Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

10 consejos para que tu coche no contamine


10 consejos para que tu coche no contamine

 

La polución en las grandes ciudades es una preocupación creciente en estos días. Unas descomunales “boinas grises” se ciernen sobre algunas de las principales ciudades españolas como Madrid, Barcelona o Valencia, por poner sólo algunos ejemplos. Dificultades en la respiración, que a veces terminan en las salas de urgencias, ojos enrojecidos, que multiplican los dispensadores de “lágrimas artificiales”, toses y maldiciones son sólo algunas de sus consecuencias.

Las enormes enormes zonas industriales que rodean las grandes urbes y cuyas chimeneas expulsan negros humos contaminantes, son sólo parte del problema.  Los automóviles juegan un papel clave en este asunto.

¿Te gustaría saber cómo conseguir que tu coche contamine menos? Gt Motive, una empresa de gestión de información para el sector de la postventa en España, nos avanza los consejos que, a su juicio, tenemos que tener en cuenta para reducir las emisiones contaminantes de nuestro vehículo. Recuerda además que un coche que contamina menos significa también un coche que consume menos.

Ahí van 10 consejos para que tu coche no emita más CO2 del debido.

1- Revisar la batería y el sistema de encendido (bujía/calentadores). Las bujías deben tener el electrodo en buen estado.

2- Motor combustión/Inyectores libres de cualquier suciedad. Deben limpiarse las bombas de inyección. Si un vehículo tiene estas dos piezas en mal estado, gasta más y por consiguiente contamina más. La aparición del dispositivo llamado EGR, reduce los óxidos de nitrógeno y azufre emitidos durante el funcionamiento del motor, haciendo recircular los gases de escape. Algunos conductores manipulan esta válvula para conseguir un aumento de la revoluciones del motor.

3- Revisar el aire acondicionado (filtro de polen). Un mal uso del aire acondicionado eleva el consumo del combustible en un 15%. Gracias al cambio al componente químico del gas (R134A), que elimina la presencia de cloro, los vehículos cuentan con un componente menos contaminante, aunque se hayan podio perder prestaciones.

4- Comprobar los niveles de aceites y líquidos (ejemplo: aceite del motor, líquido de frenos, etc.) Al parecer, una elección incorrecta del tipo de aceite puede aumentar el consumo hasta un 3%.

5- Revisar los filtros (combustible y aire). Los filtros obstruidos o con un desempeño limitado, además de limitar la potencia del motor, afectan al sistema de combustible, provocando un mayor desgaste del motor.

6- Revisar el estado de las correas.

7- Revisar los frenos (discos, pastillas, zapatas, tuberías).

8- Revisar la dirección y los amortiguadores.

9- Revisar el estado de los neumáticos (presión, alineado y profundidad). El consumo de combustible por utilizar un neumático sin la presión fijada por el fabricante aumenta en un 3%.

10- Revisar las fugas y el nivel de humos en el sistema de escape. Un motor mal reglado puede incrementar el consumo en un 9%. Los catalizadores, que ya son obligatorios en los vehículos de uso de gasolina sin plomo, juegan un papel importante en el proceso de selección de gases.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>