Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Trabajar haciendo lo que realmente le apasiona


Combinar el trabajo y los sueños.Imagínese que mientras trabaja encuentra un hueco para hacer lo que realmente le apasiona. Ese es el sueño de muchas personas, también de algunos periodistas del Servicio Mundial de la BBC o BBC World Service. Algunos de ellos lo han visto realizado.Desde su creación el Servicio Mundial se ha dedicado a informar sobre los acontecimientos noticiosos, pero aunque muchos no lo sepan, a lo largo de su historia también ha sido el hogar de grandes escritores.Varios de los periodistas que de día se han dedicado a cubrir noticias, de noche o en su tiempo libre, volcaban su pluma a escribir novelas o poesía.Y usted, ¿ha encontrado alguna manera de combinar sus obligaciones laborales con lo que realmente le gusta hacer? BBC Mundo le invita a contarnos su experiencia.Algunos otros soñadoresEntre quienes de día se batían con la realidad y de noche asaltaban el reino de la imaginación, se encuentran nombres como el de George Orwell, quien trabajó en la BBC durante la Segunda Guerra Mundial.Su contacto con la organización laboral del Servicio Mundial de la BBC, bajo un lente que no tenía nada de rosa, le sirvió como base de inspiración para su literatura, en particular para su utopía negra de “1984”.Otra figura de la literatura que transitó por los pasillos de Bush House, edificio sede del Servicio Mundial, es el ganador del Premio Nobel de Literatura V.S. Naipaul, quien trabajó para el Servicio Caribeño en los cincuenta.A fines de los setenta, en un incidente que parece extractado de una novela de Le Carre, el escritor búlgaro disidente, Georgi Markov, que también trabajaba en Bush House, fue asesinado por la KGB utilizando la punta envenenada de un paraguas.Pero ellos no estuvieron solos. El Servicio Latinoamericano contó, durante varios años, con la colaboración del novelista mexicano Fernando del Paso, autor de “José Trigo” y “Palinuro de México”, entre otros títulos.Más recientemente, otro de nuestros colegas, Martín Murphy ganó el premio de novela “Juan Rulfo”, con su obra “El encierro de Ojeda”, escrita en el tiempo que laboraba para BBC Mundo.Muchos se preguntarán cómo hicieron estos escritores para mantener estos dos platillos girando, al mismo tiempo, al final de un bastón.Primer escritor oficialHaciendo honor a este espíritu, el Servicio Mundial de la BBC designó a su primer escritor en residencia, quien por los próximos dos años se dedicará a escribir de literatura a través de un blog semanal.Hamid Ismailov, director del Servicio para Asia Central, es un novelista y poeta uzbeko. Su obra se encuentra prohibida en Uzbekistán y, bajo amenaza de arresto, Hamid decidió trasladarse a Londres e integrarse al Servicio Mundial como periodista.Ismailov estará escribiendo sus reflexiones sobre cómo podemos, los seres humanos, reconciliar nuestra actividad diaria con nuestra urgencia natural de ser creativos o, si se quiere, nuestro trabajo con nuestra necesidad de soñar.Pragmatismo y fotosíntesisSegún Hamid Ismailov, el trabajo y los sueños, pese a su oposición aparente, están lejos de ser irreconciliables.Todo tiene que ver con el triunfo de lo pragmático, que tiene como base un proceso biológico: la fotosíntesis.Miren la plantas. Durante el día absorben el ponzoñoso dióxido de carbono y, con la ayuda de la energía solar, lo convierten, durante la noche, en vivificante oxígenoHamid Ismailov, director del Servicio de Asia Central y escritor en residencia del Servicio Mundial”Reporteamos desde una de las regiones más cambiantes del mundo: revoluciones en Kirguistán, inestabilidad en Afganistán, disputas entre Uzbekistán y Tayikistán”, dice Hamid Islailov.”Y los titulares de la región nos hablan de estados fallidos, de regímenes autoritarios, de persecución, de prensa perseguida, de cárceles donde se practica la tortura”.”¿Dónde hay lugar para los sueños?”, nos anima a pensar en la primera entrega de su blog.Aquí es donde la formación de biólogo que tiene Hamid entra a tallar: “Miren la plantas. Durante el día absorben el ponzoñoso dióxido de carbono y, con la ayuda de la energía solar, lo convierten, durante la noche, en vivificante oxígeno”.”¿No es lo mismo con la creación literaria?”, pregunta.Durante el curso de su residencia, esto es lo que estará explorando Hamid Ismailov: las diferentes clases de tensiones que surgen en la relación entre el trabajo y lo que se anhela.Si quiere escribir o participar: participe@bbc.co.ukFuente: BBC Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>