Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

El director de"Inside job"habla sobre los responsables de la crisis y el 15 M español


“Ojalá haya más movimientos como el de España”.Charles Ferguson nos ayudó a comprender mejor la crisis financiera. Señaló con el dedo a sus responsables. Agitó. Se llevó un Oscar. Pero no vayamos a creer que Ferguson es un perroflauta. Es un millonario. Centrista. Liberal. Por mucho que salude movilizaciones como la del 15-M, el director de Inside job no es ningún revolucionario anticapitalista o antisistema. Eso sí, es un hombre que detesta a aquellos que se enriquecen de forma ilícita.Inside job sigue haciendo ruido. El boca a boca sigue arrastrando semana a semana a espectadores a los cines. El documental, didáctico, esclarecedor, incisivo, convierte al clásico tiburón de Wall Street en pececillo de poca monta: Ferguson retrata al grupo de hombres que arruinaron a sabiendas las empresas que dirigían para poder engrosar su cuenta corriente particular; a los que vendieron humo sabiendo que vendían humo; a los que abogaron por una desregulación de los mercados que permitió que las burbujas siguieran flotando en el aire; a los que, con su particular ludopatía y desbocada avaricia, jugaron al Monopoly y arrastraron al mundo a una crisis que millones de personas humildes sufren hoy, cada día. Los ladrones de guante blanco no pagan sus penas con cárcel. Ya lo recordó Ferguson al subir a recoger su Oscar al mejor documental, el 27 de febrero de 2011, en el Kodak Theatre de Los Ángeles: “Disculpen, debo empezar señalando que tres años después de nuestra horrible crisis financiera, causada por un fraude masivo, ni un solo ejecutivo financiero ha ido a la cárcel, y eso está mal”.Inside job se estrenó en España en cinco salas. A las tres semanas ya estaba en 18. La recaudación se situaba el jueves, según Sony Pictures, en 419.021 euros. Más de 60.000 espectadores han visto esta película ajena al gran circuito comercial.Ferguson, nacido hace 59 años en San Francisco, descuelga el teléfono en un agradable y confortable café de Nueva York. Le encanta trabajar en cafés. “Sí, sé que la película está yendo bien en España”. Pronuncia palabras de hombre educado. Atiende solícito, y un tanto frío.-¿Se considera usted un outsider?-Bueno, estoy en el medio. Obviamente, soy un outsider para el mundo financiero. Pero ¡qué tipo de outsider puedes ser cuando acabas de ganar un Oscar!Ferguson se ríe.Su recorrido vital no es usual. De Silicon Valley a Hollywood, dos mundos que se tocan, pero lejanos.Charles H. Ferguson es un matemático que se doctoró en Ciencias Políticas, se convirtió en empresario tecnológico y ha acabado destapando su vena de documentalista incisivo. Estudió matemáticas en la Universidad de Berkeley (California). Se doctoró en Ciencias Políticas en el prestigioso MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Y se lanzó a una carrera de consultor para distintas empresas tecnológicas, entre otras, Apple, Motorola y Texas Instruments. “Fue una etapa extremadamente interesante”, cuenta. “Lo pasé muy bien la mayor parte del tiempo. Le dediqué gran parte de mi vida: me pagaban bien por pensar en cuestiones muy interesantes. Me gustó el sector de la tecnología: me encontré con gente muy lista, extremadamente individualista, muchas veces algo excéntrica… Acabé decidiendo que no quería dedicar toda mi vida a eso, pero no lamento haber pasado por ello, disfruté. Encontré muchos outsiders ambiciosos. Es habitual ver cómo la ambición en muchos casos se orienta hacia el negocio privado. Pero hay otros emprendedores que hacen cosas por el bien común”.Ese es uno de los motivos que le ha llevado a interesarse por la vida de Julian Assange. “WikiLeaks es una start up [empresa nueva] , Assange es un emprendedor tecnológico, y su proyecto es sin ánimo de lucro. Es un mundo que me resulta familiar y que me apeteció explorar”. Tras ganar su Oscar al mejor documental con Inside job, Ferguson prepara ahora para la cadena de televisión norteamericana HBO el largometraje (de ficción; no se trata de un documental) sobre la figura de Assange: “Todavía no he podido hablar con él, esto está empezando”. El cineasta norteamericano dice que el líder de WikiLeaks le recuerda a otros grandes emprendedores en el mundo de la tecnología: “Gente como Steve Jobs y Bill Gates tienen en común con Assange que todos abandonaron los estudios pronto. Es algo muy común entre hackers y emprendedores tecnológicos. Empiezan sus estudios, sienten que no encajan, estudiar les parece aburrido, lento. Lo dejan”.En 1994, tras trabajar como consultor de empresas punteras, así como para el Departamento de Defensa norteamericano y la Casa Blanca, Ferguson decidió fundar su propia empresa, Vermeer Technologies. La aventura no pudo ser más exitosa: punto en marcha Front Page, una herramienta para desarrollar sitios web, y dos años después de arrancar, en 1996, se la vendió a Microsoft por más de 133 millones de dólares (unos 93 millones de euros). Bingo.A partir de ese momento, se dedicó a la investigación académica y a escribir libros.Andaba Ferguson desnortado, allá por el año 2004, cuando una noche, según relató The New York Times, cenó con un reportero de la revista New Yorker que le contó lo que realmente estaba pasando en Afganistán. Describió un panorama de lo que ocurría muy distinto al que la Administración de Bush vendía a la opinión pública. En vez de narrar la historia a través de los soldados, apostó por entrevistar a los altos cargos cercanos a los que organizaron la invasión. Una fórmula que, en cierto modo, repetiría con Inside job: preguntar a la élite para desenmascararla. El secretario de Defensa Donald Rumsfeld y su adjunto Paul D. Wolfowitz salieron trasquilados de No end no sight, documental que pagó de su bolsillo (dos millones de dólares) y con el que se llevó el premio especial del jurado del Festival de Sundance.Lo siguiente fue enfocar la mirilla hacia el sector financiero. Y apuntar de nuevo hacia arriba, intentar llegar hasta la élite. Ferguson somete a los entrevistados a auténticos interrogatorios, pone al villano contra las cuerdas; solo que, en su caso, el villano no es de ficción, sino de carne y hueso, va trajeado, lleva corbata y puede ser un estafador. Más de uno queda en evidencia ante las cámaras.-Ha debido de hacer grandes amigos en el sector financiero…-Bueno, curiosa y sorprendentemente, hay dos partes en el mundo financiero, y a una de ellas la película le ha gustado. Por ejemplo, a Jamie Dimon, de JP Morgan; o a William C. Dudley, que fue economista jefe en la Reserva Federal.- ¿Ha oído usted hablar de las movilizaciones que se han producido en España? La plataforma que las convocó, Democracia Real Ya, lo hizo con el siguiente lema: “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”.-Sí he oído hablar de ello. Es complicado responder, no conozco bien la actual situación en España. Lo que está claro es que Europa occidental, y en particular los países del sur, están teniendo grandes problemas, políticos y económicos. En cierto modo, han sido explotados por el sector financiero y por su liderazgo político.-¿Cree que crecerán este tipo de movimientos civiles pidiendo grandes reformas?-Sin duda, ojalá haya más movimientos como el de España. El 21% de paro que hay en su país seguro que influye en que la gente reaccione; y diciendo esto no quiero restar valor al movimiento. En Estados Unidos ha habido muy poca reacción ante lo que, según nuestros estándares, es un problema económico muy serio: el paro oficial ronda el 10%, pero la cifra no oficial está en torno al 15%, es muy alta; más el problema de las hipotecas. Y siendo así, ¿cuántas protestas
se escuchan en Estados Unidos?: muy pocas. ¿Y cuánto cambio político ha habido?: muy poco. Me sorprende y me decepciona. No sé qué pasará con las protestas en España y otros países europeos, pero espero que salga algo bueno de todo ello.-De su película se deduce que el Gobierno de Estados Unidos está controlado por Wall Street y que seguimos en manos de los que provocaron la crisis. En estas condiciones, ¿qué podemos esperar?-Desafortunadamente, somos muchos los que estamos inquietos, incluida mucha gente del sector financiero, que no lo dice públicamente -bueno, algunos sí lo hacen-. Algunas personas muy bien situadas y muy ricas del sector financiero me han dicho que en 10 años podría volver a ocurrir lo mismo. Probablemente no pasará mañana, porque el recuerdo de lo ocurrido aún está fresco. Pero puede volver a ocurrir.-¿Y qué deberíamos hacer?-Pues deberíamos enfadarnos con nuestros líderes y empezar a pedir cambios, salir a la calle. Me gustaría ver eso en Estados Unidos.Ferguson dice que su película no ha conseguido todo lo que él desearía, pero que sí ha tenido algunas consecuencias directas. El Gobierno ha anunciado que va a investigar a los responsables de la crisis, dice. Las facultades norteamericanas de ciencias económicas, a las que acusa en el documental de connivencia con el sector financiero, están intentando resolver sus conflictos de intereses.Del caso del expresidente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, uno de los hombres que mejor parados salen de su documental, dice que le extrañaría que todo obedezca a una trampa política. Sobre la eliminación de Bin Laden prefiere no opinar.El hombre que ha sacudido mentes con su película considera que su país ha entrado en una peligrosa deriva en los últimos 30 años hacia una creciente desigualdad, hacia el florecimiento de fortunas desproporcionadas conseguidas por medios desprovistos de toda ética. Dicho lo cual, se considera, básicamente, un centrista. “Yo creo que los mercados y los negocios pueden desempeñar un papel productivo y constructivo en el mundo; yo vi eso en el mundo de la tecnología”.El emprendedor que viajó de Silicon Valley al Sundance y de ahí a Hollywood termina la conversación con un alegato parecido al que compartió con aquellos que le vieron recoger el Oscar. “Creo que los que hacen cantidades ingentes de dinero con actividades fraudulentas que desembocan en una gigantesca crisis financiera y en una recesión deberían ser castigados por ello”. -Joseba ElolaPublicado en: El PaísArtículos relacionados:Película Inside JobDebtocracia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>