Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

La televisión tiende a domesticar al niño como consumista


Los niños, entre los libros y la televisión.
Opinión de Frei Betto.
Fue el sicoanalista José Ángelo Gaiarsa, uno de los profesores de mi hermano Leo, terapeuta también, quien me hizo descubrir las obras de Glenn y Janet Doman, del Instituto de Desarrollo Humano de Filadelfia. La pareja es especialista en el mejoramiento del cerebro humano.

Los animales hombre y mujer nacen con cerebros incompletos. Gracias al amamantamiento, en tres meses las proteínas finalizan este órgano que controla nuestros mínimos movimientos y logran que nuestro organismo produzca sustancias químicas que aseguran nuestro bienestar. Él es la base de nuestra mente y de él emana nuestra conciencia. Todo nuestro conocimiento, consciente e inconsciente, queda archivado en el cerebro.

Al nacer, nuestra red cerebral está formada por cerca de 100 mil millones de neuronas. A los seis años la mitad de esos neuronas desaparecen como hojas que, en el otoño, se desprenden de las ramas. Por eso, la fase entre 0 y 6 años es llamada “edad del talento”. No es exagerada dicha expresión; basta constatar que el 90% de todo cuanto sabemos de importancia para nuestra condición humana fue aprendido hasta los 6 años: andar, hablar, discernir relaciones de parentesco, distancia y proporción, intuir situaciones de confort o de peligro, distinguir sabores, etc.

Nadie necesita insistir para que su bebé se convierta en un nuevo Mozart, que a los 5 años ya componía. Pero hay que tener en cuenta que la inteligencia de una persona puede ser ampliada desde la vida intrauterina. Los alimentos que la madre ingiere o rechaza durante la gestación tienden a in fluir posteriormente en la preferencia nutricional del hijo. Pero lo más importante es suscitar redes cerebrales. Y un excelente recurso se llama lectura.

Leerle al bebé acelera su desarrollo cognitivo, aunque se tenga la sensación de estar perdiendo el tiempo. Pero es importante hacerlo interactuando con el niño: dejar que manipule el libro, que remarque y coloree los grabados, que complete la historia y responda a las preguntas. Un niño familiarizado desde muy pronto con libros tendrá, sin duda, un lenguaje más variado, mayor facilidad de alfabetización y mejor desempeño escolar.

La ventaja de la lectura sobre la televisión es que ante el monitor el niño permanece enteramente receptivo, sin condiciones para interactuar con la película o el dibujo animado. En cierto sentido la televisión ‘roba’ la capacidad onírica del niño, como si soñase por él.

La lectura suscita la participación del niño, obedece a su ritmo y, sobre todo, fortalece los vínculos afectivos entre el lector adulto y el niño oyente. ¿Quién de nosotros no conserva un afectuoso recuerdo de los abuelos, papás y niñeras que nos contaban historias fantásticas?

En tanto que la familia y la escuela quieren hacer del niño un ciudadano, la televisión tiende a domesticarlo como consumista. El Instituto Alana, de São Paulo, del que soy asesor, constató que en un período de 10 horas, de las 8 a las 18 del 1 de octubre del 2010, fueron exhibidos 1077 comerciales dirigidos al público infantil, o sea una media de ¡60 por hora o 1 por minuto!

Fueron publicitados 390 productos, de los cuales 295 eran juguetes, 30 vestuario, 25 de alimentos y 40 de diversas mercancías. Promedio de precio: ¡US$ 80! Resulta que el niño es considerado por el mercado como consumidor prioritario, sea por no tener discernimiento sobre el valor y la calidad de los productos, sea por su capacidad de convencer afectivamente al adulto para que le adquiera el objeto deseado.

Hay en el Congreso más de 200 proyectos de ley proponiendo restricciones e, incluso, prohibiciones de propaganda dirigida al público infantil. Pero ninguno avanza, pues el lobby del Lobo malo insiste en que no ahorre Caperucita roja. Y cuando se habla de restricciones al uso de niños en anuncios (observe cómo se multiplican), inmediatamente los afectados en sus ganancias gritan a coro: ¡censura!

Estoy de acuerdo con Gabriel Priolli: sólo hay un camino razonable y democrático a seguir en este tema: el de la regulación legal, aprobada por el órgano Legislativo, fiscalizado por el Ejecutivo y moderado por el Judicial. Y esto no tiene nada que ver con la censura; se trata de proteger la salud síquica de nuestros niños y niñas.

Lo más importante, sin embargo, es que los padres y responsables inicien la regulación dentro de la misma casa. ¿Qué se adelanta con reducir la publicidad si los niños quedan expuestos a programas de adultos nocivos para su formación?

Una erotización precoz, ambición consumista, obesidad excesiva y más tiempo ante el televisor y el ordenador que en la escuela, en los estudios y en juegos con sus amigos, son síntomas de que su querido hijo o hija puede llegar a ser mañana un amargo problema.

Frei Betto.
Escritor y asesor de movimentos sociales.
Fuente: Adital

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>