Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Polémicas en torno a "La doctrina del Shock"


Certezas y dudas sobre ‘La Doctrina del Shock’
El documental titulado La Doctrina del Shock se ha convertido en lo más comentado en muchas redes sociales. ¡Por fin, ¡lo que estábamos esperando!, clamaron muchos, tras verlo en el canal 2 de TVE.
El documental denuncia la influencia de Milton Friedman y los Chicago Boys en la economía mundial en las últimas décadas. Desde Chile hasta Gran Bretaña, esas tesis económicas basadas en suprimir al estado y dejar mano libre al mercado, se han impuesto aprovechando grandes crisis como guerras, devastaciones naturales, golpes de Estado o hasta el 11 de septiembre. Aprovechando los shocks. El documental está basado en un libro del mismo nombre escrito en 2007 por Naomi Klein.

Es un documental bien montado, muy entretenido, y desde luego, de esos que prenden los debates que tanto hacen falta en este país, pero ¿en qué acierta y en qué genera dudas?

Acierta al decir que las tesis de Milton Friedman han sido en gran parte las causantes de los males que hoy padecemos. Cuando el Estado desaparece y se deja todo “a la mano invisible” de los mercados, surgen las hecatombes financieras. Creo que ya eso ha sido aceptado hasta por los más liberales.

El documental narra con bastante precisión la caída de la URSS, el derrumbe del Estado, y de cómo el país queda atrapado en manos de agiotistas y empresarios sin escrúpulos, mientras millones de personas sufrían la pobreza.

Pero decir que esas fuerzas destructivas están basadas en unos experimentos de electroshock cerebrales de los años cincuenta, es exagerado. Según Klein (y el documental), unos señores muy malos han transplantado esos electroshocks a grandes masas para hacerlas manipulables y que acepten cualquier cosa.

No señor, la crisis financiera reciente es producto de la codicia humana. Y las tesis de Friedman dieron rienda suelta a esa codicia. Una codicia que no tenía controles de ningún tipo.

Pero relacionar la crisis con los electroshock de los años cincuenta me parece tramposo. En el siglo XVII Holanda tuvo una crisis financiera basada en la especulación con semillas de tulipán. No había experimentos cerebrales con electroshock, que se sepa. Fue la codicia irracional no la CIA.

Otra cosa: las tesis de Milton Friedman fueron un fracaso en América Latina. Cierto. Pero decir que los Chicago Boys estaban detrás de los golpes de estado de los años setenta en Latinoamérica es deshonesto. No. Estábamos en plena Guerra Fría. Era la guerra entre EEUU y la URSS principalmente, y su campo de batalla era el planeta. La CIA movía sus recursos para evitar la expansión del comunismo, y la URSS y China movían sus recursos a través de las guerrillas para promoverla. A veces ganaban unos. A veces, otros. Y con crueldad en ambos casos.

Más dudas. La invasión de Afganistán no fue producto de una conspiración de economistas para aprovechar la teoría del shock social, sino el producto de la venganza. EEUU quería cazar a Bin Laden después del 11-S, y aprovechó aquella invasión para eliminar al régimen talibán, que por cierto, nadie echaría de menos. Pero en el documental no se dice nada de lo que ha significado este régimen talibán, de cómo destruyó vidas, y cómo hizo retroceder a la mujer a un régimen medieval.

El documental, dirigido por Michael Winterbottom es un producto ‘pret-a-porter’ para aquellos que desean calzar sus ideas con unas imágenes. ¡Por fin, lo que estábamos esperando!, decían muchos en internet. Y tenía partes que yo suscribo y de las que he escrito casi con las mismas palabras en un libro sobre la crisis.

Pero uno de los principales errores del ser humano es no admitir que los prejuicios nos pueden nublar el razonamiento. El documental aprovecha esos prejuicios para lanzar unas ideas que poco a poco desvían el tiro y acaban desvariando. Lástima.

Por fortuna, prefiero estos documentales y los debates que suscitan en la red, a los aburridos programas y shows de siempre en televisión.

Carlos Salas.
Publicado en: lainformación.com

3 comentarios

  1. Gastón Responder

    Puede llegar a ser que tuvieras razón en algunas cosas de las que critícas. Pero, claro que no eran “los Chicago Boys” los que estaban detrás de las dictaduras en Latinoamérica. Era muchísima más gente además de ellos. Hay que ser bastante inocente para creer que todas estas son casualidades. Como Por ejemplo que Domingo Felipe Cavallo haya sido ministro de la dictadura militar en Argentina y haya sido formado en la escuela de Chicago, que luego haya sido ministro de economía en la etapa más feroz del liberalismo argentino y fuera a él a quien le otorgaran los créditos del FMI, etc para seguir agravando todo eso. No es solo a lso economistas a los que les importa que ésto sea así. Friedman sería la cara visible en este caso, pero por dios, pensemos la cantidad de negocios que se perderían al estar Allende en Chile, por ejemplo. Vamos.
    De lo de Afganistán, parece raro también. una cosa es invadir Afganistán y otra muy diferente buscar a Bin Laden. Porqué no invadieron Argentina para buscar a los nazis que se escondían ahí hacía años? La revancha y lo del régimen nunca les había molestado hasta ese momento. Y además hay países en los que pasan las mismas cosas y no se meten. Claro que destruyen vidas a montones. Y EEUU también y nadie se mete ahí adentro. Y en África lo mismo y atmpoco se dice nada. Entocnes, vamos, es pret-a-porter, pero un poco menos inocentes podemos ser.

  2. Patricia Responder

    Desde luego, reducir la explicación de lo ocurrido en el mundo durante la Guerra Fría a una lucha ideológica con un campo de batalla demasiado amplio o la invasión de Afganistán a la sed de venganza de verdad que es un punto de vista muy limitado a estas alturas. Yo no sé nada de los electroshocks de los 50, pero por favor, debería profundizar un poco en toda la información que disponemos, que va mucho más allá de lo que nos cuentan sobre casi todo. Aclara mucho y te abre la mente a explicaciones que desde fuera puedan parecer increíbles.

  3. jorge Responder

    A pesar de demasiado simple, el texto me iba pareciendo coherente y tan cuestionable como el resto de cosas que suelo leer, ni más ni menos. Pero esta frase me ha matado: “(…)La invasión de Afganistán no fue producto de una conspiración de economistas para aprovechar la teoría del shock social, sino el producto de la venganza. EEUU quería cazar a Bin Laden después del 11-S (…)”. La teoría del shock social me parece un disparate (y eso no es increíble en el sentido más estricto de la palabra), pero pensar a estas alturas que Bin Laden derribó las torres gemelas sin que el gobierno americano supiese nada de lo que iba a pasar me parece más disparatado aún. Los ataques de falsa bandera no los inventaron ellos el día del 11S, por no hablar de que gracias a esa catástofe EEUU aumento los presupuestos destinados a armamento y justificaron las invasiones de países árabes donde había petróleo. Qué casualidad, armas y petróleo, precisamente de donde más dinero sacan los yankis.

    Y a modo personal, yo no sé si están aplicando electroshock en masa, me cuesta creerlo aunque menos que las cosas que me cuentan Zapatero y Rajoy, pero que la masa está inducida de otro modo sí: televisión, educación, religión, las versiones de la historia que nos cuentan desde el cole… Un ejemplo muy sencillo: decir que lo de Cristobal Colón fue un “descubrimiento” queda muy bien en los libros, pero la realidad es que se cargaron y vejaron a toda persona que allí había. Y para contar eso no hace falta electroshok, como tampoco hace falta para inducir a la gente contando lo que cuentan del 11S y el 11M en la tele, o la crisis prefabricada esta que vivimos.

    Al margen de todo esto, está más que comprobado que los estados emocionales se pueden inducir de muchas maneras, desde combinación de alimentos por carencia de sustancias en el cuerpo hasta campos magnéticos y eléctricos, pasando por colores, olores, sonidos, en incluso estímulos que atacan directamente al subconsciente y nuestros instintos más primitivos. A eso súmale el estado de estrés social, las energías de los planetas y muchas otras más cosas. Porque creo que no hay nada más ignorante que reducir todo a dinero. La mayoría de la gent actúa sólo por él, pero no todo funciona por él. Al Sol y la Tierra les importa poco la caída del euro y siguen trabajando e influyéndonos.

    Gracias por artículos como este que dan lugar a debate, pero por favor, no veas la información que aparece en internet con desprecio porque pudiera ser manipulada porque las fuentes de saber que hoy día damos como ciertas también lo están, las manos que manejan todo también escribieron nuestros libros.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>