Sábado 24 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Deudocracia: la historia y responsabilidades de la crisis griega


“Debtocracy”, un juicio a la crisis.En Internet se ha difundido un documental que proyecta la historia de la deuda griega y señala las responsabilidades de la clase política. Se trata de una película comprometida que ha suscitado un gran debate.Todo el mundo habla en Internet de “Debtocracy” (Deudocracia), un documental de los periodistas Katerina Kitidi y Ari Hatzistefanou sobre la crisis griega. Rodado con su dinero personal y las donaciones de algunos amigos, se ha difundido gratuitamente en el sitio web debtocracy.gr. En menos de diez días, lo han visto cerca de 600.000 visitantes. Cada día, tanto partidarios como adversarios del documental intercambian opiniones en Facebook, Twitter o en los blogs.Los principales actores de este documental (alrededor de 200 personalidades) firman una demanda para que se establezca un comité de auditoría internacional, cuyo fin sería determinar los motivos de la generación de una deuda soberana y condenar a sus responsables. En este caso, Grecia tendría derecho a negarse a reembolsar su “deuda injustificada”, es decir, la deuda constituida por actos de corrupción contra el interés de la sociedad.Los “cómplices” en la quiebra no tienen la palabraDebtocracy es una acción política. Presenta un punto de vista sobre el análisis de los acontecimientos que han llevado a Grecia al borde del abismo. Todas las opiniones van en la misma dirección, sin contrapunto. Es la elección de los autores, que exponen su manera de ver las cosas desde los primeros minutos: “En cerca de 40 años, dos partidos, tres familias políticas y algunos grandes empresarios han llevado a Grecia a la quiebra. Han dejado de pagar a los ciudadanos para salvar a sus acreedores”.Los autores del documental no ceden la palabra a los que consideran “cómplices” de esta quiebra. Los primeros ministros y los ministros de Finanzas de estos últimos diez años en Grecia se presentan como los eslabones de una cadena de cómplices que han empujado al país al vacío. El director general del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que se presenta ante los griegos como el médico del país, se compara al dictador Georgios Papadopoulos [primer ministro bajo la Dictadura de los Coroneles, de 1967 a 1974].Este paralelismo se establece con una notable facilidad desde el inicio del documental, pero el personaje en cuestión (DSK) no tiene derecho a hablar. Ante la pregunta “¿Por qué no se obliga a intervenir a las personas señaladas con el dedo?”, Katerina Kitidi, una de las autoras, responde que “es una pregunta que se debería plantear a muchos medios de comunicación que, últimamente, transmiten de forma permanente un solo punto de vista sobre la situación. Nosotros consideramos que ofrecemos otro enfoque, que hacía falta desde hace tiempo”.El público, garante de la independencia del documentalPara su compañero Aris Hatzistefanou, lo que cuenta es la independencia del documental: “No teníamos elección”, señala. “Para evitar las limitaciones sobre el contenido de la película, que sin duda habrían exigido las productoras, las instituciones o los partidos, nos hemos dirigido al público para cubrir los gastos de la producción. Por lo tanto, el documental pertenece a nuestros “coproductores” que han realizado donaciones en Internet y por este motivo, no hay problemas de derechos. En cualquier caso, nuestra intención es difundirlo al máximo”, explica.El documental expone el problema de Ecuador y de Argentina para respaldar el argumento según el cual, se puede utilizar el informe de un comité de auditoría como herramienta de negociación para eliminar una parte de la deuda y la congelación de los salarios y las pensiones de jubilación.”Intentamos exponer los ejemplos de países como Argentina y Ecuador, que dijeron no al FMI y a los acreedores extranjeros que han hecho que los ciudadanos se arrodillen, aunque sea en parte. Para ello, hemos hablado con personas que han realizado una auditoría en Ecuador y han demostrado que gran parte de la deuda es ilegal”, prosigue Katerina Kitidi. No obstante, Debtocracy evita señalar las principales y evidentes diferencias entre Ecuador y Grecia. En otras, el hecho de que Ecuador posee petróleo.Argyris Papastathis – Lina PsailaFuente: PresseuropMás información: debtocracy.gr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>