno que tenemos a nuestro alrededor.

La catedrática ha subrayado que el humor responde a un mecanismo cerebral precioso y sorprendente, que está siendo muy investigado por la neurociencia y que se origina en un área denominada ‘central de detección de errores’.

Al escuchar un chiste por ejemplo, el cerebro procesa el lenguaje y, cuando la historia toma un giro absurdo, la ‘central de errores’, que está situada entre los dos hemisferios cerebrales, detecta el error y sincroniza lo lógico y lo ilógico de la narración.
Al conseguir detectar el error, el cerebro obtiene una ‘recompensa’ a través de la liberación de dopamina, una hormona que genera una sensación de regocijo que se termina somatizando en una carcajada que, a su vez, fortalece el corazón y genera respuestas somáticas saludables.

López ha señalado en ese sentido que el mecanismo cerebral del humor es muy complejo, pero innato al ser humano porque es un mecanismo que se expresa de igual forma en todas las culturas, en todas las edades. La risa significa alegría y felicidad universalmente y en todas las épocas.

Lo que sí existen son algunas diferencias entre el sentido del humor de hombres y mujeres, ya que la parte cognitiva del mismo es igual, pero no la parte emocional.
A los hombres lo que normalmente les hace soltar la carcajada es que algo sea absurdo, mientras que las mujeres, por su forma de procesar las emociones, que es mucho más intensa, necesitan que lo absurdo además sea divertido; porque una cosa simplemente absurda no les hace gracia. Estas diferencias de humor entre hombres, entre otras muchas cosas, se recogen gráficamente en este video titulado “El Cerebro Feliz: la risa y el sentido del humor”.

También hay algunas diferencias entre los adolescentes y los adultos. Los primeros tienen muy poco sentido del humor, porque captar lo ilógico y lo absurdo requiere una parte del lóbulo frontal que aún tienen inmadura. Además, el sentido del humor necesita una buena gestión de las emociones -(muchas veces, reírse incluso de uno mismo)-, y los adolescentes tienden a procesar éstas de una manera desproporcionada. Esperan muchísima recompensa de cosas que no son para tanto.
Esta tendencia hace que los adolescentes en general tengan menos sentido del humor, porque es más difícil que capten bien la somatización de las emociones, y que vean en una cara lo que está pasando.

El sentido del humor, destaca López Moratalla, es especialmente importante en la sociabilidad, porque la risa es convivencia.

Las personas que nos hacen reír nos hacen felices, no tanto porque nos hacen pasar un buen rato, sino porque en el fondo, cuando nos reímos, aunque las cosas estén muy negras, todo se relativiza un poco y eso nos fortalece anímica y físicamente.

Natalia López Moratalla / Mercedes Beunza
Publicado en: EFE-lainformacion.com

3 comentarios

  1. Chris Sabalier Responder

    Excelente página! A propósito de esta información, hay un sitio que contribuye a estar mejor consigo mismo y ser más feliz. Te dejo el link: comoestarfeliz.com
    Saludos a todos!

    1. Floulife Responder

      Que interesante todo lo que comentas del humor de la mujer y el hombre, ya entiendo porque no me da risa las mismas cosas que le dan risa a mi esposo, jejeje pero bueno lo cierto es que una sonrisa no cuesta nada pero nos aporta mucho, y más a las personas que se las regalas. A mi me encanta sonreír, me hace sentir feliz y alegre y por supuesto más aún me encanta contagiarla. Gracias por tan interesante artículo! :)

  2. Te libero de mí – La Mente es Maravillosa Responder

    […] lo felices que algún día fuimos: porque por encima de todo lo malo, está que supimos hacernos reír de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>