Sábado 24 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Saviano como símbolo en la televisión italiana


Roberto Saviano resucita la televisión de calidad.
“Vieni via con me”, un programa sobrio e incisivo, copresentado por el escritor anti-mafia Roberto Saviano, ha batido todos los récords de audiencia. Aunque la última emisión será el 29 de noviembre, el gurú de la televisión italiana analiza los motivos de este éxito.
Un programa no alcanza un 30,21% de audiencia simplemente porque sea un programa atractivo. Si un programa es bueno y está bien ideado desde el punto de vista profesional, seguro que la audiencia estará por encima de la media. Pero para llegar al 30%, es necesario que se trate de un acontecimiento. Ahora bien, este acontecimiento sucede cuando un programa capta el espíritu del tiempo y responde a las exigencias del país.

Actualmente, la televisión italiana en su conjunto carece de verdad. La verdad se queda en programas de tele-realidad, con lo que obtiene audiencias de apoyo. Tras años de infotainment, de programas de corazón y de Gran Hermano, las emisiones que tienen más éxito son aquellas de profundización e investigación. Se ha creado una división que conlleva un aumento en la demanda de información. Pero más allá de la televisión, si observamos a la sociedad italiana, descubrimos la clave con la que podemos comprender la revolución televisiva que se está produciendo.

Al italiano medio, con la triste realidad de su vida, le ofrecen el sucedáneo del relato de la vida brillante de su presidente del consejo, con sus veinte propiedades, sus innumerables fiestas y sus mundanidades. Silvio Berlusconi ha descrito Italia como un país próspero, porque todo el mundo tiene un teléfono móvil y los yates abarrotan los puertos de recreo. Es un poco como la estadística según la cual, si en una muestra de diez personas, una de ellas come diez pollos, equivale a que hay un pollo para cada persona.

Italia necesita pararse a pensar
Las ruinas de las casas de los gladiadores en Pompeya, las basuras que vuelven a invadir las calles de Nápoles, las inundaciones en Venecia y las víctimas del terremoto de L’Aquila que esperan aún la reconstrucción constituyen la metáfora de la Italia actual. Sentados sobre este montón de ruinas y de basuras, no sólo reales sino también morales, el país se pregunta si aún sirve de algo una escala de valores.

En este contexto, digno de Los últimos días de Pompeya, tiene lugar el programa de Fabio Fazio y de Roberto Saviano como contribución de la sociedad civil a este mundo político en el que ya nadie está dispuesto a confiar. Mientras, el Berlusconismo naufraga, la oposición se estanca y el único “partido” que prospera es el de la abstención.

“Vieni via con me” (Ven conmigo) es fundamentalmente un programa de servicio público. Es público en el sentido de que se trata de una emisión que se dirige a todo el país, que aborda asuntos de interés universal, destinados a la mayoría. El servicio público representa una especie de foro democrático que permite compartir los acontecimientos y los valores de alcance universal. En este contexto se encuadra “Vieni via con me”. En una época en la que las certezas se agotan, en la que Italia se encuentra en un estado de fracaso civil y moral, es necesario pararse para hacer un recuento de lo que aún puede salvarse y de lo que aún hay que combatir. Este programa es un acontecimiento porque responde a una exigencia del país.

Saviano como símbolo
“Vieni via con me” se ha convertido en un referéndum sobre Italia: ¿Me voy? ¿Me quedo? ¿Podemos aún hacer algo para quedarnos? Toda ceremonia necesita un oficiante y en este caso es Saviano, el símbolo de la necesidad de legalidad en el país de la ilegalidad. El programa tiene algunos vicios de forma: a veces cae en la retórica, otras veces parece descubrir la pólvora, repite hechos conocidos sin entrar en ese periodismo de investigación que había convertido a Gomorra, el libro-investigación de Saviano, en un relato de una fuerza única.

El repaso a la actualidad no aporta ningún elemento de novedad. No hay investigaciones con consecuencias atronadoras. Tampoco se realizan análisis profundos ni filosóficos de los temas morales. La actualidad se reduce a listas, a estribillos, a una especie de mantra que se repite indefinidamente, organizado como un leitmotiv. En él encontramos cosas profundas, cómicas, superficiales, graves o absurdas. La enumeración impacta al público más homogéneo, transforma la información en liturgia.

La fuerza de atracción de “Vieni via con me” estriba precisamente en esta aparente banalidad y repetitividad. Los defectos formales que se le reprochan son en realidad puntos a su favor. Una liturgia no puede ser nueva. Una liturgia necesita oraciones. Y los acontecimientos funcionan con la cadencia tranquilizadora del rosario y la fuerza de la repetición.

Carlo Freccero
Publicado en L’Espresso-Roma-Presseurop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>