Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Trabajo y economía productiva


Los millones de personas sin empleo necesitan con urgencia una explicación convincente a esta crisis. A todos ellos les debe resultar contradictorio que en plena era del conocimiento, cuando disponemos de más información que nunca tengan dificultades para entender que ha ocurrido con la economía. Pero no la economía que predican desde Wall Street, la de los valores con nombres enrevesados, sino la economía que produce y que da trabajo.
Cuando a un parado de Andalucía, Buenos Aires o Cali le explican que la culpa de estar sin empleo la tienen las hipotecas subprime lo más probable es que ese parado no entienda nada. Porque en efecto es difícil de entender.
Habría que ver si la crisis es una situación de larga coyuntura o si estamos en el umbral de una nueva era. Así, si el fenómeno es irreversible habría que decirlo claramente, para que salgamos al menos de la confusión. Convertir la crisis en un debate público en pro de la verdad.
Y lo cierto es que no se puede tratar de restaurar un sistema caducado. La mayoría de los planes de rescate puestos en marcha tratan de recuperar la confianza en el sistema financiero, aportar liquidez a las entidades bancarias. Pero ¿que sentido tiene por ejemplo ayudar al sector inmobiliario o financiero a relanzarse? ¿Se trata de volver a poner en marcha una rueda de consumismo salvaje que nos ha dejado en la actual situación? ¿O más bien de crear un nuevo modelo que nos confraternice con el planeta y con los recursos reales? Porque lo que sí esta claro es que en medio de esta tormenta perfecta, la hipótesis de que hay “capitalismo para todos” ya no se la cree nadie. Y lo único creíble a estas alturas es que tenemos que seguir siendo capaces de generar empleo.
A Winston Churchill le gustaba decir que el ideograma chino para “crisis” esta formado por dos caracteres que, por separado, significan “peligro” y “oportunidad”. La crisis nos ofrece la oportunidad de desarrollar un nuevo modelo, una nueva economía que piense mas en la economía productiva, en la gente, en crear trabajo y en equilibrar las desigualdades sociales.

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>