Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La reconversión en ciudades inteligentes es toda una gran transformación social


Europa potenciará las ciudades “inteligentes y ecológicas”.La voracidad de las ciudades para mantenerse activas no tiene parangón: consumen la mitad de la energía producida en el mundo. Por ello, no ha de extrañar la actual carrera de las administraciones públicas por convertirlas en centros “inteligentes” y más ecológicos.En este horizonte, una pieza fundamental serán los edificios. No bastará con que se conviertan en instalaciones muy sofisticadas y ahorradoras de energía, capaces de controlar y gestionar la iluminación, climatización o seguridad, sino que podrán producir energía y conectarse a la red de distribución, otros edificios vecinos o los futuros coches eléctricos para comprarles o venderles energía según las necesidades del momento. Ésta es la visión que defiende Europa y que ha explicado Mercè Griera, de Tecnologías de la Información para el Crecimiento Sostenible de la Comisión Europea, en el BDigital Global Congress clausurado la semana pasada. En este sentido, Europa apuesta por conseguir la eficacia energética y desarrollar un plan de recuperación económico, que implicará el trabajo conjunto de los sectores de la energía y de tecnologías de la información y telecomunicaciones.La reconversión en ciudades inteligentes es toda una gran transformación social, en la que las TIC están entrando en el mundo de la energía para crear nuevos negocios y oportunidades, asegura Mercè Griera. El Consejo Europeo, recuerda, acordó el objetivo de lo que se conoce como “tres 20%”. Es decir, reducir en el año 2020 la producción de CO2 en Europa como mínimo un 20% sobre los niveles de 1990, que el 20% de la energía utilizada provenga de las energías renovables, y ahorrar un 20% de energía. En el ámbito del desarrollo de proyectos para edificios energéticamente eficientes la CE ha puesto en marcha un presupuesto global de mil millones de euros; para las fábricas del futuro, otros 1.200 millones de euros y para el desarrollo de coches verdes, fundamentalmente eléctricos, 5.000 millones de euros (4.000 millones corresponden a créditos del Banco Europeo de Inversión).La CE también trata de fomentar la llamada carta verde digital en el ámbito de las administraciones locales. “Desde Bruselas, se puede hacer una línea política general, pero para que se produzcan acciones sobre el territorio es necesario que los poderes locales, los ayuntamientos, estén tras estos objetivos y usen las TIC”. Esta iniciativa comenzó en noviembre de 2009 y 14 alcaldes de grandes ciudades europeas ya la han firmado, entre ellas Murcia, Zaragoza y Málaga. El 5 de octubre habrá una segunda ronda de firmas para ciudades que quieran unirse a este club de ciudades.Vivienda social domóticaDentro del 7º Programa Marco de la Unión Europea existen programas dirigidos a mejorar la eficiencia energética en edificios de todo tipo de espacios públicos, desde centros deportivos a centros comerciales, pero también para el desarrollo de barrios inteligentes, en especial en las viviendas sociales.Precisamente, la CE está financiando el ambicioso proyecto 3E-Houses en viviendas de protección oficial, en el que participa España a través de Gas Natural Unión Fenosa y la participación de Indra, entre otros socios tecnológicos. Es un proyecto de demostración en cuatro países de la gestión eficiente en energía y reducción de la emisión de CO2 que se puede conseguir en el ámbito de la vivienda social. En España, se llevará a cabo en la ciudad de Sant Cugat (Barcelona) a través del promotor Promusa; en Alemania, se desarrollará en la ciudad de Leipzig. “Lo más complejo está siendo convencer a los usuarios de participar en el proyecto piloto”, explica Alejandra González, de Gas Natural Unión Fenosa. Son pisos en los que se introducirán sistemas domóticos, con sensores, programadores de suministros y acceso gratuito a Internet para el control remoto del domicilio en tiempo real. “Queremos conseguir un ahorro del 20% en el consumo energético” y se fomentará que el usuario cambie los patrones de consumo a las horas valle, por ejemplo, y se podrá comparar el comportamiento entre los residentes, en especial de uno de los edificios donde vive gente joven. El próximo año se replicarán estos proyectos piloto en Bristol (Reino Unido) y en una ciudad búlgara.Fuente: El Pais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>