Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El País celebra 35 años de periodismo valiente


Periodismo contra el abuso del poder.
Pero no ha sido un aniversario más. También se han conmemorado los valores de la Transición, el acontecimiento político clave en la reciente historia de España. Ha sido durante la gran fiesta del periodismo en español, la que cada año reúne a los mejores profesionales de ambos lados del Atlántico.

La ceremonia de entrega de los Premios Ortega y Gasset que convoca EL PAÍS se ha convertido en una ocasión única para reivindicar el sello del periodismo independiente, valiente y comprometido y también la solidaridad que se vivió en España en aquellos años tan complicados. El ejemplo claro ha sido la presencia en el acto, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, a los que han acompañado ministros y dirigentes populares. Tampoco ha faltado uno de los grandes protagonistas de la Transición, Santiago Carrillo. El presidente de EL PAÍS y primer director del periódico, Juan Luis Cebrián, ha ido recibiendo a los invitados al acto, acompañado por el presidente del Grupo Prisa, Ignacio Polanco.

Rodeados de portadas históricas de EL PAÍS, el ambiente ha sido claramente de celebración. Los políticos se han ido mezclando con los editores, los empresarios saludaban a escritores y cantantes, todos festejando la libertad de prensa y la democracia. El acto ha sido presentado por el periodista Iñaki Gabilondo, al que han seguido unas palabras del actual director de EL PAÍS, Javier Moreno, quien ha resaltado la valentía del oficio de periodista y ha advertido de los riesgos que todavía acechan a la democracia en nuestro país. “La calidad de la democracia resulta un indicador de extrema importancia, cuyo deterioro en España de un tiempo a acá resulta innegable”, ha asegurado Moreno, para quien los periódicos deben sustentar “el libre debate de las ideas en libertad y proporcionar la información veraz y precisa que los ciudadanos necesitan para este ejercicio”.

Buen ejemplo de todo son los premiados en esta XXVIII edición de los galardones, instituidos en memoria del gran pensador: tres periodistas latinoamericanos y uno español que con sus trabajos han demostrado que el oficio de contar las cosas es un compromiso solidario, aunque a veces se haga en condiciones difíciles y a menudo peligrosas por los atropellos del poder. Este año se ha reconocido la valentía de los artículos del nicaragüense Octavio Enríquez por su investigación sobre el enriquecimiento encubierto del exministro Tomás Borge publicado en el periódico La Prensa; el relato escalofriante en el diario digital El Faro de un país desgarrado por la violencia del salvadoreño Carlos Martínez d’Abuisson, así como la imagen de la desolación de Puerto Príncipe tras el terremoto que arrasó Haití en 2010 tomada por el fotógrafo de EL PAÍS Cristóbal Manuel. También se ha distinguido la trayectoria profesional del pensador e intelectual de origen venezolano Moisés Naím, caracterizada por su independencia, solidez y capacidad de análisis.

Juan Luis Cebrián ha querido hacer un repaso sentimental e histórico de los 35 años de EL PAÍS, y recordar especialmente a José Ortega Spottorno y Jesús de Polanco. No ha olvidado el primer director de este diario el esfuerzo colectivo de periodistas, trabajadores, lectores y accionistas. “EL PAÍS contribuyó poderosamente como ningún otro diario al proceso de transición a la democracia. Sus logros y fracasos constituyen nuestras propias raíces”, ha asegurado Cebrián, que ha resaltado que el periódico hoy en día no es solo de España, sino que se ha convertido en un icono reconocido en todo el mundo. Ha aprovechado el acto para renovar el compromiso del periódico con “la misión crítica y solidaria” que durante tres décadas y media los periodistas que lo integran han tratado de perseguir.

Cebrián ha alertado sobre la pérdida del espíritu solidario que los españoles de “toda ideología y condición social” demostraron en los años de la Transición para conseguir un país más justo y libre. “Quizá sea tiempo de mirarnos serenamente unos a otros, cara a cara, y posar luego la vista sobre el conjunto de los españoles para admitir la erosión y el desencanto que producen en ellos un panorama político artificial y culpablemente crispado y un panorama mediático pasto de la vulgaridad, la incultura y la ignorancia”. Cebrián ha vuelto a abanderar el papel de la prensa. “Contra todo abuso de poder. Contra toda ignorancia”, ha finalizado.

El acto ha tenido un cierre de lujo. El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha evocado la prensa como uno de los pilares centrales de la cultura democrática: “Nada refleja mejor la pérdida de libertad de un país que una prensa monocorde que repite como una correa de transmisión las consignas del poder”.

R. García/R. G. Gómez.
fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>