Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Hay que evitar a toda costa que la crisis se lleve la democracia por delante


Josep RamonedaLa victoria del PP ya está amortizada.
Tantas reverencias a los mercados y estos, tozudos ellos, no hacen sino amargar la fiesta a los políticos, vengan de donde vengan. Uno de los tópicos de la campaña del PP, que venía arrastrándose ya desde media legislatura, es que el simple cambio de Gobierno tendría un efecto balsámico para la deuda española porque con la llegada de la derecha volvería la confianza. Puesto que lo característico de la campaña de Rajoy han sido las ambigüedades, las pocas ideas concretas que ha soltado adquieren gran relevancia. Y ciertamente alguna gente ha comprado la idea de que cambiar de Gobierno podía servir para reanimar, aunque solo fuera psicológicamente, al enfermo. Los mercados se han encargado de desvanecer rápidamente esta ilusión.

Por si había alguna duda, las encuestas del pasado fin de semana han dejado claro que el PP gobernará España la próxima legislatura. El PP simbólicamente ya ha llegado, el Gobierno de Zapatero está completamente eclipsado, y los mercados siguen castigando sin contemplaciones a la economía española. No, el cambio de Gobierno por sí solo no garantiza nada. Y los silencios de Rajoy empiezan a pasarle factura. ¿Cómo los mercados pueden apostar su dinero a favor de un Gobierno que no se sabe qué va a hacer?

La crisis no perdona, los Gobiernos van cayendo en Europa. En Grecia y en Italia han caído de mala manera.

Papandreu tuvo la osadía de querer consultar a la ciudadanía y el directorio europeo y los mercados le mandaron inmediatamente a la calle. Se ha instalado la idea de que ante la crisis los ciudadanos han de obedecer y callar. Berlusconi era ya solo un patético bufón, pero no han sido los ciudadanos sino, otra vez, el directorio europeo y los mercados los que le han echado. En su lugar, el reino de los tecnócratas.

El discurso ideológico dominante dice que la crisis es solo económica y que se requieren soluciones técnicas. Por eso hay que poner a los que saben. Es la gran fantasmada. ¿Qué hicieron los que saben para evitar los estropicios que llevaron a la crisis? ¿Dónde estaban cuando se impuso el principio de que todo era posible y se arrasó la economía europea?

No, la crisis no es solo económica, es también política. Durante muchos años se ha practicado el descrédito sistemático de la política. Y, sin embargo, solo la política puede recomponer los equilibrios rotos que se han llevado por delante a mucha gente y que ahora amenazan con arrastrar a Europa y a la democracia.

En España, hemos tenido la suerte de que el cambio de Gobierno lo votarán los ciudadanos. ¿Será el próximo Gobierno el último antes de llegar a la solución tecnocrática? Como revelan todas las encuestas la gente está deprimida, pesimista y asustada. No es el mejor estado de ánimo para hacer sentir su voz ante los gobernantes. Con este espíritu más bien hay tendencia a aceptar lo que impongan los mercados y el directorio europeo sin rechistar. Es decir, a dar por hecho que nuestros Gobiernos pintan poco. Ante la magnitud de los problemas que se acumulan, la sensación de que Europa sigue obsesionada en unas políticas cuyos efectos positivos no se ven por ninguna parte, la sospecha de que todo está orientado a un solo objetivo que es salvar a los bancos alemanes y franceses (una estrategia ciega, porque cuando se haya destruido el resto de Europa también se hundirán ellos) hacen que la llamada fiesta de la democracia, el día electoral, se presente más bien con música de funeral.

En este clima, en las últimas horas ha cundido la idea de un virtual Gobierno de concentración nacional. Otro disparo al corazón de la política. Llegar a las soluciones de última instancia siempre es de alto riesgo. El Gobierno de concentración es un remedo del gobierno de tecnócratas. Es una manera de decir que los problemas tienen una única solución, que cualquiera que gobernara debería aplicar la misma receta, que la receta será dura y que hay que aunar fuerzas para hacerla tragar a los ciudadanos. ¿Y cuando fracase el Gobierno de concentración, qué? No, el que gane que asuma sus responsabilidades y gobierne. Rajoy ya no puede vivir más de “estar por ahí”. Por el hecho de estar, los mercados ya han avisado, no resolverá nada. Y el que esté en la oposición que trabaje para reconstruirse como alternativa y para mantener viva la deliberación democrática. Hay que evitar a toda costa que la crisis se lleve la democracia por delante.

Josep Ramoneda
Publicado en: El País

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

1 comentario

  1. LUIS Responder

    Sr. Ramoneda:
    ¿desde cuando se le puede llamar a “esto” DEMORACIA?. Es que sólo oir que le llaman democracia ya se te revuelve el estómago. Yo le diré lo que es DEMOCRACIA:
    Ante todo, y en primer lugar, en una DEMOCRACIA, la Constitución SE RESPETA y, además, se practica DE VERDAD la separación de poderes, que esto no se da ni en pintura, y esto Ud. lo sabe.
    En la vida real, sobre los ciudadanos asalariados -y que somos la inmensa mayoría- el peso de nuestros deberes comparado con el de nuestros derechos ES ABRUMADOR. Constitución en mano, esto es INDISCUTIBLE. No se pararía en todo un día de poner ejemplos. Hace muchos años, DÉCADAS, que la Constitución para los asalariados -sobre todo- no pasa de ser PAPEL MOJADO, menos para lo que le interesa al Estado, claro está; PARA VERSE ESTO CON ABSOLUTA CLARIDAD NO HACÍA FALTA PARA NADA QUE SOBREVINIERA ESTA CRISIS, QUE NO ES ECONÓMICA, SEAN UDS. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN VALIENTES Y DÍGANLO BIEN CLARO (NO LO HARÁN PORQUE SU MISMA EXISTENCIA Y SOMETIMIENTO AL SISTEMA ES SU FORMA “DE GANARSE LA VIDA” -POR ESTA RAZÓN LOS MEDIOS DE COMUNICAIÓN HACEN TODO LO POSIBLE POR CREAR UN “APAGÓN INFORMATIVO” CUANDO NO “CRIMINALIZACIÓN” SOBRE EL MOVIMIENTO 15-M EL CUAL, GENUINAMENTE, ES ANTISISTEMA POR DEFINICIÓN): LA CRISIS ES LA DEL SISTEMA Y, POR ENDE, DE LOS ESTADOS, PORQUE ÉSTOS ESTÁN SOMETIDOS AL SISTEMA. Lo que Uds. llaman crisis económica NO ES TAL: ES EL PODER TOMADO DIRECTAMENTE POR EL SISTEMA, Y POR ESTA RAZÓN HAY PAÍSES DONDE GOBIERNA GENTE NO LEGITIMADA PARA ELLO, Y DONDE LA HAY, ES DE LA MÁS PATÉTICO COMPROBAR CÓMO LOS GOBERNANTES “LEGITIMADOS” SON TÍTERES DEL SISTEMA Y, ENCIMA, HACEN DE “VOCEROS” Y LACAYOS DEL PROPIO SISTEMA. UDS., EN VEZ DE FILOSOFAR, ESCRIBIR Y HABLAR TANTO -QUE NO ES OTRA COSA QUE UNA FORMA DE GANARSE LA VIDA- QUERIENDO DAR LECCIONES A OTROS PAÍSES DE “DEMOCRACIA”, APARTE DE INSISTIR EN QUE “ESTO” QUE TENEMOS AQUÍ ES UNA DEMOCRACIA Y BLA-BLA-BLA, BLA-BLA-BLA, BLA-BLA-BLA (POR EJEMPLO, Y EL CASO MÁS PATÉTICO, EGIPTO -¿PIENSAN BOMBARDEARLA COMO HICIERON CON LIBIA? ¿ACASO NO HAY UN EJÉRCITO MASACRANDO A LA POBLACIÓN? ¿PORQUÉ A LIBIA SÍ Y A EGIPTO NO? ¿NO SERÁ POR AQUELLO QUE DIJO AQUÉL JEFE DEL F.B.I. DE “SÍ, TAL DICTADOR(SOMOZA) ES UN HIJO DE PUTA, PERO ES “NUESTRO” HIJO DE PUTA? -O SEA, HAY QUE RESPETARLO, ES DECIR NO BOMBARDEARLO- PORQUE ES UN HIJO DE PUTA PERO DEL SISTEMA ¿ES ESTO, VERDAD?. MIRE, SR. RAMONEDA, EL PROBLEMA ES QUE LLEVAMOS DÉCADAS EN OCCIDENTE, Y EN EL CASO QUE MÁS NOS INTERESA, NUESTRO PAÍS, PROSTITUYENDO LOS TÉRMINOS: AL CAPITALISMO, LO LLAMAN “ECONOMÍA DE MERCADO” O “SOCIEDAD DE CONSUMO” Y, EN ALGUNA OCASIÓN Y RIZANDO EL RIZO “CAPITALISMO DE ROSTRO HUMANO”, MIRE QUE HAY QUE SER PAYASOS ¿EH?, A ESTE SISTEMA POLÍTICO QUE NOS GOBIERNA “DEMOCRACIA”, ENFIN Y ASÍ SEGUIRÍAMOS. ES QUE ES ABSOLUTAMENTE INDECENTE QUE UN PARTIDO QUE HA TENIDO UN MILLÓN DE VOTANTES MENOS TENGA 5 DIPUTADOS MÁS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>