Domingo 26 de Octubre del 2014
Google+ Pinterest

Un pequeño pueblo danés sienta las bases para la sociedad del futuro


Samso, la comunidad verde del futuro.
En estos tiempos en los que las energías se han convertido en una de las grandes bases de nuestra sociedad, donde su cotización adquiere valores tan elevados que dan lugar a conflictos bélicos entre naciones, surge un pequeño pueblo situado a 15 kilómetros de la península de Jutlandia que ha logrado sentar las bases para la sociedad del futuro. Se trata de la isla de Samso, perteneciente a Dinamarca en la zona del Kattegat.

La comunidad ‘verde’ tiene unos 4.500 habitantes y una superficie de 114 km ².
La gran aventura de esta pequeña comunidad danesa comenzó en 1997, cuando se presentó a un concurso gubernamental para comprobar si era viable generar energía limpia suficiente como para abastecer a toda la comunidad. El proyecto tenía una duración de diez años y en un periodo menor al establecido ha logrado convertirse en el mayor asentamiento con emisiones contaminates nulas.

Emisiones contaminantes nulas
La isla presentaba toda las cualidades necesarias para ser el lugar ideal donde desarrollar el proyecto. Un territorio poco habitado sin ningún tipo de recursos energéticos convencionales propios.

El milagro se ha llevado a cabo a través de tres formas de abastecimiento: turbinas eólicas, paneles solares y calderas de biomasa.
La energia eólica es la gran protagonista, a traves de sus diez turbinas situadas en un parque eólico offshore produce suficiente energia para cubrir el 100% del gasto eléctrico, mientras que gracias a las calderas de biomasa y a los paneles solares tienen para 75% del calor necesario.

No hay ningún gran complejo central ni gran inversor, está todo repartido, de hecho los isleños forman parte del equipo sostenible de Samso, siendo inversores de gran parte de las turbinas instaladas.

“Carbono neutral”
Samso es además “carbono-neutral” desde el año 2003, cuando se instalaron 10 aerogeneradores en alta mar que generan 2,3 megavatios cada una. Ésta producción les permitió compensar el 140% de las emisiones procedentes del transporte en la isla y además ofertar excedente de electricidad al resto de Dinamarca.

Nadie tiene duda alguna de que el proyecto de esta pequeña localidad nórdica es un ejemplo para el resto de naciones, de hecho ha sido galardonado con importantes premios europeos de medio ambiente y es objeto de más de mil visitas al año de profesionales de todo el mundo. Ahora es hora de tomar ejemplo, e intentar llevar a cabo proyectos similares o incluso más ambiciosos, ya que es algo que nos beneficia a todos.

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

enpositivo.com recommend this online pharmacy:

order kamagra no prescription