Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Intercambio mi casa por la tuya


Vacaciones anti crisis


vacaciones-vacaciones en crisis-vacaciones anti crisis-intercambios

La crisis ya no es una excusa para no viajar en vacaciones, y no sólo al pueblo de nuestros abuelos, sino que existe una fórmula para que estancias en destinos tan atrayentes como Nueva York, Melbourne o Buenos Aires nos cueste lo mismo que quedarnos en casa. El truco es recurrir al intercambio de casas: prestarle tu casa a alguien que, a su vez, te deja las llaves de la suya. El aliciente es tentador y más en un momento en que hay que apretarse el cinturón. Con este sistema los gastos de las vacaciones se reducen prácticamente al transporte hasta la zona elegida.

¿A dónde quieres ir? ¿A las Bahamas, a una casa en primera línea de playa, a un pueblecito de la Costa Brava, o a un piso en pleno Manhattan? Las opciones son casi ilimitadas. Y todo sin que haya dinero de por medio.

El sistema es muy sencillo, sólo tienes que registrarte en una de las páginas de intercambio de casa. El procedimiento suele ser similar en todas las webs, algunas de las cuales son gratuitas, mientras otras exigen una tasa de suscripción mensual o anual.  Tendrás que rellenar tus datos, cargar alguna fotografía de tu casa y describir la zona en la que vives. A partir de entonces empezarás a recibir mensajes de gente interesada en intercambiar tu casa con la suya. Después de investigar un poco tus posibles destinos y las casas de tus solicitantes, eres tú quien al final decide si aceptas el intercambio y con quién.

Una vez interesadas las dos partes, ya es cosa de ellos ponerse de acuerdo en los detalles: Las fechas y la duración de la estancia, si está permitido fumar o no, y dejar claras algunas cuestiones fundamentales como si se canjean también los coches, se aceptan animales o quién correrá con los gastos corrientes que se originen en los respectivos domicilios.

Evidentemente, el no encontrarse la vivienda tal cual se dejó es el mayor recelo que frena a muchos a la hora de atreverse a viajar de esta manera. Sin embargo, los usuarios habituales de este sistema resultan estar encantados y aseguran que nunca han tenido ningún problema.

Para despejar cualquier miedo, los usuarios del intercambio suelen mantener contacto con sus análogos meses antes del viaje, tanto por correo electrónico como por teléfono. De esta forma se establece previamente una relación de confianza con las personas que van a vivir en tu casa durante un tiempo y se acuerda con ellas hasta el último detalle para evitar sorpresas y malentendidos.

La garantía absoluta de que todo va a salir bien no hay forma de tenerla, así que  siempre se puede recurrir a guardar en casas de amigos y familiares los objetos de valor material o sentimental, por lo que pudiera pasar.

A veces los usuarios de este tipo de servicios se sienten abrumados al recibir ofertas de alguien con una casa de un nivel que creen muy superior a la suya. Pero no hay que sentirse avergonzado de ofrecer un piso normalito, pues tanto como las prestaciones importa la ubicación. Hay mucha gente que prioriza la localización y la seguridad antes que el lujo del inmueble, así que un apartamento en el centro de Barcelona es perfectamente intercambiable con una bonita casa de campo en Italia.

Quienes han utilizado el intercambio cuentan en la red que suelen repetir la experiencia. Muchos aseguran además que, en ocasiones, del intercambio de casas han surgido grandes amistades. Así que la falta de dinero ya no es una excusa para no hacer una escapada y desconectar de la rutina diaria.

Más información:

Holiday Exchange: www.holidayexchange.es

Intercambio Casas: www.intercambiocasas.com

Intervac: www.intervac-homeexchange.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>