Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Por qué el Occupy Movement lo cambia todo


 

Muchos son los que se preguntan si este movimiento puede marcar realmente a diferencia. La verdad es que ya lo está cambiando todo. Aquí tenéis cómo.

Antes de que existiera el movimiento Occupy Wall Street se hablaba poco del poder colosal de Wall Street y de las reducciones de las fortunas de la clase media.

El apagón informativo fue especialmente remarcable en casos como los puestos de trabajo o las influencias en las elecciones. Éstos encabezaban la lista de las mayores preocupaciones de los americanos.

El movimiento de Occupy Wall Street cambió todo eso. De hecho, puede representar la mayor esperanza en los próximos años, durante los cuales nosotros, el pueblo, nos levantaremos para asumir los desafíos de nuestros tiempos. Así es cómo el movimiento Occupy ya está cambiándolo todo:

1.- Pone nombre al origen de la crisis.

Los políticos han evitado la simple realidad: los problemas del 99% han sido causados, en su mayoría, por la avaricia de Wall Street, por incentivos financieros perversos y por una adquisición corporativa del sistema político. Ahora que esto ya ha quedado claro, el genio está fuera de la botella y no puede volver a entrar.

2.- Nos da una mejor visión del mundo que queremos.

Podemos crear un mundo que funciona para todos, no sólo para el rico 1%. Y nosotros, el 99%, utilizamos las puertas abiertas por el movimiento Occupy para iniciar diálogos sobre el mundo que queremos.

3.- Establece un nuevo estándar para el debate público.

Esas propuestas y políticas de defensa deben ahora demostrar que sus ideas beneficiarán el 99%. Servir tan solo al 1% no será suficiente, ni se afirma que los subsidios y las políticas que benefician al 1% con el tiempo se pierdan.

4.- Presenta una nueva narración.

La solución no es matar de hambre al gobierno o imponer medidas de austeridad que puedan dañar, en un futuro, a la clase media o los pobres, que ya se tambalean por la mala economía. En lugar de ello, la solución es liberar la sociedad y el gobierno del dominio de las grandes empresas. Una democracia que funciones es nuestro mejor opción para abordar la crisis social, medioambiental y económica.

5.- Crea una gran tienda.

Nosotros, el 99%, somos la gente de todas las edades, razas, trabajos y creencias políticas. Resistiremos sin ser divididos o marginados. Estamos aprendiendo a trabajar juntos con respeto.

6.- Le ofrece a todo el mundo la oportunidad de crear algún cambio.

Nadie está al cargo; no manda ninguna organización ni ningún partido político. Cualquiera puede involucrarse, ofrecer propuestas, apoyar las acampadas y construir el movimiento. Porque el liderazgo está en todos lados y siguen apareciendo nuevos seguidores; hay un florecimiento de la creatividad y una capacidad de resistencia tales que hacen prácticamente imposible parar el movimiento.

7.- Es un movimiento, no una lista de peticiones.

La convocatoria para el cambio es el poder que mantiene el movimiento. Éste es, a veces, criticado por no emitir una lista de demandas, pero hacerlo podría mantenerlo atado a un poder de relaciones y opciones políticas de statu quo. No se meterá en una caja ni a los ocupadores ni a sus seguidores.

8.- Combina lo local y lo global.

La gente de las ciudades y pueblos de todo el mundo están estableciendo sus propios programas locales, sus tácticas y sus objetivos. Lo que comparten es una crítica del poder corporativo y una identificación con el 99%, creando una inmensa ola de solidaridad mundial.

9.- Ofrece una ética y práctica de la democracia profunda y de la comunidad.

En la toma de decisiones, lenta y paciente, cada voz es escuchada y traducida en sabiduría, compromiso común y poder. Los lugares de ocupación se configuran como comunidades en las que todos pueden expresar sus quejas, deseos y sueños, y dónde todos podemos experimentar la convivencia en un espacio construido alrededor de un apoyo mutuo.

10.- Hemos reclamado nuestro poder.

En lugar de mirar a los políticos y los líderes para que traigan el cambio, vemos como ahora el poder recae sobre nosotros. En lugar de ser víctimas de las fuerzas que paran nuestras vidas, estamos reclamando nuestro derecho soberano de rehacer el mundo.

Cómo todo esfuerzo humano, Occupy Wall Street y sus millones de variaciones y derivaciones serán imperfectas. Ya ha habido reveses y divisiones, dificultades y lesiones. Pero así como nuestro mundo se enfrenta a desafíos extraordinarios – des del cambio climático a la creciente desigualdad – nuestra mejor esperanza es la gente corriente, reunidos en democracias imperfectas, quienes están encontrando formas de arreglar un mundo roto.

Sarah van Gelder, David Korten y Steve Piersanti
Fuente: YES Magazine

 

2 comentarios

  1. Occupy Wall Street | ASAMBLEA VINARÒS Responder

    […] movimiento Occupy de EE UU (Occupy Wall Street, OWS), que ya ha conseguido poner sobre el tapete del debate público […]

  2. 5 tendencias que van a definir la sostenibilidad en 2012 | Maria Jose Lopez Responder

    […] la palabra más emblemática de 2011 fue “Ocuppy” – que representa una nueva forma de hacer negocios más equitativa, responsable y transparente […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>