Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Una relación positiva con los animales: crucial para el desarrollo del lenguaje


Según explica la antropóloga Pat Shipman, la relación de empatía que establecieron nuestros más antiguos ancestros con los animales fue muy positiva para el posterior desarrollo del lenguaje humano.

El amor a los animales potenció el desarrollo del lenguaje

El ser humano tomó las riendas del planeta por una razón: nuestro amor por los animales nos dio un poder sin igual sobre la naturaleza. Según una destacada antropóloga americana, las intensas relaciones que nuestros ancestros prehistóricos mantenían con otras criaturas dirigió a la humanidad hacia una dominación global.

La interacción con animales permitió a los humanos desarrollar unas estrategias comunicativas especiales, incluyendo el lenguaje. Éstos representaban el mejor ejemplo para afirmar que otras especies también pueden tener emociones, necesidades y pensamientos, lo cual fortalecía y desarrollaba las habilidades relacionadas con la empatía y el compromiso.

Pat Shipman, profesora de antropología de la Universidad Estatal de Pensilvania, establece la conexión entre la humanidad y los animales en el momento en que nuestro homínido ancestro construyó las primeras herramientas, hace 2,5 millones de años. Incide en la voluntad por diseñar utensilios que pudieran servirle al hombre para propósitos concretos. Pese a lo imaginable, éstos no eran inicialmente herir o matar como haría un depredador, sino que, durante sus incursiones, el hombre utilizaba sus herramientas para desgarrar o cortar la piel de los cadáveres y carroña que pudiera hallar.

Para Shipman, y lo expone en su libro The Animal Connection, es a través de esta clase de contexto y comportamientos como se estableció nuestra relación especial con el reino animal. Según ella, el ser humano se caracterizaba por alimentarse de la carroña de otros depredadores. Eso lo dejaba en una posición de inferioridad respecto a terceros y, para tratar de sobrevivir, debía aprender a relacionarse con un vasto número de especies, tanto aquellas que quería cazar como las que debía evitar.

Tampoco hay que olvidar las referencias que hace a las pinturas realizadas por los hombres de las cavernas tras estos dos millones y medio de años de evolución. Indudablemente por encima de otros motivos como la figura humana o los paisajes, la fijación por el mundo animal queda puesta de manifiesto.

No mucho después de que estas pinturas fueran creadas, el primer animal, el perro, fue domesticado, seguido por el caballo, la oveja, la cabra, etc. El acercamiento y las ansias por cooperar con estas criaturas se traducía en un aumento del sentido de la empatía, lo que a su vez fomentaba y facilitaba la relación. Y ésta puede quedar revelada hoy a través de nuestro deseo de tener mascotas.

En palabras de Shipman, “los humanos somos la única especie en la Tierra que tiene relación con miembros de otras especies”. Y una buena explicación para ella es nuestra empatía, un atributo únicamente humano.

Por desgracia, conforme la sociedad incrementa su grado de urbanización, estos lazos están deteriorándose y rompiéndose. Shipman añade que ”nuestros vínculos con el mundo animal son muy valiosos y no deberían darse por sentados.” El mundo animal sigue representando un papel fundamental en el desarrollo de la vida humana y el hecho establecer y mantener vínculos positivos dependerá lo que podamos vivir en un futuro.

1 comentario

  1. Francisco Z. Lantos Responder

    4) La insensibilidad del hombre contemporáneo hacia los animales, tratándoles no como seres animados de la Naturaleza, sino como materia prima para nuestro beneficio: Relacionado sobre este tema me refiero al Capitulo de ni libro Animales de mi libro, DE FILOSOFÍA Y ARQUITECTURA, aquí expongo sólo una parte: “Sólo nuestra ignorancia justifica nuestro mal comportamiento con los animales, ya que el comportamiento de éstos es un perfecto ejemplo en todos sus aspectos. Ellos transmiten, a través de sus instintos, invariablemente, la Voluntad del Creador Supremo, que siendo Amor Puro es capaz sólo de engendrar Armonía, Justicia y Belleza. Un hombre que mata a un animal por divertirse o por descuido es mala persona, y sólo puede perdonarse su acto porque ignora el secreto del funcionamiento del Universo, y por eso está incapacitado para ver a Este como la manifestación directa de la Existencia Real, del Amor Puro, en su continuo proceso de Autorrealización, creando sus propias partículas inanimadas y animadas, las cuales, en su “Gran Cuerpo” tienen idéntica importancia, exactamente de la misma manera que las células vivas de nuestro propio cuerpo”. Concebir así el Universo significa descubrir su belleza lo como una obra de arte en la que a nadie se la debe ocurrir cambiar nada, porque todo el mundo sabe que el más mínimo cambio destruirá su perfección y su belleza.
    Aunque los animales carecen de inteligencia, detectan inequivocadamente nuestro comportamiento hacia ellos, y mientras aguantan pacientemente por malos tratos del hombre, devuelven con creces el cariño a aquellos que les quieren.
    Un animal es incapaz de ser rencoroso, no así para devolver siempre nuestro cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>