Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La revolución móvil será africana


La revolución económica del móvil en África.

África ha vivido un increíble desarrollo en el uso del teléfono móvil en los últimos diez años. En 1998 había menos de cuatro millones de móviles en todo el continente. Sin embargo, hoy en día hay más de 500 millones.Los datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones publicados en IEEE Spectrum Online en 2006 en el artículo “African Calling”, demuestran que, desde el período de 1999 a 2004, los africanos suscribieron tantos contratos de telefonía móvil como los asiáticos y su crecimiento fue casi tres veces más rápido que en el caso de los americanos. La mayor parte de este crecimiento sucede en la región subsahariana, la más pobre del continente. Pero no nos confundamos, la telefonía móvil dista mucho de ser un lujo en los países en desarrollo.

Aunque parezca extraño dado el bajo desarrollo tecnológico del continente, África se encuentra en el centro de la revolución móvil. En el oeste hemos adaptado nuestros teléfonos móviles para que sean, cada vez más, como ordenadores de bolsillo.

En África, donde miles de millones de personas utilizan sólo el 4% de la electricidad total de todo el mundo, la mayor parte de la población no puede permitirse el lujo de cargar un ordenador, no digamos ya de comprarse uno. Por esta razón los móviles africanos están preparados para hacer cosas que los usuarios corrientes del mundo desarrollado aún no hemos imaginado.El ejemplo más característico es la banca móvil. Hace cuatro años, la red móvil Safaricom introdujo un servicio llamado M-Pesa que permite a los usuarios almacenar dinero en sus móviles. Si necesitas pagar una factura o mandar dinero a un amigo, simplemente tecleas la cantidad y mandas un mensaje. El receptor podrá recoger el dinero en una oficina M-Pesa. Es servicio es barato, fácil y para millones de africanos que no tienen acceso a una cuenta bancaria o carecen de ingresos para pagar los desproporcionados gastos de gestión que supone tener una, poco menos que revolucionario.Aunque Safaricom no inventó la banca móvil, pues ya existía previamente en países como Noruega y Japón a pequeña escala, fue en África donde se terminó de desarrollar debido al caldo de cultivo para la innovación que suponía la pobre infraestructura bancaria.

Según Carol Realini, presidenta ejecutiva de Obopay, “África es el Silicon Valley de la banca. El futuro de la banca se está definiendo aquí… es algo que cambiará el mundo”.

Sin embargo, no es raro que surjan dudas como ¿cómo es posible que la información se comprenda y se desarrolle, por ejemplo en Uganda, cuando más de un tercio de los adultos del país son analfabetos?La organización de microfinanzas de la Fundación Grameen ha desarrollado una interesante solución a este problema. Con el objetivo de establecer un medio fiable de interacción con las comunidades agrícolas en las zonas rurales de Uganda, Grameen ha comenzado a alquilar teléfonos inteligentes a los agricultores locales para que puedan recibir información, como informes climáticos estacionales, consejos de plantación, diagnóstico de enfermedades, precios actuales de mercado, y transmitirla a sus vecinos. Este servicio recoge también información sobre los agricultores que se registran y se la transmite a Grameen en Kampala, para que, a su vez, se la transmita a organizaciones agrarias y programas alimentarios.Estos intermediarios con teléfonos inteligentes, denominados CKWs (por las siglas en inglés de trabajadores comunitarios del conocimiento), resultan elegidos por su conocimiento del inglés, estatus en la comunidad y espíritu emprendedor, así como por sus dotes en el uso de la tecnología. Grameen les da una formación sobre el manejo de los teléfonos y les paga un salario de unos 20 dólares al mes.Hasta ahora, Grameen ha formado unos 500 CKWs en 32 distritos de Uganda. En total, más de 20.000 hogares han tenido acceso a la información que Grameen les ofrece. Parece que, a pesar de los obstáculos (se han tenido que inventar soluciones ingeniosas para poder cargar estos teléfonos inteligentes en algunas áreas remotas del país) el programa parece estar funcionando de maravilla. El siguiente paso será no sólo llevarlo fuera de las fronteras de Uganda, sino extenderlo a otras áreas, como la sanidad y la educación.Teresa G. Orive.En PositivoFuente: The Guradian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>