Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La democracia no es democracia si no hay un periodismo libre


Profecías de un gurú cibernético.La separación entre el contenido y la publicidad, los avisos personalizados y el surgimiento de un “periodismo sin fines de lucro” son manifestaciones de lo que este experto brasileño llama “la era post pc”. Bienvenidos al futuro.Internet, más que especialistas, tiene profetas y gurúes. Repiten eslóganes y viajan por el mundo para dar conferencias y asistir a los grandes medios, los mismos que tantas veces demoran su apuesta por la Red, que tantas veces son dirigidos por “los dinosaurios del papel”, como este adelantado a veces los llama.Las entrevistas que los gurúes cibernéticos suelen dar a lo largo y ancho del planeta siempre se parecen, igual que sus cotizadas charlas. Mal que le pese, el brasileño Rosental Calmon Alves es uno de ellos. Para sus charlas suele elegir dos imágenes que grafican la metamorfosis mediática que atraviesa al mundo. La primera es una foto del desierto de Arizona. No hay muchos más colores que la aridez roja que domina la escena, un cacto y algunos arbustos. La segunda es una postal del Amazonas, uno de los espacios con mayor biodiversidad en el planeta. Para Calmon Alves no existe mejor metáfora sobre la transformación del mundo mediático. “Una cosa es ser un cacto importante en el medio del desierto, y otra cosa es ser un árbol frondoso en el medio de la foresta más grande del planeta. Cada uno de nosotros es un medio, un organismo poco o muy activo”, dice en un castellano irremediablemente entre brasileño y porteño, que aprendió en los años setenta en Argentina, cuando era corresponsal del Jornal do Brasil.“La gente está tomando el control”, sentencia como si fuera una profecía telefónica, desde Texas, donde dirige el Centro Knight para el Periodismo en las Américas.La flamante encuesta “Digital Life” de la empresa británica TNS revela que en ninguna otra región en el mundo se invierte más tiempo en línea en las redes sociales como en América Latina. Se consumen en promedio 5,2 horas en sitios como Facebook y “nada más” que 4,2 horas respondiendo y escribiendo mails.¿Cuál es el valor periodístico de reflejar las redes sociales en los medios tradicionales?El gran fenómeno de la Red es la actividad de las redes sociales y el mundo que uno crea alrededor, en el mundo virtual. El hecho de que el candidato José Serra en Brasil, al reconocer su derrota, y hacer los agradecimientos mencionara específicamente a sus fans en Internet y especialmente a sus 500 mil seguidores en Twitter da una pauta de eso. El perdió la elección pero ganó en Twitter.¿Pero por qué debe ser parte de la agenda mediática?Cuando un político hace una declaración, la gente reacciona. Las personas se están convirtiendo en medios. Las redes sociales permiten un crecimiento exponencial. A la mayoría de los usuarios de Twitter les importa lo que los grandes medios publican, pero no pueden seguir haciendo las cosas como antes, sin escuchar a la gente. Es un círculo virtuoso de información, que en algún momento puede convertirse en un círculo vicioso, porque hay muchas falsedades. En definitiva, hay un flujo de información muy distinto al que teníamos antes. El medio perdió el poder y el control sobre la información que tenía. No es que lo haya perdido todo, pero perdieron parte de lo que los hacía tan poderosos en el siglo pasado. Los medios tienen que abrirse, tienen que reaccionar para adaptarse. Van a tener parásitos, pero lo que no pueden hacer es pensar que el ambiente va a seguir como antes.¿Qué otras coyunturas se abren?Una de las novedades que están ocurriendo aquí en Estados Unidos es que –con el achicamiento de la posibilidad de generar ganancias en medios periodísticos importantes–, está creciendo el periodismo sin fines de lucro. Las empresas tradicionales de medios están aliándose con ellos. El Pulitzer del periodismo online fue para Propublica y The New York Times que trabajaron juntos. En Austin, mi ciudad, existe Trivium, otra organización sin fines de lucro. The New York Times está pagando para que produzcan información para sus periódicos de Texas. Es un ejemplo claro de que las empresas tienen que estar abiertas a estas actitudes. Yo creo que en las organizaciones sin fines de lucro en este nuevo ecosistema ocuparán espacios que las empresas con fines de lucro dejaron abiertos, porque no los conformaba hacer ese tipo de emprendimiento.¿El papel fiscalizador del periodismo está siendo revisado por la sociedad porque inevitablemente se transforma en un factor de poder en sí mismo?La democracia no es democracia si no hay un periodismo libre. Los gobiernos empiezan a tener sus propios medios, como pasó en los países comunistas, donde la prensa libre no existía.Hoy nada impide que un blogger tenga más audiencia que un periódico. La verdad es que los medios están ahí y en Estados Unidos hay casos de periodistas independientes que empezaron a crecer y pasaron de un blog unipersonal a una compañía pequeña o mediana de medios, que a su vez contrata más profesionales. Las empresas periodísticas se transforman en centros de poder, pero este nuevo mundo hace que exista mucho más control que en cualquier otra época. Si se publican noticias tendenciosas o falsas, hoy hay muchos más medios y recursos para que la gente reaccione contra un medio. Y el medio lo sabe.¿Hacia dónde va Internet?La gran revolución que empezó ahora es la de la movilidad. Estamos pasando a otra fase de la revolución digital en la que los nuevos dispositivos conducen a la era post-pc. Es el tiempo de la telefonía celular y de los tablets. El iPad es apenas el primero de una enorme serie que ya viene.Pero para eso la torta publicitaria debe incrementar su participación en Internet. ¿Por qué la publicidad no se equilibra? Hay varios factores. Se necesita tiempo para que la gente se ajuste. A las empresas periodísticas no les interesa enfatizar la publicidad online, porque cuesta mucho menos. A las agencias de publicidad no les interesa estimular la publicidad más barata online, porque ellos ganan por comisión. Yo creo que esta es la causa de la desproporcionalidad entre la televisión, el papel e Internet. Es natural, pero tiene un límite. En los próximos tres años la publicidad online va a crecer mucho al igual que la publicidad en celulares. La gente que dice que no hay publicidad online está ciega. El dinero que gana Google es por publicidad y publicidad muy barata. Es una nueva lógica. El lugar geográfico donde estés, la hora del día, tendrá que ver con la publicidad que van a presentarte. Es más o menos como la publicidad de Minority report . Prácticamente toda la tecnología de esa película existe. La idea de que una máquina pueda identificarte en el subte. Eso da una dimensión de la publicidad diferente.¿Y cómo incidirá eso en el periodismo?Antes el contenido era una forma de atraer a un público y la forma de financiar el contenido era aprovechar el encuentro del público con el contenido para presentar publicidad. Lo que estamos viendo es una fragmentación increíble. La separación entre el contenido y la publicidad. Hay un proceso de desintermediación. Un productor puede crear sus medios de llegar a la masa. La lógica de esta selva es diferente. Un anunciante que antes dependía de un medio masivo, hoy crea sus propias redes sociales. Cada vez que usamos Google brindamos información que después vale oro. Todo el capitalismo va a basarse en información sobre los consumidores a nivel personal.Guido Carelli LynchPublicado en: Ñ-Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>