Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Descubrir el cáncer antes que el propio cuerpo lo detecte


La realidad supera la ficción. Y eso es gracias a la ciencia. Descubrir una enfermedad tan seria antes de que el propio cuerpo la detecte es algo que merece un importante destacado para nuestro listado de noticias positivas. El avance humano nos abre cada vez más y mayores puertas para la esperanza. Ésta es una de ellas.

 

♦                     ♦                     ♦

 

La ingeniera Alessandra Luchini ha desarrollado un brillante test de nivel molecular para detectar signos de cáncer.

Alessandra es una ingeniera en la Universidad de George Mason, en Washington D.C. premiada con una beca por el servicio de salud italiano. Ha viajado a Estados Unidos para estudiar signos moleculares que algunos cánceres liberan en la sangre. Recientemente ha sido premiada por el Popular Science como una de las “10 Brillantes” – un reconocimiento por los logros conseguidos por jóvenes menores de 30 años.

¿Porqué eligió esta línea de investigación?

Sabemos que los cánceres tienen biomarcadores que se encuentran en la sangre y en fluidos corporales en bajas concentraciones, pero son volátiles y se degradan muy rápido. Así que estamos buscando algo que la tecnología actual no nos permite. Necesitamos encontrar algún tipo de respuesta para eso.

¿Porqué se basó en nanopartículas cómo herramienta para solucionarlo?

Las nanopartículas se han utilizado precisamente para lo contrario: liberación de medicamentos, cargándolos con algún medicamento y después introduciéndolos en el cuerpo del paciente para liberar el medicamento de forma directa en el objetivo. Así que utilizamos el mismo concepto pero diseñándolo con el objetivo contrario – capturar cosas que están presentes en los fluidos corporales.

¿Están trabajando con fluidos corporales fuera del cuerpo tales como muestras de sangre?

Todo lo que hemos hecho hasta ahora es fuera del cuerpo, pero estamos trabajando en proyectos que implican inyectar la partícula dentro del cuerpo.

¿Cuál sería la ventaja de estudiar los biomarcadores dentro del cuerpo?

Por lo que sabemos a través de los experimentos, cada vez que extraemos fluidos o tejidos corporales de un paciente sufren algún tipo de modificación, aunque la muestra es bastante parecida a lo que sucede dentro del cuerpo no es exactamente lo mismo. Una característica de la trampa para nanopartículas es que cuando captura los biomarcadores que queremos, se preservan sin degradarse. Por lo tanto, el estudio in-vitro nos daría un nivel de entendimiento completamente diferente.

¿La trampa contiene algún tipo de cebo para la proteína?

Éste es uno de los aspectos claves de la tecnología. Pudimos encontrar algunos colorantes reactivos orgánicos que demostraron tener una muy alta afinidad con las proteínas. Así que combinar esos colorantes con la nanopartícula es lo que hace que la captura y la preservación sean posibles.

¿Qué cánceres han tenido más éxito en su búsqueda?

Estamos analizando un espectro de tipos de cáncer: de mama, ovario, melanoma, próstata y pulmón – cánceres cuyo diagnostico precoz es muy importante.

¿En los próximos años, habrá algo disponible en hospitales?

Éste es nuestro deseo. El primer ensayo clínico es la detección de la enfermedad de Lyme. Algunos de los pacientes afectados muestran erupciones en la piel, pero para los que no tienen es muy difícil su diagnóstico. En las partículas obtenidas mediante la técnica, se encuentran unos antígenos que salen de las espiroquetas (bacterias) y esos son los causantes de la enfermedad de Lyme. Si, en la orina, encontramos una parte de la bacteria de la espiroqueta, es seguro que el paciente tiene la enfermedad. Estamos recopilando todas las pruebas y después tendremos que superar la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) antes que esté disponible en clínicas.

¿Cuánto se anticipará la detección de la enfermedad de Lyme?

La enfermedad de Lyme tiene un margen de entre dos y tres semanas antes de la seroconversión [producción de anticuerpos en la sangre del huésped, indicando infección]. Con nuestras pruebas, podemos detectarlo antes de la seroconversión, porque no buscamos los anticuerpos, sino que sólo buscamos la espiroqueta. Así que podría decir que el diagnóstico sería en semanas, y éste sería beneficioso para el pronóstico.

¿Se puede utilizar esta técnica también para hacerles pruebas a los atletas que utilizan hormonas de crecimiento?

Hemos descubierto que el mundo del dopaje muestra los mismos desafíos que el mundo de los biomarcadores. Buscamos algo que es extremadamente diluido y volátil. Uno de los problemas en detectar la hormona de crecimiento humana es que se metaboliza muy deprisa. Vemos rastros en la sangre solamente durante algunas horas después que el paciente haya sido infectado.

Ahora estamos probando si la hormona de crecimiento permanece en la orina durante más tiempo para así, básicamente, tengamos más margen de detección para el dopaje.

 

Entrevista de Ian Tucker

Publicado en The Guardian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>