Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Humor y denuncia en Italia


Benigni y Saviano golpean al ´Cavaliere´.
Un clima de fin de reinado invade Italia, al borde de una crisis de gobierno que no acaba de estallar por completo pero que todos ven inminente e inevitable. Y es justo ahora cuando entran en juego, cual verdugos morales de Berlusconi, dos colosos del mundo cultural italiano, Roberto Benigni y Roberto Saviano. El cineasta ganador del Oscar (La vida es bella)y el escritor antimafia (Gomorra)protagonizaron el lunes por la noche un nuevo programa en RAI 3 en el que unieron sus talentos para la sátira y la denuncia para asestar otro golpe, demoledor, al primer ministro italiano.

Vieni via con me el 32 por ciento de la audiencia televisiva en ese momento-veían el programa. Hacía diez años que RAI 3 – el canal público de tendencia más izquierdista-no conseguía tal nivel de seguimiento.

La producción, precedida de interminables polémicas que a punto estuvieron de frustrar el proyecto, tuvo rasgos experimentales, un atrevimiento intelectual.

No fue un espacio televisivo al uso. Al contrario, se escogieron técnicas casi radiofónicas. Mucha palabra y poca imagen. Monólogos larguísimos. Teatro sobrio, poesía. La antítesis del modelo lúdico y sensual de la televisión berlusconiana que ha contaminado las cadenas cadenas estatales y traspasado fronteras.

Vieni via con me arrancó con la intervención de una trabajadora precaria y de una monja.
Luego le llegó el turno a Saviano, que se marcó un monólogo de 29 minutos – una eternidad en televisión-en el que homenajeó a los jueces mártires de la lucha antimafia, como Giovanni Falcone, y denunció la máquina del fango que usan los medios berlusconianos para deslegitimar y destruir a sus rivales políticos o a quienes simplemente osan desafiar el poder y los métodos de il Cavaliere.

“La democracia está literalmente en peligro”, alertó el escritor, amenazado de muerte por la Camorra y condenado a una existencia blindada, con escolta permanente. Saviano explicó la diferencia entre investigación periodística y difamación, y citó varios ejemplos de cómo la prensa afín a Berlusconi ha intentado destruir a varias personas.

Saviano estuvo bien, pero su mensaje era predecible, similar al de intervenciones anteriores. El cenit del programa llegó con el show de Benigni, otro monólogo aún más largo e intenso. Fue su retorno triunfal a la televisión. Un derroche de facultades histriónicas y de inteligencia. La genialidad de Benigni fue servirse de hechos reales, de situaciones conocidas, de declaraciones oídas y publicadas, para trenzar una sátira devastadora sobre Berlusconi. No le fue necesario inventarse nada ni manipular la realidad. Esta, vista en perspectiva, contada con gracia, es en sí misma una monumental narración cómica. Benigni recordó las andanzas de il Cavaliere con prostitutas, la presencia de menores en su harén, los chistes, las justificaciones machistas de su conducta, las mansiones, los procesos, los abogados. Un festín de mordacidad que cerró con una canción tronchante, dedicada a un emperador todopoderoso y a la vez desnudo.

Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>