Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Un papel que salvará vidas haciendo un diagnóstico precoz


emprendedores sociales-diagnostico precozJordi Martí, un emprendedor social que salva vidas con un trozo de papel.
El ingeniero químico, Jordi Martí, ha sido uno de los cuatro premiados por la Fundación Ashoka como Emprendedor Social 2011. Ha desarrollado un sistema de diagnóstico sanguíneo precoz que elimina la traumática jeringuilla, la llamada cadena de frío y abarata el procedimiento en más de la mitad de su coste ordinario, lo que lo hace accesible tanto para países en vías de desarrollo como para los más afectados por la crisis en los países del llamado primer mundo.

Martí comenzó a interesarse en el ámbito sanitario cuando le tocó hacer el servicio militar, ya que lo destinaron a la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de Barcelona. “Todos los pacientes coincidían en la misma idea: ‘si lo hubiera sabido antes’…” Esta frase se le quedó grabada, hasta que “hace cuatro o cinco años leí un artículo en el que varios cardiólogos contaban cómo el 40% de los infartos se pueden prevenir desde la infancia, simplemente por someterte a controles de colesterol desde pequeño. Mi hijo tenía 10 años, y pensé en cómo podía realizarle estudios de salud sin tener que clavarle una aguja.”

A partir de aquí comenzó a plantearse seriamente diferentes soluciones vinculadas a la prevención de enfermedades. Y comprendió que los problemas para prevenir enfermedades evitables en los países en vías de desarrollo tenían que ver con la ausencia de campañas que alertaran de la necesidad de someterse a análisis periódicos por un lado, y a un proceso de recogida y estudio de las muestras basado en una tecnología a la que solo algunos tienen acceso, la cadena de frío.

Martí explica que “para que una muestra de sangre no se coagule y pueda analizarse, tiene que transportarse fría desde el lugar en el que se recoge hasta el laboratorio. Este proceso no sirve para los países pobres donde son los ‘motoboys’ quienes llevan las muestras de un sitio a otro a temperatura ambiente.”

Así que volvió a plantearse la misma pregunta: ¿Qué se puede hacer para prevenir enfermedades evitando la jeringuilla, evitando la cadena de frío pero con un proceso asequible para todos?”

Y llegó la idea: un papel con cualidades especiales recoge una gota de sangre extraída por medio de un pequeño pinchazo en el dedo. Una vez se seca, a temperatura ambiente, “el papel se puede enviar por correo ordinario hasta el laboratorio donde se analiza.

Es verdad que tenemos que dar un paso más que los que tienen maquinaria preparada para las muestras líquidas, porque nosotros tenemos que licuar la sangre que vienene seca. Pero nuestro objetivo no es evitar pasos en el proceso, sino llegar a la mayor cantidad de gente que sea posible.” Con este proceso, además de ahorrarse entre el 50% y el 60% del coste, pueden diagnosticarse de manera prematura enfermedades como el sida, la sífilis, la toxoplasmosis o la diabetes.

Jordi Martí lleva trabajando ya dos años en Brasil, donde tiene firmado un acuerdo con el laboratorio estatal. Allí le realizan estudios a las mujeres embarazadas para saber si tienen alguna enfermedad que pueda contagiarle a su bebé. Una vez que lo averiguan, pueden medicar a la madre y evitar este contagio. Esta iniciativa piloto ha llegado a más de 200.000 gestantes, y 50.000 de los niños que nazcan en los próximos 5 años, lo harán sanos.

El futuro
La Fundación Ashoka colabora con esta iniciativa por medio del pago de una subvención durante 3 años “para que nos podamos dedicar ‘a full’ al proyecto. Pero esta aportación no es tan significativa como las sinergias que se crean entre todos los emprendedores.

Gracias al intercambio de información podemos encontrar soluciones globales a problemas concretos. No sirve para mucho emprender una batallita para uno por su lado”, asegura Martí. Según cuenta Conchi Gallego, el critero fundamental de selección tienen que ver con la “innovación social.

Son proyectos que aportan soluciones nuevas a problemas ya existentes.” De hecho este año su fundador, Bill Grayton, ha recibido el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional por la labor que esta organización lleva desarrollando desde hace 30 años.

Los proyectos a futuro de Martí tienen que ver con el lanzamiento de campañas, tanto en España como en los países en vías de desarrollo. “Es que no es una cosa solo de Brasil o de Guatemala. En España, por ejemplo, el 12% de la población sufre problemas de riñón, pero solo lo sabe cuando está en la Etapa 4, una vez que hay restos de sangre en la orina. Sin embargo se puede prevenir con algo tan sencillo como un estudio. Si se ataja en la Etapa 1, antes de que la enfermedad se desarrolle, la diálisis es perfectamente evitable.”

Martí quiere promover campañas masivas de prevención en los colegios, para, por medio de ellos, poder llegar a los niños. Aunque a largo plazo pretenden llegar a la población de forma individualizada. “Queremos que en una farmacia, o incluso por internet, los ciudadanos puedan pedir el kit de prevención.

Como es un pinchacito ni se van a marear ni corren ningún riesgo. Después nos lo mandarían, nosotros lo analizaríamos y, si viéramos algún problema, le recomendaríamos que acudiera a su médico para ponerse en tratamiento.”

María Cappa
Publicado en: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>