Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Un agradecimiento de 10 millones de dólares


 

Ya lo dice el dicho popular: es de bien nacidos ser agradecidos y Francisco Ayala, un genetista y magnate vinícola madrileño, lo ha puesto en práctica. Y de qué manera. Ayala ha donado 10 millones de dólares, algo más de 7 millones de euros, a la Universidad de California Irving (UCI), la institución en la que lleva trabajando más de 25 años. Se trata de la mayor donación realizada por un investigador español a una universidad pública, así como la mayor hecha nunca por un miembro de la facultad de dicha universidad.

El genetista de 77 años explica que viajó a los Estados Unidos en el año 1961 para obtener su doctorado en un tiempo en el que España ofrecía pocos recursos para quiénes quisieran dedicarse a la ciencia. En realidad, en España no había en esa época dinero para casi nada. Llegó como estudiante, sin intención de quedarse, y todavía sigue allí.

Ayala encontró en Estados Unidos una oportunidad para prosperar. Ahora es la ciencia en Estados Unidos la que necesita ayuda cuando, a nivel nacional, los fondos destinados a la educación, la ciencia y la investigación están siendo víctimas de abruptos recortes. Por eso es hoy cuando ese joven estudiante convertido ahora en un genetista de reconocimiento internacional quiere devolver el favor.

Ayala es una excepción dentro del profesora de la universidad. No todos los profesores cobran un sueldo que les permita realizar donaciones de semejante cuantía a las universidades en las que trabajan, por muy agradecidos que se sientan. Ayala se ha visto de pronto en una situación de holgura económica debido al buen resultado que están dando sus viñedos. El científico comenzó a cultivar uva como una mera afición y adquirió una finca en el Valle Central de California, considerada casi yerma. Después de treinta años de trabajo, no sólo ha conseguido crecer uvas, sino también un pequeño imperio que ahora le permite dar las gracias de esta manera tan generosa.

En realidad, la práctica de las donaciones, independientemente de su cuantía, está bastante extendida en Estados Unidos. Según explica Ayala, es cuestión de tradición. También añade que en España existen fundaciones y organizaciones que invierten en este tipo de iniciativas, pero la filantropía, en el sentido de personas pudientes que ayudan de manera notable a las universidades, a la cultura o al arte, apenas existe en nuestro país.

La situación económica que se vive en España merma sin duda la capacidad de los individuales de realizar este tipo de acciones hoy en día, por lo que Ayala se muestra convencido de que, una vez se haya superado la crisis, también se asentará en nuestro país esta forma de fomentar la cultura.

Ayala es declarado oponente al “diseño inteligente” y a aquellos que niegan la existencia de la evolución. Ha recibido la Medalla Nacional de Estados Unidos de las Ciencias y el Premio Templeton, dotado de un millón y medio de dólares que donó a la misma universidad. Además, Ayala ha escrito más de 1.000 artículos y 40 libros; su reciente libro ¿Soy un mono? explora tópicos principales de la evolución, incluyendo cómo la ciencia y la religión pueden coexistir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>