Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Wael Ghonim, una de las nuevas voces en Egipto


Bienvenido Wael, adiós ElShaheed.El ejecutivo de Google desaparecido en la revolución egipcia era el administrador del grupo Facebook que inició las protestas.Trabajó en secreto durante siete meses, por motivos de seguridad y porque lo importante era su causa. En su anónima doble vida Wael Ghonim, ejecutivo de Google en Egipto, no era Wael sino ElShaheed, convertido en portavoz de un difunto, Khaled Said, víctima de la tortura policial, y también el representante del largo medio millón de seguidores de su grupo Facebook Todos somos Khaled Said que inició las protestas que terminaron en revolución. Pero ayer conocimos su rostro y su nombre. A punto estuvimos de no hacerlo nunca.Wael Ghonim es, oficialmente, el responsable de operaciones de Google en Oriente Próximo, pero en su tiempo libre se escondía tras la administración del grupo Facebook que inició las tímidas protestas allá en julio y terminó aglutinando a millones de personas en las calles egipcias en la rebelión social que ha puesto de rodillas al régimen de Hosni Mubarak. Aunque reside habitualmente en Dubai, este egipcio cambió su cómoda residencia para participar en las protestas, como admitía ayer en declaraciones al canal egipcio Dream TV, “engañando incluso a mi empresa” con tal de asistir a un evento que tomaría la forma de una verdadera revolución.Pudo participar en el 25 de enero, la jornada de ira que marcó un antes y un después en la Historia de Egipto. Dos días después, relataba con entusiasmo sus impresiones por correo electrónico a Periodismo Humano: se encontraba frente a su teclado organizando las masivas protestas. “Nuestra cita es mañana. Dios mío, trabajemos para que mañana congreguemos a un millón”, escribió en Facebook. Y lo lograrían, pero Wael no podría estar allí para verlo. Horas después, cuando caminaba con un amigo por su barrio, cuatro agentes de la Mujabarat (Inteligencia árabe, bajo la responsabilidad del ahora vicepresidente y nuevo hombre fuerte egipcio, Omar Suleiman) bajaron de un coche, se abalanzaron contra él y lo arrastraron a otro automóvil. Así lo contó ayer en la emotiva entrevista, en la que Ghonim termina desmoronándose entre lágrimas de pura emoción por los acontecimientos vividos en las pasadas dos semanas.Wael calificó su detención de “secuestro” y explicó cómo pasó parte de su detención con los ojos vendados, pero aclaró que en ningún momento fue torturado por sus captores. Más bien al contrario. Hoy, en su estado de su grupo Facebook, el administrador de Todos Somos Khaled Said especifica aún más. “Nadie me presionó ni amenazó. Los oficiales de la Seguridad que me interrogaron salieron el último día con lágrimas en los ojos. A la hora de liberarme, algunos me abrazaron al constatar que hay jóvenes que aman y se preocupan por Egipto”.Su desaparición hizo entrar en pánico a su familia y también a su compañía. Google emitó varios comunicados expresando su preocupación por la suerte de su ejecutivo, mientras su familia buscaba su cuerpo en hospitales y morgues. Finalmente, Suleiman admitió el domingo que había sido arrestado. La confirmación de que iba a ser liberado proveniente desde Washington, en la tarde del lunes, hace pensar que las presiones de EEUU han podido influir en la decisión del vicepresidente.Finalmente, ayer fue puesto en libertad. Y no sólo eso: poco antes de ello, fue citado por el nuevo Ministro del Interior, que mantuvo con él una entrevista franca que parece marcar un cambio. “[Me habló] como un adulto, no como alguien en posición de superioridad”, explicó. Tras la entrevista, hombres del oficialista Partido Nacional Democrático le acompañaron a su casa.Lo primero que hizo fue agradecer mediante Facebook y Twitter el apoyo recibido. Lo siguiente, dar la citada entrevista en la que lamentaba las muertes de esta revolución y pedía perdón a las familias de las víctimas. “Quiero decir a las familias que han perdido a sus hijos que no es culpa nuestra. Es culpa de aquellos que se aferran al poder”.A Ghonim lo que más le ha afectado es ser calificado de traidor por los medios afines al régimen. “Cualquiera con buenas intenciones es tachado de traidor porque ser malo es la norma. Si fuera un traidor, me habría quedado en mi residencia de Emiratos haciendo dinero y diciendo a los demás “dejad que Egipto se vaya al infierno”. Pero no somos traidores”. Pero igual que rechaza la calificación de traidor no desea ser tachado de héroe. “Esta es la revolución de la juventud de Internet, y ahora la revolución de todos los egipcios”, decía en declaraciones a Dream TV. “No soy un héroe. Sólo he usado mi teclado. Los héroes reales son los que han estado sobre el terreno”. “Me he pasado 12 días durmiendo mientras la gente estaba en la calle”, aclaraba declaraciones a la versión árabe de Al Jazeera.Pero muchos egipcios no piensan lo mismo. Faltos de líderes que aglutinen a toda la sociedad, Wael se desvela como un firme candidato a interlocutor con el régimen. Según The Wall Street Journal, los manifestantes de Tahrir llevan pancartas con su nombre y le aclaman como líder. Ahora han abierto un nuevo grupo Facebook. Esta vez se llama Autorizamos a Wael Ghoneim a hablar en nombre de la Revolución Egipcia. En unas horas ya tiene 100.000 seguidores.Mónica G. PrietoPublicado en: Periodismo HumanoFoto: AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>