Sábado 24 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Contra la depresión, una taza de café


 

Nadie sabe el momento exacto en el que se descubrió el café. Sus orígenes están difuminados con la dosis justa de misterio y realidad, así que no sabemos qué partes son reales y cuáles debemos a la tradición popular. Una de las versión que circulan cuenta que en Kaffa, una región al sur de Etiopía, un árabe llamado Khalid se dio cuenta de que sus cabras danzaban alegremente alrededor de un arbusto del que comían sus frutos rojos. Sería él el primero que hirvió las semillas para hacer así el primer café.

De lo que sí estamos seguros es de que el café es una parte importante de nuestra cultura. Hoy en día es el estimulante más consumido del mundo occidental. En España en particular tiene además ese aura de catalizador de creatividad, pensamiento e intercambio de ideas (las tertulias del café), y de relaciones humanas en general (quedamos a tomar un café) tan importantes en nuestra cultura. Incluso las nuevas tecnologías han respetado el concepto creando los cibercafés.

No son pocos los estudios realizados sobre sus efectos sobre el organismo, que son variados y, en algunos casos, muy positivos. El café ha demostrado ser analgésico, antidiabético y diurético. Aunque los beneficios que resultan de consumir esta sustancia tiene relación, sobre todo, con enfermedades neurológicas. Varios estudios que comparan bebedores de café moderados (unas 2 tazas al día) con consumidores esporádicos de café (menos de una taza al día) concluyen que quienes beben más café tienen muchas menos probabilidades de desarrollar enfermedades como alzhéimer, parkinson o depresión.

La evidencia más reciente de esta protección neurológica nos viene de un estudio recién publicado en el ‘Archives of Internal Medicine’ en el que se demuestra, en más de 50.000 mujeres norteamericanas seguidas durante 10 años, que el riesgo de desarrollar depresión o síntomas de depresión disminuía en un 20% entre aquellas que consumían dos o tres tazas de café con cafeína al día.

No debemos perder de vista que el café tiene un efecto hipertensor, así que se desaconseja su consumo a los pacientes afectados por graves desórdenes cardiovasculares o crónicos. También causa insomnio en algunas personas mientras que, paradójicamente, ayuda a otras a tener un sueño más profundo.

Debido a que la depresión es una enfermedad crónica y recurrente que afecta al doble de mujeres que de hombres, “la identificación de factores de riesgo de depresión entre mujeres y el desarrollo de nuevas estrategias de prevención son, por lo tanto, un prioridad de salud pública”, afirmó Michel Lucas de la Harvard School of Public Health en Boston y principal desarrollador de esta investigación.

Así que ahí tienen una razón más para disfrutar de una buena taza de café por la mañana y empezar el día de forma positiva.

 

1 comentario

  1. Contra la depresión, una taza de café - Alternative Nepresso Responder

    […] Contra la depresión, una taza de café Así que ahí tienen una razón más para disfrutar de una buena taza de café por la mañana y empezar el día de forma positiva. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados * café. Read more on En Positivo […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>