Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Teletrabajar desde la playa


Nace el Silicon Valley del teletrabajo.¿Se imagina trabajar al lado de la playa, con las mejores tecnologías a su alcance y libre de las ataduras de los despachos? La compañía Samara ha decidido apostar por esta idea, creando cinco viveros de teletrabajo que, además, son una alternativa a varios fiascos inmobiliarios. Telefónica y Nanfor Ibérica ya han mostrado su apoyo.La tan cacareada economía sostenible puede tener una oportunidad en España gracias al teletrabajo y la apuesta por las nuevas tecnologías. Dos pilares que, bien gestionados, podrían incentivar a la empresas a contratar, colaboraría en el desarrollo de las tecnologías de futuro y permitiría arreglar algunos de los principales agujeros del sector inmobiliario.Al menos, es es la idea de Samara, que ha promovido la creación de cinco viveros de teletrabajo, dirigidos a desarrollar esta fórmula de trabajo con la opción añadida de conciliar la vida personal y familiar en primera fila de playa.Este particular Silicon Valley nace, además, con el respaldo de Telefónica, Comisiones Obreras y Nanfor Ibérica, socio autorizado de Microsoft, que ofrece la formación necesaria a los trabajadores.El proyecto, bautizado como Aldeas, podría resumirse como al lanzamiento de vivieros de teletrabajo, donde Samara crea el entorno, los Centros IT, con todas las tecnologías necesarias para teletrabajar, facilita la formación y todos los servicios necesarios para disfrutar de calidad de vida, y sellar acuerdos con empresas interesadas en esta nueva fórmula. De hecho, ya tiene proyectado ubicar el call center más grande de Europa en San Miguel de Salinas (Alicante).Aquí es donde entra en juego la alternativa que supone Aldeas a algunos desarrollos inmobiliarios, como el murciano Nueva Condomina o el toledano de Seseña, conocido por haber sido promovido por el polémico empresario Francisco Hernando, más conocido como el Pocero. Dos de las cinco aldeas que está promoviendo Samara se ubican en estos enclaves, con la posibilidad de acceder a estas viviendas en condiciones ventajosas.”Es proyecto orientado a fomentar el teletrabajo, pero también ofrece un nuevo modelo de negocio y una respuesta al problema inmobiliario”, señala Rafael de los Santos, director del proyecto. “Aldeas es una respuesta a la creciente necesidad de las empresas de tener teletrabajadores, para reducir costes estructurales. Además, hay muchos trabajadores autónomos a quienes las nuevas tecnologías le permiten elegir un mejor entorno de vida gracias al teletrabajo”, añade Los Santos.Apuesta por el teletrabajoEspaña, con apenas un 6% de teletrabajadores, todavía tiene un largo camino por recorrer en este terreno. Sobre todo si se compara con otros países, como Estados Unidos, donde se llega al 24,6%, Finlandia, con el 21,8%, y Reino Unido, con un 17,3%, según datos recogidos en el Programa de la Sociedad de la Información de la Comisión Europea.Además, nuestro país cuenta con la ventaja del clima, un imán para atraer a empleados extrajeros. De hecho, el proyecto está en gran parte enfocado a trabajadores extranjeros que pueden hacer frente a sus obligaciones laborales en los viveros promovidos por Aldeas y mejorar al mismo tiempo su calidad de vida.No obstante, Samara también es consciente de que la costa, en algunos momentos, puede quedar demasiado lejos de los dos grandes núcleos urbanos “y no todo el mundo puede trabajar a tanta distancia de las capitales, por eso hemos incluido también la opción de Seseña (ubicada a 35 kilómetros de Madrid)”, explica el director del proyecto.Las otras cinco aldeas se sitúan en la citada San Miguel de Salinas, en Los Arenales -entre Alicante y Santapola-, Tercia -a 15 minutos de la playa del Mar Menor y dotado con un campo de golf con nueve hoyos-, en Villanueva, vivero especialmente dedicado a extranjeros por su cercanía con el King’s College de Murcia, y Nueva Condomina, ubicada en la capital murciana.”El teletrabajo es un proyecto más de vida, es una opción profesional que abre la puerta a vivir al lado del mar, con los mejores servicios y comodidaes”, explica Los Santos. “Cuando la crisis del 29, las fábricas que tuvieron que cerrarse se convirtieron en viviendas asequibles. Entonces, se habilitó y se dotó a las casas para que generaran empleo y riqueza”.
Ahora, Samara aspira a conseguir lo mismo. Con un punto muy importante: “Hay un modelo de negocio detrás y el interés de capital inglés y español”, concluye el director del proyecto.Publicado en: lainformación.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>