Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

La fascinación de los pronósticos para el 2012


Lo que nos trae 2012.
Tenemos cierta fascinación con conocer de antemano lo que va a ocurrir. En Londres, por ejemplo, no salgo de casa sin ver el pronóstico del tiempo. Nunca es exacto, lo sé, pero al menos me da una idea de lo que puedo esperar y estar así preparado. Hoy tenemos vientos fuertes y lluvia.

Con las noticias es igual, queremos saber qué pasará con anticipación. Quizás sea por eso que cada vez que cambiamos de año solemos encontrarnos con pronósticos que hablan del futuro.

Es la llamada “bola de cristal” del periodismo, que busca dar una visión anticipada de ciertos eventos cuya probabilidad de que se conviertan en noticia es bastante elevada.

¿Pero se puede conocer de antemano lo que va a ocurrir?
Un futurólogo diría que sí, que hay patrones, señales e indicaciones sobre el futuro que pueden ser comprendidas de antemano.
Si analizamos bien, en la mayoría de los casos estas predicciones parten de la evidencia. Y así, pues es fácil no equivocarse tanto. Es el caso, por ejemplo, del artículo preparado por la unidad de ciencia y medio ambiente de la BBC sobre lo que 2012 le depara al mundo científico.

Ahí se habla de la llegada del Laboratorio Científico Marte al planeta rojo y de los avances del Gran Colisionador de Hadrones en su búsqueda del bosón de Higgs, o lo que muchos llaman la “partícula de dios”.
Ambos proyectos estaban ya en plena marcha en 2011, e incluso antes, por lo que no es arriesgado pensar que empezaremos a ver resultados. Para Marte, incluso ya hay fecha de aterrizaje.

Otras veces las predicciones se fundamentan en un grupo de expertos que expresan su punto de vista. Son ellos los que dicen lo que creen que vendrá, basándose en su experiencia personal a la hora de mirar más allá del presente.

Porque toda predicción, así sea errónea, habla tanto acerca del momento en el que fue hecha como del futuro.

En materia de economía, por ejemplo, la BBC interrogó a 34 economistas europeos y británicos que habitualmente asesoran al Banco de Inglaterra. Según el sondeo, Europa entrará en recesión este año. La mayoría incluso habla de entre un 30% y un 40% de posibilidades de que ese bloque de países se rompa.

Ahora bien, después de un año tan convulsionado, lleno de reuniones cruciales para el futuro de la moneda común, esta predicción no es nada alocada.

Pero nuestra fascinación por esa información anticipada, privilegiada para algunos, está ahí. Quizás por eso entre las historias más leídas en BBC Mundo llegaron a estar las predicciones de los babalaos cubanos.

Ellos aseguran haber acertado en sus predicciones del año anterior, como al decir que en 2011 ocurrirían “grandes desastres naturales”. Para 2012, entre otras cosas, hablan del peligro del calentamiento global. ¿Será que aciertan de nuevo?

Egipcio muestra su dedo tras votar
Perdonen mi ironía, no es que sea un escéptico. Me parece interesante poder saber de antemano lo que va a pasar. Hoy me vine preparado para la lluvia, menos mal. Pero por más que uno quiera, con las noticias no hay predicción que valga.

Sabemos, sí, que este año habrá elecciones en EE.UU., Rusia, Venezuela… En 2012 los Juegos Olímpicos ocurren aquí, desde donde escribo. Sabemos eso y más de lo que ya está en la agenda informativa. Eso nos ayuda a planear cómo será nuestra cobertura de esos hechos.

Pero si en las predicciones del año pasado alguien me hubira hablado del estallido que significó la primavera árabe; o que un grupo de españoles tomarían las calles “indignados”; o que esa protesta contra el capitalismo se extendería a Wall Street, mi escepticismo hubiera sido total.

A final de cuentas, la noticia -por definición- es el “contenido de una comunicación antes desconocida”. Así que lo importante es afinar el olfato periodístico para saber interpretar las señales y reaccionar rápidamente.

Rafael Chacón
Fuente: BBC Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>