Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

¿Dónde está el trabajo?


El empleo se tiñe de verde.
La conciencia social y empresarial por el cuidado del medio ambiente, la inversión pública y las exigencias legislativas impulsan un sector con múltiples salidas. La eficiencia energética, la movilidad sostenible y la rehabilitación de viviendas son los grandes nichos de trabajo.
Las actividades relacionadas con el medio ambiente se han convertido en fuente de empleo y, ahora más que nunca, en el salvavidas de un mercado laboral que soporta casi cinco millones de desempleados.

El sector verde representa un 2,2% del empleo total de la economía española, con más de 400.000 personas trabajando en esta área, de acuerdo con los datos del estudio Proyecto Green Jobs (un informe que analiza los posibles escenarios futuros y el comportamiento de la economía verde en las próximas décadas), elaborado por la Escuela de Organización Industrial (EOI). En concreto, las empresas e instituciones que configuran el núcleo de la economía verde emplean directamente a cerca de 320.000 profesionales.

A pesar de que las posibilidades de trabajo en este campo siempre han sido prometedoras, el desastre en la central de Fukushima (Japón) el pasado mes de marzo, ha reforzado la apuesta por las energías renovables en detrimento de la atómica. De hecho, esta semana Alemania adelantó el apagón nuclear al año 2022 –estaba previsto para 2036–, lo que dará un mayor peso a las energías verdes.

Miguel Sánchez, director de formación de la EOI, ofrece varias razones para asegurar que las perspectivas laborales del sector relacionado con el medio ambiente son buenas: “El motor de la economía verde es muy amplio y existe una amplia normativa ambiental que ha contribuido al incremento de bienes y servicios, y a la consecuente creación de empleo. Además, hay una mayor concienciación por parte de las empresas y de la población, y el sector público ha realizado una alta inversión”.

Para Rafael Miranda, profesor de Ciencias de la Universidad de Navarra, “la apuesta por parte de las administraciones por las energías renovables es cada vez más rotunda. Asimismo, la sensibilización social y política, y la exigente legislación europea en este tema hace que se necesiten cada vez más profesionales”.

Crecimiento dispar
El sector medioambiental está compuesto por distintas áreas que no han evolucionado de la misma manera ni presentan las mismas previsiones de crecimiento. José Luis Blasco, socio responsable de cambio climático y sostenibilidad de KPMG en España, identifica seis campos: el forestal y cuidado del medio natural; la gestión de residuos; el tratamiento de vertidos; las energías renovables; los bienes de equipo para tratamiento y medición, y los servicios de asesoramiento. “Las actividades dependientes de la contratación y promoción pública, como el cuidado del medio natural, van a tener tiempos difíciles. En cambio, los ámbitos que estén orientados a la tecnología ecoeficiente –bienes de equipo y energías verdes–, seguirán creciendo”, afirma Blasco, quien añade que “tendrán más capacidad de empleabilidad y serán más competitivos los sectores que sean capaces de evolucionar e innovar hacia productos y servicios más eficientes”.

En esta línea, Manuel Garí, director de medio ambiente del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (Istas), comenta que “las áreas con más desarrollo en España y en el mundo son las energías renovables, en concreto la eólica y la solar fotovoltaica; la gestión ambiental, y la ganadería y la agricultura sostenible”. De acuerdo con los estudios elaborados por Istas, en diciembre de 2010 las energías renovables daban trabajo directo a más de 70.000 personas, y de forma indirecta a 45.500. Las previsiones de este organismo para 2020 auguran que se habrán creado 346.000 puestos, entre directos e indirectos.

Un futuro sostenible
En el medio plazo, existen varias actividades que destacan por sus perspectivas laborales optimistas. El campo de la eficiencia energética, según los expertos, se puede convertir en un importante yacimiento de empleo en España. Blasco explica que “en este ámbito se puede encontrar desde empresas de servicios energéticos o de equipamientos, hasta la posibilidad de fabricar nuevos contadores de energía inteligentes o de nuevos materiales con propiedades de aislamiento, que incluyen su instalación”.

La rehabilitación de inmuebles sería el otro nicho de empleo. Los cálculos que maneja Garí indican que en 2040 se podrán crear hasta 110.000 puestos de trabajo. La puesta a punto de edificios, además, no sólo implica un reto tecnológico, sino también para el ámbito de la construcción, uno de los más perjudicados por la crisis. Por último, la movilidad sostenible (la apuesta por el coche eléctrico, la bicicleta, el tren…) constituirá otra de las bazas laborales. El director de medio ambiente de Istas señala que actualmente este sector da trabajo a 200.000 personas, y cifra en 448.000 los puestos que puede llegar a crear en 2020.

Por su parte, el director de formación de la EOI indica que “en unos cuatro años se incrementará la demanda de empleo en la I+D+i relacionado con el almacenamiento de energías renovables, en la nanotecnología o en el uso sostenible y eficiente del agua”. En cuanto a la energía eólica, este campo supone el 44,6% del empleo generado en España por las renovables. Pero Alberto Ceña, director técnico de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), comenta, respecto al futuro del empleo, que “todo dependerá de la nueva regulación que aún debe dictar el Gobierno, en la que deberá demostrar si realmente apoya a la eólica en los próximos años”.

En este sentido, a pesar de las cifras, hay que mantener los pies en el suelo. Garí apunta que “el sector de las renovables es un nicho en el que hay oportunidades. Todo está en potencia, pero dependerá de los pasos que se den para que se haga realidad, porque todavía no hay nada claro sobre cómo va a ser el nuevo modelo económico”. De forma similar, el socio responsable de cambio climático y sostenibilidad de KPMG opina que “la economía verde es un verdadero motor de empleo, pero está muy ligado a los incentivos”. Una situación que, según este experto, “no es buena para mantener un sector en crecimiento saludable durante mucho tiempo, y menos, en época de crisis”.

Ingenieros al poder
El auge de las distintas actividades vinculadas con el medio ambiente corre paralelo al aumento de la demanda de profesionales. Y en esta área los ingenieros están de enhorabuena. Los especializados en Industriales, Telecomunicaciones, Caminos, los agrónomos y los de Montes son los más solicitados por las empresas que operan en este nicho. Ceña aclara que “en el ámbito de la energía eólica la especialización se obtiene a través de posgrados en energías renovables”.

No obstante, los titulados en Formación Profesional también tienen cabida. “Un cristalero, por ejemplo, debe de conocer qué materiales son necesarios para que una vivienda sea sostenible”, aclara Garí. En cuanto a la eólica, el director técnico de la AEE precisa que son tres familias técnicas las que ofrecen formación específica: instalación y mantenimiento; electricidad y electrónica; y agua y energía.

¿Dónde están los puestos de trabajo?
El informe ‘Creating Green Jobs’ sobre la creación de empleo verde, promovido por la compañía eólica Vestas Wind Systems, se presentó en uno de los grupos de trabajo de la cumbre del G20 de noviembre. En el estudio participaron los presidentes y consejeros delegados de empresas como Cisco Systems; EDF o GDF Suez. El estudio ofrece un ‘mapa del empleo verde’ y cuantifica estas nuevas oportunidades laborales.

En Estados Unidos las inversiones en construcciones ecoeficientes en términos de energía podrían crear 330.000 nuevos empleos en un año. Si se añade el proyecto de aislar edificios a lo largo de todo el país, esto generaría 830.000 trabajos en 2014. El Departamento de Energía de Estados Unidos predice que los nuevos estándares de electrodomésticos como lavadoras, calderas o iluminación de fluorescentes proporcionaría otros 120.000 empleos hasta 2020.

La Comisión Europea cree que en el Viejo Continente se puede crear un millón de nuevos trabajos para 2020 y más de 2,6 millones hasta 2030, gracias al impacto en el empleo que tienen las inversiones en eficiencia energética para la construcción. En Alemania, el potencial para la creación de empleos verdes indirectos para 2020 puede cifrarse en 1,1 millones, frente a los 260.000 puestos actuales.

Respecto al potencial de creación de empleo en energía, el estudio asegura que en Alemania y España las políticas de largo plazo que promocionan las energías renovables dan como resultado 100.000 nuevos trabajos en Alemania, mientras que en España se habla de 36.000. Por otra parte, los planes de Francia en este sentido dan como resultado 100.000 empleos en ‘sectores estratégicos de la economía verde’ para 2020. Además, las experiencias de Francia en el campo de la energía nuclear han demostrado un gran potencial: según el estudio ‘Rapport sur l’avenir de la filiare française du nucleare civil’, el número de nuevos trabajos directos e indirectos que proporciona la generación nuclear de electricidad se cifra en 200.000.

En Australia algunos estudios han identificado 175.000 nuevas oportunidades para trabajar en función de nuevos proyectos ya en marcha en este sentido. En la India, reemplazar los hornos de biomasa en 9 millones de hogares implica la creación de 150.000 empleos.
En energía eólica, el objetivo de China es instalar 150 gigavatios para 2020 y su producción solar fotovoltaica representa el 50% de la generación mundial. El sector de las renovables chino estima haber creado ya 900.000 puestos de trabajo.

El Banco Mundial calcula que en 2002 Brasil recicló tres millones de toneladas de papel, lo que proporcionó 28.347 empleos en este sector concreto. Un estudio realizado en las ciudades estadounidenses de Baltimore, Washington D.C. y Richmond indica que por cada 100.000 toneladas de material recogido y seleccionado se generan 79 empleos, a lo que hay que añadir 162 por el procesado. El reciclado de un millón de toneladas en el estado de Vermont genera de 550 a 2.000 nuevos puestos de trabajo.

Beatriz Elías
Fuente: expansion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>