Sábado 24 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El español que convenció al Papa de usar las redes sociales


Un español convenció al Vaticano para que se lanzara a las redes sociales.
De repente, lo imprevisto, la música del azar. En el verano de 2009, uno de esos días madrileños de calor cruel, un amigo de Gustavo Entrala, director general de «101», agencia de publicidad y marketing, le enseñó un texto del Papa en el que decía que, si la Iglesia conociera mejor internet, evitaría muchos problemas de comunicación. Para Gustavo, aquella frase fue una chispa, el comienzo de un viaje que terminó el 28 de junio de 2011, cuando Su Santidad tecleó en Twitter, en inglés: «Dear Friends, I just launched news.va. Praised be our Lord Jesus Christ! With my prayers and blessings, Benedictus XVI».

Gustavo Entrala escribió en el verano de 2009 una carta «física» al portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, y le explicó cuál era su trabajo, y en qué creía que podía ayudar a mejorar los problemas de comunicación de la Iglesia en internet. «Fue un disparo al aire», reconoce. Pegó los sellos, la envió, y poco a poco se diluyó hasta convertirse en un vago recuerdo.

Súbito, otra vez lo imprevisto. Federico Lombardi marcó el número de teléfono de Gustavo Entrala tres meses después. «¿Por qué no viene usted a Roma dentro de quince días?». Era noviembre, bien entrado el otoño, cuando Entrala y Carlos García-Hoz, director creativo de la empresa, se encontraron en las puertas del Vaticano —«con el estómago encogido, sin saber muy bien qué iba a ocurrir»— para un seminario de tres días, «en un sitio donde las paredes las pintó un tal Rafael», bromean.

Les condujeron hasta las instalaciones de Radio Vaticana. Entrala y García-Hoz explicaron su opinión sobre cómo está cambiando el mundo y la influencia de las redes sociales. «Les contamos que si una institución quiere ser relevante tiene que aparecer en las conversaciones de la gente, y que en estos tiempos de vida en tiempo real, el Vaticano necesitaba una mayor agilidad de respuesta». A partir de ahí formaron grupos de unas diez personas para una tormenta de ideas que iba a durar tres días. Participaron miembros de la Curia y responsables de prensa y radio del Vaticano.

El tercer día saltó la idea. ¿Y por qué no reunir todas las fuentes de información del Vaticano (L’Osservatore Romano, Fides News Agency, Radio vaticana…) en un solo lugar? «Fuimos con muchas propuestas, pero no esa. News.va, un agregador de noticias con una fuerte conexión con las redes sociales, nació de aquellos tres días de noviembre. «Percibimos una sensación de asombro parecida a la que pueden tener nuestros padres o nuestros abuelos cuando les hablamos de Twitter o de Facebook», recuerdan.

«Queremos esa idea»
Entrala y García-Hoz volvieron a Madrid confusos sobre el futuro. «Habíamos tenido mucho tiempo para contar cómo veíamos internet, solo teníamos esa certeza». Pasó el invierno, y empezó una nueva primavera. En mayo sonó otra vez el teléfono. Era el arzobispo Claudio Maria Celli, presidente del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, y le preguntó: «¿Se acuerda de aquella propuesta del seminario? Queremos hacerla».

De mayo de 2010 a enero de 2011, diez personas del equipo de «101» trabajaron en el diseño, programación y seguridad de news.va. Gustavo volvió a viajar a Roma una vez al mes, y cada semana mantuvo videoconferencias con el Vaticano vía Skype. «Hemos trabajado con una libertad enorme», señala Entrala.

El pasado marzo, el Vaticano asistió a otra ceremonia que cuesta imaginar. Ciento cincuenta bloggers de todo el mundo visitaron la Santa Sede para conocer el proyecto. «Sus gestos de aprobación fueron muy importantes». El pasado día 28, al cabo, se lanzó news.va, en inglés, con 250.000 visitas el primer día. Y Benedicto XVI tecleó su primer tweet.

News.va crecerá con versiones en otros cinco idiomas (en primer lugar, en español, coincidiendo con la Jornada Mundial de la Juventud), y tendrá un «comunity manager» que trabajará en Roma. Entrala quiere también que el Papa tenga su cuenta en Twitter, y que escriba cuatro o cinco veces al año. «Puede parecer poco, pero tiene un enorme poder simbólico. Seguro que después de la foto del otro día hay muchos obispos y curas que se están haciendo una cuenta en Twitter».

J. F. Alonso.
Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>