Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

África: la mejor región para invertir


África, ‘de continente devastado a la mejor región para invertir’.“Según los medios, en pocos años África ha pasado de ser un continente devastado a la mejor región para invertir”, afirma Sanusha Naidu. Con esta frase, la escritora y académica surafricana resume el gran interés que ha suscitado África recientemente como destino de inversiones extranjeras. Sin embargo, esas palabras también reflejan sus dudas acerca de la realidad que hay detrás de este vuelco de las potencias occidentales, así como de nuevos protagonistas de la economía mundial, al continente.Con el nuevo siglo y la globalización, África ha cobrado una mayor importancia geoestratégica no sólo para los tradicionales inversionistas de occidente, sino también para potencias emergentes como India y China. India es un viejo conocido en la región, pero el rápido incremento de sus actividades en el continente ha definido un paradigma del que quizá los Estados de occidente tienen que aprender a la hora de relacionarse con las naciones africanas.Parte del negocio en África se centra ahora en los servicios y el floreciente mercado interno.No obstante, aunque parte del negocio en el continente se centra ahora en los servicios y el floreciente mercado interno, lo que motiva en mayor medida a la inversión de India y China sigue siendo la explotación de recursos naturales. Y si el éxito de sus actividades pareciera reclamar el reconocimiento de un nuevo modelo económico (definido por las relaciones de Estados sur-sur), no hay garantía de que no se cometan los mismos errores de las potencias occidentales.Las consecuencias, además, pueden ser las mismas para los ciudadanos africanos, que no mejoraron sus condiciones de vida a pesar de décadas de inversión extranjera.”La prensa tiene mucho que ver con las etiquetas que se le ponen a la región y sus relaciones con otros países”, afirma Naidu en la reciente jornada dedicada por Casa África en colaboración con Casa Asia en Madrid a los vínculos actuales entre India y el continente.La escritora sudafricana considera que la presencia del país asiático es positiva pero se muestra escéptica ante el entusiasmo mediático por los resultados que pueden generan los acuerdos comerciales con la potencia emergente. Le preocupan más la sostenibilidad del crecimiento económico y el impacto social que puede tener la creciente actividad comercial en el continente.El crecimiento India y China: una claveMucho se ha escrito sobre el inmenso crecimiento de la India y China en años recientes. Sin embargo, algo que no siempre se menciona es que este crecimiento va de la mano de las inversiones en África. Para Abdullah Verachia, economista sudafricano, uno de los indicios de este progreso, la urbanización de ambos países (millones de personas se están mudando del campo a las ciudades chinas e indias) “no se puede entender sin el uso de los de recursos naturales provenientes de África”.China es un actor más reciente que India, pero ha adquirido una presencia notable gracias al grosor económico de sus inversiones. Según Asia Times, China es actualmente el tercer socio más importante para África, con una inversión que alcanzó los 55 mil millones de dólares en 2006.India no tiene el mismo peso económico que China en sus inversiones, pero según Gerard McCann, catedrático de la Universidad de Oxford, está participando “en el nuevo juego económico que hay sobre la mesa”.India es el sexto socio comercial de los países africanos. Entre los años 2000 y 2008 las inversiones del país asiático superaron los 25 mil millones de dólares. Y, a diferencia de China, sus ?actividades en la región son dirigidas, mayoritariamente, por el sector privado. Además, le respalda el peso de una tradición particular en el continente.Una vieja amistad”India y África son viejos amigos”, afirma McCann. El país asiático ha tenido una larga historia de vínculos humanos y culturales con la región: hay registros milenarios de relaciones con el continente, están el pasado colonial compartido, la solidaridad con la independencia de las naciones africanas y la lucha contra el apartheid.Es difícil definir cuáles son los intereses de un país africanoAsimismo, la diáspora ha establecido un puente humano que ha mantenido la relación entre las dos regiones y ha favorecido el cierre favorable de muchos acuerdos.Esta interacción comercial no es garantía, sin embargo, de una sostenibilidad ni de una mejora de las condiciones sociales de los países africanos. Por ello los expertos son cautos a la hora de afirmar que la inversión extranjera siempre derive en el desarrollo de estas naciones. “Primero es importante saber qué hacen los Gobiernos con el dinero de esas inversiones”, afirma Elizabeth Donelly, especialista en asuntos africanos para Chatham House de Londres.Un nuevo modeloPara que un crecimiento sostenido tenga lugar hay que saber cuáles son las condiciones particulares de cada país, el perfil de su gobierno y entablar negocios que respondan a su bienestar y sus propios intereses. La cuestión es, aclara Donelly, que definir qué son y en dónde yacen el bienestar y “los intereses de una nación africana en particular no es algo fácil”.Verachia enfatiza por ello la necesidad de crear un nuevo modelo de negocio. “Un modelo que posibilite acuerdos justos en las relaciones comerciales” con el continente.’El desarrollo del continente es responsabilidad de sus gobiernos, no de India’Aunque el economista sudafricano considera necesario que los países inversionistas como la India establezcan reglas de juego claras en sus relaciones comerciales, también piensa que el desarrollo y bienestar ulterior de las naciones son responsabilidad exclusiva de los gobiernos africanos. “Ellos son los responsables de diversificar la economía, no India”.El deber de los inversionistas se agota, según el economista, en los términos y reglas que definen los acuerdos, porque el crecimiento pertenece al dominio de los dirigentes de cada país.Verachia pone como ejemplo el caso de Dubai, un país que solía depender de la exportación de una materia prima, el petróleo, y que actualmente sólo representa un 5% de sus ingresos (ya que su economía se ha expandido a otros ámbitos). Esto no habría sido posible sin un Gobierno que se encargara de utilizar las inversiones para diversificar la actividad económica.”¿Podemos los africanos hacer lo mismo?”, se pregunta Verachia. La respuesta solamente la tienen, según él, los gobiernos africanos.Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>