Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Viaje al optimismo: cualquier tiempo pasado fue peor


Gurús del optimismo & Cía.
En tiempos sombríos de incertidumbre y miedo al futuro como estos, aunque los ha habido mucho peores, aumenta la demanda de cristales color de rosa para ver la realidad menos negra. Es la versión posmoderna y minimizada de los pánicos milenaristas que provocaban la histeria colectiva de las masas, impulsadas a buscar amparo en la religión y todo tipo de supersticiones.

Con la Iglesia en horas bajas, hoy la gente se refugia en las sectas, que proliferan especialmente en Canarias y la Comunidad Valenciana, se atiborra de libros de autoayuda, y ¿por qué no?, se apunta al Método Pilates. Los de mente más inquisitiva y científica también pueden encontrar consuelo en los gurús del optimismo, incluso matricularse en unos cursos de Mindfulness o meditación a la occidental, que imparte Vicente Simón en la Universidad Internacional de Valencia.

El optimista, ¿nace o se hace? ¿El optimismo está determinado por los genes como el color del pelo y los ojos, o puede educarse? ¿Existen distintos tipos de optimismo, a corto, medio o largo plazo?

En todo caso, siempre será más feliz quien ve la botella medio llena al final del convite, aunque, probablemente, sea el que la ve medio vacía el primero que se la beba.

El gurú del optimismo más cercano y entrañable es Eduardo Punset, que presta su imagen a un anuncio de pan de molde para financiar la fundación que lleva su nombre y que realiza una gran labor social. “Cualquier tiempo pasado fue peor” para el genial científico, que ha publicado hace poco ‘Viaje al optimismo’, un libro en el que reivindica la capacidad del ser humano para superar las crisis gracias al conocimiento científico.

“En el siglo XIX se creía que los excrementos de los caballos eran un problema irresoluble para la Humanidad, pero ahora nadie se acuerda de ellos”, decía en una entrevista. Punset recuerda que la violencia y la delincuencia en general tienden a la baja, mientras las cotas de altruismo aumentan, lo mismo que la esperanza de vida.

También que la crisis no afecta a todo el mundo sino a algunos países concretos. Nuestra especie, señala, “es la única capaz de pensar que hay vida después de la muerte, un pensamiento nada pesimista”.

Trasunto japonés de Punset es Michio Kaku, uno de los padres de la teoría de las cuerdas y gran divulgador, que supera incluso el optimismo futurista de Punset y su ciega confianza en la redención que ofrece la Ciencia.

Kaku predice un futuro al filo de lo utópico en el que los chips injertados en el cuerpo nos abrirán los ojos a otra visión del mundo, incluso permitirán identificar a las personas con las que te cruzas por la calle.

¡Horror! Entre sus profecías, me seduce especialmente la relativa a los cuartos de baño inteligentes, que detectarán los tumores antes de que estos lleguen a manifestar los correspondientes síntomas. Un regreso al futuro, pues todo el mundo conoce la importancia de la orina y excrementos en la detección de los males invisibles.

Tanto Punset como Kaku señalan un plazo de 25 a 30 años para que los grandes avances salvadores de la Ciencia se materialicen en resultados prácticos y lleguen al personal, algo que me disgusta profundamente al saber que no podré beneficiarme de ellos, con la falta que me hacen, pero así de cruel es la vida.

Frente a tan cálido baño de optimismo va bien una estimulante ducha fría, como la que daba Pedro G. Cuartango en una de sus columnas. “El gran mito de nuestro tiempo es el progreso”, escribía. “Se acepta comúnmente que vivimos mejor que nuestros antepasados cuando lo cierto es lo contrario: estamos atrapados por la técnica y una lógica de la economía que nos llevará a la destrucción”.

¿Rosas o espinas? ¿Cal o arena? ¿La botella medio llena o medio vacía? Que cada cual escoja a su gusto, pero puestos a morirse, que la muerte es lo único seguro además de los impuestos, mejor hacerlo con una sonrisa en los labios.

Bel Carrasco.
Publicado en: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>