Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

En el mundo árabe, habrá que contar con la gente


El viejo orden ha caído.
Opinión de Lluís Foix.
La secuencia de las revueltas en el mundo árabe y musulmán no es un relato homogéneo ni predecible. Los hechos de Túnez forzaron la huida del presidente Ben Ali. Hosni Mubarak se resistió a dejar territorio egipcio y descansa en algún lugar del país controlado por el ejército, que se negó a disparar contra su pueblo a la vez que prometía una transición democrática.

La resistencia de Gadafi a apearse del poder sólo ha podido mantenerse con una represión sangrienta hacia los libios que arriesgaron sus vidas para pedir el fin del régimen de un líder que, además de comportarse como un payaso, está demostrando que es un carnicero sin escrúpulos.

Las revueltas están teniendo un efecto mimético en toda la región, que vive días dramáticos y convulsos en distintos grados. Se podría aplicar aquel célebre comienzo de Anna Karénina en el que Tolstói dice que “todas las maneras de sentirse feliz se parecen entre sí; pero los desdichados ven siempre en su infortunio un caso personalísimo”.

No hay un país igual a otro y todas las revueltas tienen un sello particular. Tanto en sus líderes, como en su historia poscolonial reciente, como en el incierto futuro que se dibuja en el horizonte inmediato.

Un fenómeno común es que las gentes han salido a la calle para echar a sus dirigentes pidiendo libertad y exigiendo el fin de la corrupción, el nepotismo y los dictadores con muchos años en el poder. En Túnez y en Egipto se provocó con las televisiones retransmitiendo en directo las revueltas, principalmente Al Yazira, que emite desde Qatar, y el abandono en el último momento de los gobiernos occidentales que durante medio siglo han permitido que se cometieran todos los atropellos posibles a cambio de que los oleoductos fueran transportando petróleo y gas a Occidente.

Todo estaba planeado para que los dictadores mantuvieran el orden, que Egipto garantizara la paz con Israel, que Gadafi permitiera que las empresas multinacionales pudieran operar desde sus instalaciones en el desierto.

Podían privar a sus ciudadanos de los más elementales derechos humanos, podían enriquecerse y, paradójicamente, podían permitir que se publicaran toda suerte de teorías conspirativas contra Estados Unidos, Israel y Europa. No hacía falta que invirtieran en educación, que abrieran espacios de libertad o que favorecieran la entrada de la mujer en la vida cívica.

Por lo que hemos visto hasta ahora, los cambios que se están produciendo no han ido acompañados de hostilidad hacia Estados Unidos, Israel o Europa. Ni tampoco hemos visto discursos fundamentalistas que podían inducir al terrorismo. Lo que piden los jóvenes es comer, ser educados y disfrutar de un futuro más digno. Los cambios serán lentos y posiblemente muy violentos. Pero el viejo orden ya no volverá. Habrá que contar con la gente.

Lluís Foix
Publicado en: La Vanguardia

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>