Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Tony Blair y la guerra de Iraq


La verdad acosa a Blair.
Opinión de LLuís Foix

La Investigación sobre la guerra de Iraq ha tenido hoy un testimonio de excepción. Tony Blair, tres veces elegido primer ministro, ha respondido a lo largo del día a las preguntas de la comisión que le ha puesto contra las cuerdas.
Es admirable cómo se investigan los conflictos en Inglaterra aunque afecten al que fuera primer ministro. En directo y ante todo el mundo. Blair se defendió como pudo pero tuvo que admitir que no tenía certeza de que Saddam Hussein almacenara armas de destrucción masiva. El objetivo era derrocar al dictador iraquí demostrando una vez más que se fue a una guerra con el pretexto de una mentira.

Blair ha dicho hoy que el presidente Bush había decidido que el apoyo de las Naciones Unidas no era necesario, a pesar de la confusa resolución 1441 de la ONU, sobre la que el trío de las Azores –Bush, Blair y Aznar-, decidieron ir a la guerra que se abatió sobre Iraq el 18 de marzo de 2003.

No me imagino en España una comisión de investigación en la que el ex presidente Aznar respondiera a todas las preguntas sobre la participación en aquella guerra y las razones que ofrecía el señor Aznar en aquellos días. Somos muchos los que esperamos que el ex presidente se dirija a los españoles para decirnos que se equivocó, que mintió, que justificó una guerra porque así podía compartir la amistad de George Bush y de Estados Unidos.

Tony Blair ha repetido que hoy haría lo mismo y que se trató de una decisión política con todos los riesgos que comporta. Negó que el pacto para invadir Iraq se decidiera en una reunión en el rancho de Bush en abril de 2002. Pero expresó que Gran Bretaña se había puesto del lado de Estados Unidos, desde los atentados que derribaron las Torres Gemelas de Nueva York en septiembre de 2001.

La guerra de Iraq se ha perdido dejando cientos de miles de muertos iraquíes y miles de muertos de soldados de Estados Unidos, Gran Bretaña y los otros países que formaron parte de la coalición. No fue un error de los servicios de inteligencia aliados sino una decisión política que utilizó la fuerza de los ejércitos para invadir un país extranjero.

Los tres capitanes de Las Azores ya no están en el poder. Queda Durao Barroso, astuto él, que hoy ocupa la presidencia de la Comisión Europea pero que fue el anfitrión de aquella triste y siniestra cumbre. Es importante que se sepa todo aunque sea para la historia. Blair sudaba tinta a lo largo del día de hoy.

Tenemos derecho a saber, también en España, por qué se empezó una guerra ofreciendo motivos falsos. Por qué se puede mentir con tanta ligereza y con tantas vidas en juego.

Lluis Foix
Publicado en: La Vanguardia

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>