Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Los proyectos tecnológicos que imaginan el futuro


130 proyectos que cambiarán nuestra vida cotidiana.
Celebrar el pasado mirando al futuro. Turín celebra los 150 años de la unificación de Italia con una exposición que ilustra con instalaciones, mesas táctiles, proyecciones 3D y hologramas interactivos los 130 proyectos que cambiarán la vida cotidiana en 10 años. Estación Futuro no es ciencia ficción: la casa lunar de Norman Foster; la bicicleta eléctrica controlable por móvil o bluetooth, los huesos de madera antirrechazo, la fábrica sostenible y robotizada de Renzo Piano para Pirelli y la camiseta que transmite sensaciones, son algunas de las ideas, ya prototipos, que serán de uso diario.

Abierta hasta noviembre en la Officine Grandi Riparazioni, la muestra se estructura en contenedores cúbicos que evocan un paisaje urbano, dividido en 12 áreas. En el centro, la Plaza de las Ideas, ágora del tercer milenio, con múltiples monitores que transmiten información en directo. Y son los científicos italianos quienes, a través de sus hologramas, interactúan con el público, explican su ámbito de estudio y cómo imaginan el futuro.

“Es una representación de lo que seremos a través de los mejores proyectos italianos. Hemos elegido 2020 para involucrar a todos, porque marca el límite de los objetivos económicos impuestos por la UE”, explica Ricardo Luna, comisario y director de la edición italiana de la revista Wired.

Las energías renovables protagonizan muchos proyectos, como el coche de levitación magnética, el avión solar, los motores de bacterias, las aspas eólicas domésticas de Philippe Starck, las ventanas que atrapan la energía solar y las vidrieras basculantes, que cambian transparencia, reflejo y color según el tiempo.

Investigadores del Politécnico de Turín consideran que nano-biosensores mecánicos y no químicos velarán por la seguridad alimentaria, porque interceptan las sustancias dañinas y pueden ser usados tanto en la investigación zoo-profiláctica como en casa por los alérgicos. En la Escuela Sant’Anna (Pisa) desarrollan cápsulas guiadas por wifi, con bisturís y pinzas imantados en miniatura, que se reensamblan en el cuerpo para operar o taponar hemorragias. Son los robots más espectaculares, junto al barrendero Dust; el buzo Hydronet; el robot de Thales Alenia que viajará a Marte e iCub, el robot-niño de código abierto, que reconoce objetos y se adapta a las situaciones.

A través de la realidad aumentada se despliegan los proyectos aún no materializados como el convertiplano de Augusta Westland, avión que despega en vertical y durante el vuelo se transforma en helicóptero; el tren que alcanza los 400 km/h de Ansaldo Breda y el deltaplano no tripulado Nimbus.

El público, además, experimenta la innovación en directo en laboratorios sobre telemedicina, reciclaje, impresión 3D, plástico biodegradable, materiales y cultivos hidropónicos. Finalmente, entre las instalaciones creadas para la muestra, destaca un mapa de sensaciones basado en el análisis semántico de los 18 millones de italianos que entregan sus historias a Facebook.

“Los proyectos apuntan a un futuro dinámico y optimista”, concluye Luna, “donde la innovación supera la inercia de la ortodoxia”.

R. Bosco-S. Caldana
Publicado en: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>