Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Le llegó el buen momento a Uruguay


Montevideo: Tango y energía.Durante años, Uruguay —país que sufrió una dictadura durante las décadas de los años 70 y 80 y que fue golpeado por una devastadora crisis financiera en 2002— fue un lugar del que la gente se iba. Pero la demanda internacional de bienes básicos como el arroz, la carne y la soya impulsó una recuperación económica y frenó la emigración. El cuarto puesto en el Mundial de Fútbol de 2010 inyectó euforia a este país. Ahora, hay nueva energía y una explosión de la construcción en Montevideo, hogar de la mitad de la pequeña población uruguaya de 3,5 millones de personas.Bares chics están abriendo y la Ciudad Vieja está atrayendo a la clase media. Hay una abundancia de talento creativo, incluyendo a Jorge Drexler, —cuya tema Al otro lado del río ganó en 2004 el Oscar a mejor canción original—, el chef Gastón Yelicich y Chiara Defféminis y Florencia Lecueder, las diseñadores detrás de la marca de moda K Bardot.Viajeros internacionales están descubriendo el encanto de esta ciudad de estilo europeo, donde se puede comer croissants, pastas y carne; gran parte de la población es de origen español o italiano y la arquitectura lo hace sentir a uno como si se estuviera en París o Madrid. No es sorprendente que muchos estadounidenses, europeos y argentinos retirados estén comprando propiedades de lujo aquí.Cuando uno piensa que está en medio de Europa, aparece el imposiblemente largo Carnaval uruguayo, que se extiende desde fines de enero hasta mediados de marzo y que celebra la cultura afro-uruguaya. Los “tamborileros” (que tocan un tipo de tambor llamado “tamboril”), lucen trajes de mangas anchas, y ejecutan el ritmo folclórico llamado “candombe”, mientras que bellezas escasas de ropa se bambolean en las calles.No importa cuánto esté cambiando: la tradición está muy arraigada en Montevideo. Hay cocina innovadora, pero en las calles empedradas bajo los árboles, innumerables restaurantes todavía sirven carne de vaca alimentada con pasto cocida sobre fuego con leña. Y aunque los DJ del momento dominan la vida nocturna, a sorprendentes horas del día, los cafés están llenos de dignos parroquianos tomando whisky mientras las melodías de viejos tangos se escuchan de fondo.GUÍA PRÁCTICALa estrellaJorge Drexler, Cantante ganador de un Oscar y cinco veces nominado a los Grammy latinos; nacido en Montevideo.Tambores: Cada domingo al mediodía, en la calle Michigan del barrio Malvín, un grupo de tamborileros llamado La Gozadera camina ocho cuadras, tocando candome, música folclórica afro-uruguaya. lagozadera.org.uyBaile: Bar Fun Fun. Es el lugar donde el cantante de tango Carlos Gardel cantó hace mucho tiempo. Abrió en 1895. Vaya una noche de viernes a ver y escuchar un show de tango en vivo. Ciudadela 1229. barfunfun.comMúsica local: La Ronda. Es pequeño, con una preciosa barra circular, y se pueden escuchar discos de vinilo increíbles, con canciones de compositores y cantantes uruguayos. Montevideo es la Seattle de América del Sur, tenemos muchos cantantes y compositores y una sorprendente nueva generación de músicos. Ciudadela, 1182, 02-902-6962.Pizzería: La pizzería La Negra Tomasa. Tiene simplemente la pizza más maravillosa y el “fainá” (hecho con harina de garbanzo) de la “orilla” es buenísimo, es el más fino y más crocante. Pedro Bustamante 1165, 02-622-2218.Regalos del Sur: Manos del Uruguay. Son tiendas preciosas con artesanías hechas a mano. Compro suéteres y bufandas hechas de lana natural a mano. Múltiples locales. www.manos.com.uyEl chefFrancis Mallmann, Chef y propietario del hotel y restaurante El Garzón y autor del libro de cocina ‘Siete fuegos’, visitante frecuente.Sabor Moderno: Isla de Flores 1900. Gastón Yelicich es un chef de cocina precisa. Puede probar el espíritu joven de la ciudad en su famoso caracú (médula) con sal gruesa sobre una tostada. Isla de Flores 1900, 02-410-5188 (abierto de abril a diciembre).Arte nativo: Museo Figari. Parte de la idiosincracia de Uruguay, Pedro Figari fue un pintor post-impresionista que mostró la vida y la felicidad del país a través de sus descripciones de sus danzas y bailes, arquitectura y estilo de vida. El museo abrió sus puertas apenas el año pasado. Juan Carlos Gómez 1427, 02-916-7031.Paseo clásico: Plaza Zabala. Es la más hermosa, pequeña y romántica, con viejos edificios y árboles. Esta cerca de la Ciudad Vieja, que en mis recuerdos está ligada a mi niñez y a la casa de mi abuela. Está a pocas cuadras del Mercado del Puerto, así que se puede ir a dar un paseo luego del almuerzo. En la intersección de Solís, Alzáibar, Washington y Rincón.Restaurantes íntimos: Estrecho. Un pequeño bar-restaurante donde uno come en la barra mirando una cocina simple y grande. Ofrece comida francesa y el menú cambia con bastante frecuencia. Mi plato favorito es la baguette con salmón. Sarandí 460, 02-915-6107.El artistaCarlos Páez Vilaró. Pintor, escultor y creador del hotel y museo Casapueblo en Punta Ballena, nacido en Montevideo.Meca de la carne: Mercado del Puerto. Sin duda alguna, el mejor lugar para comer. Es el corazón de la vida bohemia en Montevideo. En este enorme edificio, hay una competencia en desarrollo entre los restaurantes y puestos de carne asada, lo que los obliga a utilizar los productos de mejor calidad y a tener un servicio cordial y eficiente. Piedras 237, mercadodelpuerto.com.uyCóctel para conocedores: Café Roldós. Hay que pedir el inevitable “medio y medio”, mitad vino blanco espumoso dulce y mitad vino blanco seco. No tiene el mismo sabor si se lo bebe en otro lugar, el sabor del vino cambia en el momento en que se traspasan las puertas de hierro del mercado. Mercado del Puerto, roldos.com.uyCompras en la calle: Feria de Tristán Narvaja. El tradicional mercado al aire libre de los domingos en la mañana. Antiguas porcelanas, baldosas, libros y todo lo que usted esperaría hallar en un mercado de las pulgas encuentra nueva vida en las manos de su próximo dueño. Tiene un “no sé qué” que lo hace tentador ir todas las semanas. En el barrio del Cordón, en la calle Tristán Narvaja entre la avenida 18 de Julio hasta La Paz.La ciudad de los perros: La Pasiva. Esta cadena es mi lugar favorito para comer “panchos” o perros calientes con mostaza. Me encantaría tener la receta de esa mostaza, que no tiene comparación. Ave. 18 de Julio 1350, y otras ubicaciones, 02-908-7429.El escritorEduardo Galeano.Ensayista, periodista y autor de ‘Las venas abiertas de América Latina’ (1971). Residente de Montevideo.Paseo preferido: La rambla. El paseo al lado del Río de la Plata, es una caminata infinita de agua y arena, donde mis piernas deambulan sin cansarse y las palabras pasean en mi mente.Lugar para pasar el día: Café Brasilero. El café más viejo de la ciudad, que ha sobrevivido a varias muertes y que siempre será mi segundo hogar, el lugar donde siempre encuentro tiempo para perder tiempo. Según el sitio web del café, es el “pasado, presente y futuro del corazón de Montevideo”. Ituzaingó 1447, 02-9172035.Otra atracción: Café Bacacay. Está enfrente del Teatro Solís, donde por la noche se come y se bebe mientras se contemplan las luces del teatro. Muchas veces grupos musicales amenizan el lugar. Bacacay 1306, bacacay.com.uy.Templo de la Victoria: Estadio Centenario. Donde se jugó el primer Campeonato Mundial de Fútbol, en 1930, que Uruguay ganó y donde hasta hoy están los ecos de muchas eufóricas victorias y devastadoras derrotas. estadiocentenario.com.uy.Arte: Museo Nacional de Artes Visuales. Tiene sorprendentes trabajos de arte uruguayo, como Juan Manuel Blanes, José Cuneo y Pedro Figari, entre parede
s de vidrio que dejan ver el verde del cercano Parque Rodó. Tomás Giribaldi, 2283, mnav.gub.uy.Katy McLaughlinFuente: WSJ Américas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>