Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1

La tasa Robin Hood al rescate de los más desfavorecidos


La tasa Robin Hood: un pequeño paso para el capitalismo, un gran avance para el desarrollo.A primera vista resulta extraño, pero el hambre en África, la falta de medicinas y el rápido desarrollo del capitalismo global pueden tener algo en común. El elemento que los une a todos ellos es la tasa Robin Hood, un impuesto que, de aprobarse, se aplicaría a las transacciones de alta frecuencia (HFT por sus siglas en inglés) para beneficiar a los menos favorecidos.Pero vayamos por partes, ¿qué son las HFT? Son un tipo de operaciones algorítmicas utilizadas en los mercados financieros basadas en el uso de ordenadores y programas informáticos, que compran y venden en milisegundos todo tipo de activos financieros. Es un sistema prácticamente desconocido por el gran público, pero que se ha convertido en el rey de los mercados. Las HFT utilizan fórmulas algorítmicas capaces de responder a variables básicas del mercado, como el precio o el volumen de demanda, y subir el precio de sus productos en milésimas de segundo.Según publicó The Guardian, un estudio llevado a cabo por los defensores de la tasa Robin Hood revela que se producen millones de HFT cada día, lo cual podría desembocar en una nueva crisis financiera, debido a que incrementa la volatilidad y aumenta los precios no sólo de las acciones, sino también de materias primas como el petróleo o los alimentos. El Banco de Inglaterra ha identificado las HFT como un riesgo sistémico grave.A pesar del enorme coste que supone para una compañía hacerse con el material informático necesario para realizar HFT, es un fenómeno en reciente expansión y se estima que alrededor del 70% de las transacciones en el Reino Unido se realizan por medio de estos programas.

La tasa Robin Hood, apoyada a día de hoy por Merkel y Sarkozy para su puesta en práctica en Europa, contempla aplicar un pequeño porcentaje sobre el valor de las transacciones financieras entre sí, que podría generar miles de millones de euros para combatir la pobreza dentro y fuera de Europa, y hacer frente a los efectos adversos del cambio climático.

Esta medida ha traído consigo una gran polémica. No son pocos los que afirman que no tendrá éxito y hay quienes aseguran que la medida supondría un éxodo de los empresarios, que optarían por dejar sus sedes de Londres. Sin embargo, esta posibilidad resulta poco realista por motivos prácticos.Parece que ha llegado el momento de que se imponga esta tasa, pero todavía quedan muchos obstáculos por salvar. Francia y Alemania tendrán que hacer un esfuerzo para conformar una coalición de países europeos dispuestos a llevarla a cabo. Por otro lado, Brasil, Sudáfrica y Corea ya cuentan con algún tipo de tasa de transacción financiera y son aliados seguros.Los activistas partidarios de la tasa Robin Hood están activos en más de 40 países. Es imprescindible que sigan haciendo presión para asegurar no sólo que el impuesto se ponga finalmente en práctica, sino que una vez logrado esto, los fondos recaudados se dirijan realmente a ayudar a los más necesitados.Teresa G. Orive.En Positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>