Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El boom editorial de los indignados


Escritura urgente para indignados.“Las razones para indignarse pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo demasiado complejo”, dice Stéphane Hessel en su exitoso ¡Indignaos!. Quizá por eso el 15-M genera tantos interrogantes en torno a su procedencia y reivindicaciones. Si a eso sumamos su eclosión espontánea, su composición heterogénea y su organización a priori carente de jerarquías, no es de extrañar que exista una amplia demanda de información sobre el fenómeno.Y en estos menesteres, la editorial Destino ha sido la avanzadilla del mundo editorial. La veda se abrió incluso antes del nacimiento del 15-M con el panfleto -término peyorativo a día de hoy- del conocido miembro de la Resistencia francesa, importado a España en febrero, que parecía adelantar lo que sucedería tres meses después. “El libro conectó inmediatamente con los ciudadanos descontentos. Prueba de ello es el uso de la etiqueta “indignados”, tomada del título del libro de Hessel”, comenta Ramón Perelló, editor del libro, que ya va por la novena edición y más de 300.000 ejemplares vendidos.Una repercusión totalmente inesperada, a juzgar por la modesta tirada inicial de 45.000 unidades. Ya en junio, con el 15-M en pleno auge, llegó ¡Comprometeos! -aunque se terminó de escribir antes que el primero- , en el que el nonagenario Hessel responde como un rabí a las preguntas del joven activista Guilles Vanderpooten. Nuevo éxito: 120.000 ejemplares en circulación, de los que se vendieron 10.000 en una semana.Otro francés, en este caso anónimo, arenga en ¡Insolventes! (Espasa) a los indignados de todo el mundo desde su exilio económico, que no político, en el sudeste asiático. Un breve comentario de Maruja Torres prologa el furibundo testimonio de este desposeído por un sistema al que él llama capibalismo. Entró en el juego, lo tuvo todo y lo perdió. “Necesitaba liberarme, al precio que fuera, de las obligaciones materiales alienantes, paralizantes, que me imponían los acreedores, financieros, banqueros delincuentes y otras entidades (filiales suyas casi siempre)”.

La captura del momentoHan pasado casi dos meses desde aquel domingo de mayo en que el “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros” canalizara la indignación popular hacia un movimiento social de dimensiones inesperadas. Desde entonces, la bibliografía “en caliente” sobre la #spanishrevolution, su ideario, su evolución y sus causas se amplía a un ritmo vertiginoso, a la espera de que el tiempo otorgue la perspectiva suficiente como para hacer un análisis sopesado y completo de todo lo que está sucediendo.

“Me gustaría hacer un libro que profundizase más en el fenómeno, pero hacerlo tan pronto puede causar hipermetropía, y eso es peligroso”, confiesa Perelló. De momento, la necesidad es otra, según el editor: “a pesar de recibir muchísimas ofertas de opinadores ilustres, no quería hacer un libro sobre los indignados, sino de los indignados”.Es así como surge Nosotros, los indignados. “Queríamos un libro directo, claro, personal y fresco. No una mera transcripción de los manifiestos, que para eso ya están las redes sociales y la prensa”. Recién horneado, el libro reúne cuatro voces metidas de lleno en el movimiento desde sus orígenes: las de Fabio Gándara, Pablo Gallego, Klaudia Álvarez (miembros los tres de Democracia Real Ya), y Óscar Rivas, seleccionado personalmente por el editor tras conocerlo en una charla informal con Eduard Punset en la Feria del Libro. En él, los autores responden a las preguntas lanzadas por el editor: quiénes son, por qué están indignados, qué opinan de la sociedad que les ha tocado vivir, cómo se plantean su propio futuro y el de los demás, qué objetivos son prioritarios y cuál es el mejor modo de conseguirlos.Esta última pregunta, la del “qué proponen”, parece ser la que más dudas suscita en el conjunto de la sociedad. Pero el 15-M es un movimiento asambleario que prima el consenso absoluto por encima de todo, por lo que la respuesta no es sencilla. La periodista Pilar Velasco, especializada en investigación política y la juventud española, facilita esa labor al recopilar en su No nos representan (Temas de Hoy) las 25 propuestas más importantes de la asamblea de Sol.Volviendo a los libros corales, es de obligada mención Las voces del 15-M, editado por Los libros del lince. Con un número de páginas que frisa la centena, como casi todos los “fastbooks” o “libros urgentes” sobre el 15-M, el volumen recoge las vivencias de una decena de indignados pertenecientes a diversas plataformas, desde Democracia Real Ya a la Asociación Nacional de Desempleados, pasando, cómo no, por Acampadasol. Completan el libro las crónicas y reflexiones de los cinco autores intelectuales del libro. Entre ellos se encuentra Amador Fernández-Savater, editor de Acuarela Libros y activista en varios movimientos colectivos, que aporta sus notas tomadas a pie de plaza. “Este método me permite no colocarme en una posición de saber, avanzar por fragmentos. Resistir la tentación de creer que lo que pasa ya está pensado”.También figuran como autores los activistas y académicos catalanes Esther Vivas y Josep Maria Antentas, que ya participaron en uno de los primeros libros aparecidos tras la toma de las plazas: La rebelión de los indignados, de Editorial Popular.Las primeras reflexionesDe perfil parecido es otro coautor del último libro citado: el activista y profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid Carlos Taibo, que ahora ha escrito en solitario Nada será como antes. Sobre el movimiento 15-M, editado por Catarata. Reacio a hacer comentarios “porque son los verdaderos protagonistas a los que hay que entrevistar”, Taibo sí se aventura en su libro a hacer una de las primeras reflexiones del movimiento desde dentro, así como de su repercusión política y mediática. Entre otras cosas, identifica en el seno del 15-M dos “almas” o grupos ideológicos más o menos bien avenidos: miembros de los “movimientos sociales críticos”, de una parte, y jóvenes no radicalizados, “cabreados” y reformistas, de otra. En lo que respecta a la repercusión del movimiento en los medios convencionales, Taibo no deja títere con cabeza, descontento incluso con la supuesta prensa de izquierdas, según él irreflexiva, tibia y apegada al orden político vigente. En cambio, se muestra considerablemente satisfecho con la posición relativamente receptiva asumida por “la izquierda de siempre”.Oportunidad de negocio o genuino compromiso social, lo cierto es que el clima de indignación reinante da incluso para lanzar nuevas colecciones. Es el caso de la serie “Asaco”, de la editorial Icaria, de la que se han publicado tres volúmenes desde el pasado mes de junio: Desigualdades internacionales. ¡Justicia ya!, de Rafael Díaz Salazar; ¿El mejor de los mundos? Un paseo crítico por lo que llaman “democracia”, de Pascual Serrano; y Juventud sin futuro, escrito por miembros del colectivo homónimo.De la crisis a la indignaciónA nadie se le escapa que la crisis ha sido el caldo de cultivo de las actuales reivindicaciones, aunque éstas trasciendan el umbral de lo económico. “En la época de bonanza, cuando se encontraba empleo fácilmente a 1.500 euros en vez de a 700, la gente no se acordaba de nada, ni le interesaba el paraíso ecológico ni las verdes praderas de la vida en común”. Quien se expresa en estos términos es Ramón Tamames, catedrático de economía y firmante de la Constitución Española durante su etapa política, que acaba de publicar ¿Cuándo y cómo acabará la crisis? (Turpial). Bisturí en mano, Tamames analiza y clarifica las múltiples causas globales y
autóctonas de la desastrosa situación económica actual, al tiempo que profetiza los tiempos y modos de la recuperación.También catedrático de economía y miembro de las Cortes durante la Transición, José Luis Sampedro ha sido encumbrado como el Hessel español. Además de prologar el ¡Indignaos! del francés -con el que comparte año de nacimiento, además de su ideario-, es una de las diez firmas de peso que avalan Reacciona (Aguilar), entre las que se encuentran las de Baltasar Garzón, Federico Mayor Zaragoza o Ignacio Escolar. Editado por Aguilar, es el libro español sobre crisis e indignación más vendido hasta la fecha, con once semanas consecutivas en los primeros puestos de la lista de no ficción, aunque sin llegar a arrebatarle el número uno al imbatible opúsculo galo.Fernando Díaz de QuijanoFuente: El Cultural-El Mundo

1 comentario

  1. Hessel, la conciencia de los indignados. | En Positivo :: Buenas noticias e ideas positivas Responder

    […] de Exteriores francés, Laurent Fabius.Fuente: RTVELeer más:Hace falta también comprometerseEl boom editorialEn Positivo no se identifica necesariamente con los artículos y opiniones publicadas en la […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>