Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Dejarlo todo y seguir un sueño en África


Hoy os queremos contaros la historia de Samantha Peñalver que, tras doce años trabajando en una de las mayores empresas de España, decidió marcharse, dejar a su familia, sus cinco hijos, su hogar y dar un cambio positivo a su vida para a hacer lo que siempre había querido hacer: irse a África y ayudar.

Samantha estaba desencantada con la vida que llevaba. Su experiencia en voluntariado corporativo en la Fundación Telefónica le había enseñado ya que en el ámbito de la cooperación internacional “se hacen cosas bien, pero se hacen muchas mal” y se marchó decidida a aportar su granito de arena.

“Me fui de Telefónica porque dejé de creer en ello, hacíamos cosas absurdas como instalar un aula tecnológica en un lugar al que no llegaba la electricidad”, recuerda. Y lo que ella quería era implicarse y usar su experiencia vital y laboral “para cambiar un poquito el mundo”. Con esa idea se marchó a Moshi, un pequeño pueblo de Tanzania, para comprobar lo que ella se temía, que parte del mundo de la cooperación es presa de la corrupción.

Samantha llevaba tiempo preguntándose cómo tantos países africanos seguían tan sumidos en la miseria después de años recibiendo ayudas de los países del norte. Cuando llegó a Tanzania enseguida comprendió la razón. Muchos proyectos de cooperación se habían corrompido por la corrupción y lo que en un principio se donaba con fines solidarios, acababa en el bolsillo de algunos pocos. Samantha cuenta amargamente cómo el primer proyecto de voluntariado al que se unió llevaba once años recibiendo ayudas para la construcción de una escuela para niños huérfanos que todavía no existía, aunque el director del proyecto se movía en un coche de lujo y vivía en poco menos que una mansión.

Aunque Samantha quiere dejar claro que, por supuesto, “no todas las ONG ni todos los cooperantes son así”, pero eso fue con lo que ella se encontró y, por lo tanto, decidió poner en marcha su propio proyecto, uno que respondiera al concepto que ella se había forjado de ayuda.

Es así como nació Born To Learn, una organización cuyo objetivo es hacer de la educación algo realmente accesible en la comunidad de Moshi, aquel pequeño pueblo rural en el que aterrizó tras dejar su empresa. Para ello pretenden construir un colegio y con él implementar en la zona un modelo educativo “basado en la creatividad, el apoyo emocional, la estimulación del pensamiento lateral, las artes, las manualidades, los deportes y los valores humanos”, tal y como reza su web.

Después del primer año, BTL ha escolarizado a 27 niños (16 en preescolar, 6 en primaria y 3 en secundaria). Además, se han contratado dos profesores y se ha dispuesto la ayuda constante de cuatro voluntarios para aquellos niños que, debido a alguna discapacidad o dificultad económica y/o familiar, han alcanzado una edad en la que no son aceptados en la escuela.

Pero BTL pretende llegar más allá, pues el proyecto parte de la idea de que para que la comunidad despegue, todos sus miembros deben implicarse en la educación. El proyecto tiene, por lo tanto, otros objetivos además de la escolarización infantil, tales como el empoderamiento de las mujeres, la creación de microempresas que generen beneficios a las familias o la implantación de hábitos de higiene y nutrición.

Un aspecto importante del proyecto es la financiación. Después de haber sido testigo del caos y la corrupción que dominaban otros proyectos, Samantha tuvo muy claro desde el principio que era necesario que la propia ONG cubriera sus gastos administrativos “para que las donaciones lleguen íntegras a los niños”. La fórmula que ella ha encontrado es la de abrir un hostal donde, por 15 euros al día, pueden alojarse los voluntarios (o los viajeros) que colaboran con BTL y de esa forma financiar la organización.

En tan sólo un año, Samantha ha pasado de trabajar en una de las empresas más poderosas de España a montar una minúscula ONG en África, “una gota”, como ella dice, en medio de un océano. Y, lejos de arrepentirse de ello, asegura que ha sido “la mejor decisión” de su vida.

 

 

 

1 comentario

  1. guadalupe ontiveros Responder

    que amor de esta mujer para ayudar a los demas dejarlo todo y ir a un pais sin saver con lo que se iba encomtrar que Dios la bendiga siempre…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>