Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La felicidad y la vida online


“La felicidad no está en el ordenador”.
Entrevista con Larry Sanger, El co-fundador de Wikipedia no quiere ser olvidado y a 10 años de concebir la enciclopedia virtual más grande del mundo sigue participando en la revolución online.Es un filósofo de la web y un revolucionario, aunque le pese admitirlo. Un hombre que en los últimos 10 años ha estado inmerso en el ciber espacio en busca de respuestas y que intentó encontrarlas con un invento que revolucionó la forma de hacer información online. Tiene la marca Wiki y no pretende deshacerse de ella.

Su nombre es Larry Sanger y es co fundador de Wikipedia, aunque su ex socio Jimmy Wales, se empeñe en negarlo. Pasa más de 10 horas al día conectado a Internet y afirma, con certeza, que “la felicidad no está en el ordenador”. Pero a la vez, es cómplice y testigo de una revolución sin precedentes, en la que a futuro, todas las respuestas podrían estar al alcance de un sólo click.

“La felicidad no está en el ordenador, pero la vida se mueve cada vez más de manera online, por lo que algunos encuentran la felicidad allí. No hay nada especial o mágico en los ordenadores ni en la web”, explica el también creador de Citizendum, una rama de Wikipedia, la enciclopedia virtual que el próximo año cumplirá 10 años.

“Por culpa de la web tenemos la disminución de los niveles de atención y la mala educación de nuestros hijos, además del impacto de Internet en toda la industria. Sin embargo, creo que a largo plazo, la humanidad superará los desafíos post-Internet y encontrará la felicidad en una forma conjunta tanto online como offline”, dice Sanger, el filósofo, que hace ocho años dejó su propio invento por diferencias con Wales.

Es el personaje secundario. El que tuvo la idea de Wikipedia y el que le puso nombre, pero que un año después desapareció del proyecto. La fama pertenece a Jimmy Wales, el otro co-fundador que meses antes de crear la enciclopedia online era su jefe en Nupedia, el antecesor de la enciclopedia virtual.

Wales y Sanger se conocieron “online” cuando ambos eran estudiantes de posgrado y organizaban debates filosóficos por Internet. Wales era un defensor a ultranza de Ayn Rand, la filosa rusa que promueve el egoísmo racional, el capitalismo salvaje y el individualismo ante todo. Un objetivista, con el que Sanger simpatizaba aunque se consideraba así mismo más “crítico” y “escéptico”, además de estar obsesionado con René Descartes.

Se vieron en persona una vez a mediados de los 90 y unos años después, Wales le ofreció trabajo en su empresa Bomis, donde sería editor en jefe de Nupedia. El proyecto era lento y no avanzaba, así que Sanger tuvo la idea de crear una Wiki, un sitio web cuyas páginas pueden ser editadas por voluntarios múltiples y que haría más dinámica la creación de artículos. De allí el concepto Wikipedia. Sanger le puso el nombre, escribió casi todas las políticas de la enciclopedia y manejó a lo comunidad durante el primer año. Después rompió relación con Walles y este se jactó de ser el único creador.

“Jimmy Wales y yo nunca fuimos realmente amigos. Nunca pasamos tiempo juntos fuera del trabajo. Ahora sólo recuerdo el sentimiento de absoluta traición que sentí cuando comenzó a reclamar el crédito exclusivo de Wikipedia, incluso fingiendo haber hecho gran parte del trabajo que yo había hecho para configurar el proyecto”, señala Sanger, quien tuvo que regresar a su casa en Bellevue y trabajar desde allí, mientras Wales hacía una fortuna con la fundación Wikipedia y formaba el imperio online de las wikis.

“Ya estoy feliz, lo tengo casi superado, tomando en cuenta que la verdad ha salido a relucir”. Incluso la propia Wikipedia lo reconoce como el autor del invento que sigue siendo una referencia en los buscadores online.

Hace 10 años que esto sucedió y desde entonces la enciclopedia virtual, ya sin Sanger, no para de crecer. Su virtud, según él, fue a dar “un gran significado político, económico y social a las multitudes anónimas online que estaban al acecho de información”.

Pero el balance no es todo positivo. “Ciertamente nos ha ahorrado un montón de tiempo de investigación, pero por otro lado, ya hay niños que crecen con la idea de que Wikipedia es la última fuente de información, en gran medida insensible a cuestiones cruciales de sesgo, los matices, e incluso la precisión de base”.

Lo dice un realista, creyente del sentido común, según Thomas Reid, que lloró con el final de “Que Bello es Vivir”. Su preocupación por el futuro de Wikipedia es su crecimiento salvaje y falta de rigor de los contenidos online, que ya están teniendo un impacto en la sociedad.

“El objetivo de Wikipedia actualmente es la calidad. Pero no creo que tengan la madurez, el juicio y la estructura gubernamental necesaria para tener alta calidad”, precisa.

El tamaño de Wikipedia es inmenso. Se acerca una anarquía. El consenso es prácticamente imposible, afirma Sanger. “Lo que los wikipedistas llaman consenso no es más que el resultado de una lucha de poder, ganado por aquellos que tienen la mayor influencia entre la multitud. Podemos predecir que los resultados de esta lucha seguirán siendo con demasiada frecuencia injuriosos y dañinos”.

Wikipedia necesita un gobierno. Los problemas políticos y sociales llegan a la red. La enciclopedia ha caído en un torbellino, que incluso obligó a Jimmy Wales a renunciar como administrador el año pasado y mientras más crece, más incontrolable es. Para su creador, se trata de un gran invento que hay que pulir.

Si un pequeño trozo de felicidad se puede encontrar online, allí también hay decenas de rencores, conflictos, desorganización y venganzas. Larry Sanger podría ser considerado como un detractor de lo que el mismo construyó.

Para él la felicidad no puede estar aún en una máquina. Las relaciones personales son la respuesta y por eso, su mayor afición hoy en día es educar a su hijo en casa. Todos los días lee para él, le da clases de matemáticas e historia y le hace la comida. Después toca el violín y pasa la mayor parte del día en casa. No puede elegir un escritor favorito. Le encantan las enchiladas y el resto de comida mexicana, así como ver la televisión de vez en cuando. Un día, dice, este tipo de cosas se combinarán con la red para hacernos felices. Todavía no ha llegado el momento.

Publicado en: El País

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

2 comentarios

  1. maca molist Responder

    Me pareció un articulo genial por su contenido, que el que piense así sea un genio de la informática, dice mucho de la realidad que vivimos.Maca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>