Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Filantropía en Barcelona y Lisboa


Excelencia a cargo de la filantropía.La filantropía de las grandes fortunas se orienta a la alta investigación médica. Dos de los apellidos más adinerados de la península Ibérica, Koplowitz y Champalimaud, han coincidido en apadrinar centros de alto nivel en Barcelona y Lisboa, respectivamente.La de la empresaria Esther Koplowitz es la mayor aportación económica de un particular a la investigación científica en la historia de España: 15 millones de euros, dentro de un presupuesto total de 60 millones que completa dinero público y privado, y que reunirá a 400 investigadores. En Portugal, el Centro Champalimaud de lo Desconocido nace con 120 millones de euros de presupuesto, 300 científicos y el afán de combinar investigación contra el cáncer y atención hospitalaria. Este centro es el primer resultado de los cerca de 500 millones de euros que donó para fines científicos António Champalimaud, el hombre más rico de Portugal hasta su muerte en 2004.Leonor Beleza, presidenta de la Fundación Champalimaud y ex ministra de Salud portuguesa, visitaba universidades, fundaciones y laboratorios con el aval de la fortuna que António Champalimaud, fallecido en 2004, quiso destinar a investigación médica. En uno de ellos conoció al catalán Joan Massagué, del Sloan-Kettering Medical Center de Nueva York. “Me convenció de que cada día tiene menos sentido distinguir entre investigación básica e investigación clínica. La idea de juntar a personas con experiencias y conocimientos diversos, incluyendo a quien enfrenta la enfermedad, es fundamental para lograr resultados”.El resultado de tanto viaje se inaugura hoy en Lisboa: el Centro Champalimaud de lo Desconocido, que colocará a este país, sin tradición científica de primer nivel, en la vanguardia mundial de la investigación sobre el cáncer, con 300 científicos y un centenar de médicos.”Es un caso único. Los pacientes podrán ver a los investigadores trabajando en los laboratorios. Y a su vez, los investigadores verán a los pacientes ingresar en el hospital”, dice el director del centro, Raghu Kalluri, profesor de medicina de Harvard.El edificio ha sido pensado y construido con este objetivo, en un lugar espectacular junto al río Tajo, obra del arquitecto Charles Correa, indio de Goa, antigua colonia portuguesa, y autor del mayor centro de investigación de neurología del mundo, en el MIT. “En la recepción hay lo que llamo la ventana de la esperanza, porque los pacientes ven a su llegada no sólo a los médicos sino también a los investigadores”, comenta este urbanista de prestigio mundial.El programa estrella del centro Champalimaud estará dedicado a la investigación, prevención y tratamiento de las metástasis, en colaboración con tres de las principales universidades de Estados Unidos: Harvard Medical School, Weill Cornell Medical College y Princeton. El hospital se pondrá en marcha en abril, con la meta de acoger unos 1.000 pacientes al año. La fundación negocia con la sanidad pública y con mutuas para evitar que acceder a él sea prohibitivo.Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>