Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La adolescencia: una época de oportunidad para romper el ciclo de pobreza


Invertir en los adolescentes puede romper el ciclo de pobreza y disparidad.
Invirtiendo en los 1.200 millones de adolescentes de 10 a 19 años de edad que hay en el mundo es posible romper el arraigado ciclo pobreza y disparidad, según recoge UNICEF en su informe sobre El Estado Mundial de la Infancia 2011, que se ha publicado bajo el título ‘La adolescencia: una época de oportunidad’.
Las inversiones realizadas en el bienestar y el desarrollo de los niños y niñas menores de 10 años durante las dos décadas pasadas han logrado avances enormes en beneficio de la infancia. La tasa mundial de mortalidad de los menores de cinco años se ha reducido en un 33% y cada vez más niños tienen acceso al agua potable y a servicios médicos vitales.

Sin embargo, los avances logrados en ciertos aspectos que afectan profundamente a los adolescentes han sido menores. Más de 70 millones de jóvenes en edad de cursar los primeros años de Secundaria no asisten a clase y las niñas aún no alcanzan a los chicos en acceso a Secundaria.

La adolescencia es un período crucial para consolidar los avances logrados en la primera infancia, así como para que los jóvenes adquieran los conocimientos y las aptitudes que necesitan para eludir los peligros de explotación, abuso y violencia a los que están expuestos, especialmente en la segunda década de sus vidas.

Las niñas
Es en esa etapa cuando las desigualdades y la pobreza se manifiestan de manera más descarnada. Los adolescentes que viven en situación de pobreza o marginalidad corren mayor peligro de ser objeto de explotación, abuso y violencia, especialmente las niñas. Muchas de ellas se ven obligadas a ser empleadas domésticas o a contraer matrimonio cuando aún son demasiado jóvenes.

El 88% de los adolescentes del mundo vive en países en desarrollo, lo que da una gran riqueza demográfica. Sin embargo, no se invierte lo suficiente en su educación y capacitación, con lo cual se está perdiendo una futura importante fuerza laboral. Todos ellos forman ya parte de los 81 millones de jóvenes desempleados que hay en el mundo.

Unicef propone fomentar leyes que protejan los derechos de los adolescentes, proporcionarles los medios necesarios para superar la pobreza, darles oportunidad de manifestar sus opiniones y facilitarles el acceso a los servicios esenciales. Con ello se quiere obtener la aparición de una generación de ciudadanos económicamente independientes que participen activamente en la vida cívica y que colaboren de manera positiva con sus comunidades.

Publicado en: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>