Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Revolucionario descubrimiento científico para la vida


Una bacteria que “come” arsénico altera la definición de la vida.
Un inusual lago salado en California ha producido una bacteria igualmente inusual que crece en presencia del arsénico y redefine la vida tal y como la conocemos, informaron el jueves investigadores.
El descubrimiento muestra lo poco que conocen los científicos sobre la variedad de formas de vida en la Tierra, y podría expandir enormemente dónde deberían buscar vida en otros planetas y lunas, dijo el equipo financiado por la NASA.

“Esto nos ofrece un vistazo sobre lo que es posible para la vida en el resto del universo”, dijo Felisa Wolfe-Simon, del Instituto Astrobiológico de la NASA y el Servicio Geológico estadounidense y líder del estudio, en una rueda de prensa.

El estudio, divulgado en la publicación Science, demuestra que uno de los venenos más conocidos de la Tierra también puede ser la base misma de la vida para algunas criaturas.
Wolfe-Simon y un grupo de colegas descubrieron la cepa de la bacteria Halomonadaceae en el Lago Mono de California, formado en una región volcánica y que presenta gran cantidad de minerales, incluyendo el arsénico.

El lago rebosa de vida, pero no hay peces. En él también se encuentra la bacteria.
“La vida está compuesta principalmente de elementos como el carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, azufre y fósforo”, escribieron los investigadores en la publicación.

Esos seis elementos conforman los ácidos nucleicos -el A, C, T y G del ADN- así como las proteínas y lípidos. Pero en teoría no existe una razón por la que otros elementos no podrían ser usados, sencillamente la ciencia no había encontrado nada con vida que los usara.

Los investigadores colocaron microbios extraídos del lago en agua con un alto nivel de arsénico, y sólo con una pequeña cantidad de fósforo.

La cepa GFAJ-1 de la bacteria Halomonadaceae creció cuando había arsénico en el agua, y también cuando había fósforo, pero no cuando ambos elementos estaban ausentes. La bacteria incluso creció con una dosis doble de arsénico.

“Creció y se fortaleció y eso fue sorprendente. Nada debería haber crecido”, dijo Wolfe-Simon en la rueda de prensa.
“Sabemos que algunos microbios pueden ‘respirar’ arsénico, pero lo que encontramos es un microbio haciendo algo nuevo (…) construyendo partes de sí mismo empleando el arsénico”, agregó.

Paul Davies de la NASA y la Universidad del Estado de Arizona dijo que la bacteria no es una nueva forma de vida.
“Puede crecer con fósforo o arsénico. Eso la hace muy peculiar, aunque no alcanza a ser una verdadera forma de vida ‘alienígena’ que pertenezca a una rama de vida diferente con un origen separado”, explicó.

Pero el descubrimiento sugiere que los astrobiólogos que buscan vida en otros planetas no necesitan considerar únicamente planetas con el mismo balance de elementos que tiene la Tierra.

“Nuestros hallazgos son un recordatorio de que la vida como la conocemos podría ser mucho más flexible de lo que generalmente se asume o imagina”, dijo Wolfe-Simon.

Si algo aquí en la Tierra puede hacer algo tan inesperado, ¿qué otra cosa puede hacer la vida que aún no hemos visto? Ahora es el momento para descubrirlo”, agregó.

Fuente: lainformacion .com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>