Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Los jóvenes israelíes también se indignan


Los israelíes se «indignan» y acampan en varias ciudades por una vivienda digna.Centenares de ciudadanos indignados por la imposibilidad de encontrar una vivienda digna acampan en Tel Aviv y otras ciudades israelíes, en una protesta que evoca al movimiento 15-M de Madrid y que parece fraguar un desafío social al sistema.Lo que comenzó como una acción solidaria con una estudiante desalojada de su apartamento para que el edificio fuera sometido a obras de rehabilitación, se ha convertido en una larga hilera de tiendas de campaña en el céntrico Bulevar Rothschild de Tel Aviv.Como ya ocurriera en Madrid, en esta ciudad costera los manifestantes han comenzado a organizarse, celebran asambleas y ponen en común ideas que van más allá de la problemática de la vivienda, aunque los organizadores insisten en que ese es el punto de partida.

«El tema de la vivienda es sólo una parte, los políticos se han distanciado del pueblo y queremos que el pueblo recupere el poder», explica junto a la principal lona asamblearia Amit Adler, escritor y guionista, y uno de los promotores de la iniciativa.

Iniciada el pasado jueves, la protesta ya se ha extendido a ciudades como Haifa y Kiriat Shmoná (norte), Beersheba (sur), Jerusalén o a la región de Sharón, al norte de Tel Aviv.Compra de viviendasLas concentraciones están integradas por jóvenes universitarios y sobre todo por individuos de clase media que se consideran «nuevos pobres», muchos de ellos profesionales cualificados, con trabajo y salarios decentes, pero que no pueden adquirir una vivienda en urbes como Tel Aviv o Jerusalén, donde los precios se han disparado en los últimos tres años.La razones son variadas, pero una de las principales es que extranjeros de origen judío y no residentes en el país adquieren viviendas en Israel que sólo visitan una vez al año, bien como una inversión emocional en Tierra Santa o como garantía.Estos propietarios, no sólo tienen un poder adquisitivo muy superior al israelí promedio, sino que cuentan con exenciones fiscales y no tienen obligaciones cívicas como las que deben cumplir los propietarios locales.Pese a los compromisos del Gobierno de relanzar la construcción de viviendas para jóvenes parejas, la realidad en la cuestión inmobiliaria sigue estando marcada por la voracidad de un mercado en el que se construyen pisos de lujo que el ciudadano de a pie no puede afrontar.Otra causa es la compra de viviendas por parte de acaudalados empresarios israelíes como inversión para sus hijos en el futuro y que permanecen vacíos.Además, el parqué inmobiliario para el alquiler está formado por pisos viejos, mal conservados a lo que se suman contratos cortoplacistas sometidos a pronunciadas subidas anuales. Es el caso de Stav Shapir, una de las pioneras de la campaña en Tel Aviv y que en el último año tuvo que mudarse de apartamento en dos ocasiones.«Cuando vi el caso de Dafni, la chica que originó la campaña, no lo dudé un minuto y al día siguiente ya estaba formando parte del nuevo movimiento», refiere.El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reconoció esta semana la dificultad de los jóvenes para encontrar piso. Pero sus palabras no convencen a David Alexander, informático, con empleo y miembro de la plataforma de Tel Aviv: «La gente está harta de los gobiernos que nos prometen cosas y no hacen nada. Queremos lograr un cambio absoluto y no solamente en asuntos como vivienda y alquileres».Fuente: EFE-ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>