Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Si no vas a la escuela, la escuela viene a ti… sobre ruedas


“Estos niños no tienen tiempo de ir a la escuela, a no ser que la escuela venga a ellos”.

HYDERABAD, India – En una calurosa tarde, un autobús de color naranja chillón se dirige a un área marginal al sur de la ciudad india de Hyderabad, aparca en medio de refugios hechos con lonas y trozos de madera. Niños descalzos se acercan corriendo, con los ojos brillantes y metiéndose dentro de un salto.

Es una escuela sobre ruedas la que trae la educación a las puertas de niños desfavorecidos como éstos cada día, haciendo paradas, durante algunas horas, por distintas partes de la extensa ciudad.

Los niños, cuyos padres son jornaleros en las obras, o  recolectores de trapos o trabajan de criados, o nunca fueron a la escuela o la dejaron en cuanto empezaron a trabajar. Muchos de los niños tienen que trabajar tanto como los padres para poder pagar las deudas.

“Estos niños no tienen tiempo de ir a la escuela, a no ser que la escuela venga a ellos”, dijo T.L. Reddy, fundador de la CLAP Foundation, una organización no gubernamental que dirige la escuela móvil.

Al principio construimos una tienda temporal en las barricadas para dar educación básica a los niños. Después, poco a poco, desarrollamos el concepto de escuela dentro de un vehículo para atraer más”.

Reddy, un profesor de 25 años, decidió hacer algo para esos niños que le llamaron tanto la atención hace 10 años. Al cabo del tiempo y después de reunir donaciones y montar la tienda, empezaron a trabajar con el autobús hace 3 años.

El interior del autobús es claro y limpio, las paredes están decoradas con el alfabeto, números y dibujos de frutas y de animales. Los niños se sientan en sillas en el interior del autobús, y escriben en pizarras que sostienen en su regazo.

Algunos días el autobús está tan lleno que los niños tienen que sentarse de piernas cruzadas en el suelo mientras un profesor vestido con un sari les habla.

La enseñanza es buena en este autobús y nadie nos supera”, dijo Devi, una niña de 10 años que empezó en esta escuela en el primer grado de primaria hace tres años pero que más tarde tubo que dejar.

La niña alterna las clases y el trabajo que hace con su padre recogiendo trapos, pero no pierde la esperanza de poder llegar a ser profesora.

“Una oportunidad única para ellos”

Manjula, otra niña de 10 años, habla con entusiasmo de sus estudios y dice que quiere ser médica para traer ayuda médica a los niños de las barricadas como ella.

Ahora puedo leer y escribir desde el 1 al 200”, dijo.

El objetivo, según Reddy, es enseñar a los niños lo suficiente para que puedan incorporarse a las escuelas públicas. Por ahora, unos 40 niños lo han hecho a pesar de las pocas probabilidades que tienen.

Los obstáculos más grandes van desde la poca programación que se puede hacer con los estudiantes, debido a su asistencia, hasta la mentalidad variada de sus familias”, agregó.

Pero el mayor logro de la escuela puede ser algo mucho más sencillo.

Ésta es la única oportunidad que tienen de ser niños, aunque sólo sea durante un par de horas”, dice Reddy.

Publicado en DNA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>